La Comunidad

En Titania Compañía Editorial, S.L., como editora de los medios y canales de comunicación que pone a su disposición, creemos en la libertad de expresión y en la aportación de los lectores para crear y enriquecer los temas de actualidad que tratamos. Por ello, ponemos a su disposición La Comunidad, plataforma adicional y supletoria, a la cual podrá acceder, previo registro, para comentar u opinar sobre temas de actualidad, así como el canal de comunicación directo con el la entidad editora a través del foro interno. La Comunidad quiere ser punto de encuentro donde poder compartir información y opinión.

Titania Compañía Editorial es la propietaria y titular de la plataforma denominada La Comunidad ostentando sobre ella todos los derechos de propiedad industrial e intelectual. A través del acceso a La Comunidad, la entidad le confiere una licencia de uso no exclusiva, intransferible, no sublicenciable durante el plazo en que se encuentre operativa la cuenta, sobre toda la información y contenidos disponibles. Por tanto, en ningún caso, se entenderá que el hecho de permitirle el acceso a La Comunidad implica una renuncia, transmisión, licencia o cesión, total ni parcial, de dichos derechos, por parte de la entidad editorial.

Por su parte, como usuario registrado, confiere respecto de la información y contenidos que publique en La Comunidad, una licencia no exclusiva, transferible y sublicenciable, durante el plazo en que se encuentre operativa su cuenta de usuario. En todo caso, la eliminación de su cuenta personal como usuario, no llevará aparejada la eliminación de los contenidos e información relacionada en el presente, en el caso de que la misma se encuentre reproducida, salvo los contenidos que, siendo perjudiciales, bien para los medios y canales de comunicación titularidad de la entidad, bien para terceros, hayan producido un daño como consecuencia de un abuso o un acto no permitido.

Las presentes condiciones regulan el acceso, navegación y uso de La Comunidad accesible a través de los distintos medios y canales de comunicación. Del mismo modo, se regulan las responsabilidades derivadas de la utilización de sus contenidos así como la política que rige en materia de privacidad y seguridad de la información personal.

La Comunidad va dirigida exclusivamente a lectores mayores de catorce años, por lo que para solicitar el alta como usuario de la misma, debe además de cumplir con el requisito precedente, tener plena capacidad y ser consciente que, en el momento de la aceptación, declara haber leído las presentes condiciones, estando plenamente de acuerdo con todas y cada una de las mismas.

La entidad editora, una vez que complete, de forma veraz, los campos al efecto -siendo todos ellos obligatorios- y acepte expresamente las presentes condiciones, efectuará un filtrado de dicha información, remitiéndole correo electrónico confirmando su alta. En todo caso, Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de admisión y concesión de acceso a la misma.

Se entenderá que se encuentra aceptada la solicitud de acceso y, por tanto, el otorgamiento como usuario registrado de La Comunidad, una vez efectuado el filtro de admisión, junto con la activación de la cuenta de usuario a través del enlace inserto en comunicación electrónica -correo electrónico- remitido a la dirección electrónica suministrada como persona solicitante. Dicho acceso será activado y gestionado desde la constancia efectiva de la aceptación.

Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de aceptar o rechazar cualquier solicitud de acceso a La Comunidad, en base a los siguientes extremos, a saber:

  • Compruebe que sus datos facilitados son contrarios a la verdad y/o inexactos.
  • Considere que la solicitud formulada, bien no se ajusta a los términos recogidos en las condiciones de registro, bien dañe o pueda dañar la imagen corporativa de la entidad o de los medios o canales de comunicación o fuese contraria a los propósitos perseguidos por la misma.
  • Aquellas circunstancias que sean contrarias a las presentes condiciones o la normativa legal aplicable en el momento en que se produce la solicitud y aceptación.
  • La comprobación de información de nuevas altas que pudieren tener relación o sospechas con usuarios cuyas cuentas han sido suspendidas al incumplir las normas de participación.
  • Cualesquiera otra circunstancia que, a criterio de la entidad editora, pueda suponer la no aceptación de la solicitud de registro y/o acceso.

Para promover y mantener ese ambiente de intercambio útil y libre de opiniones, hemos establecido un conjunto de normas sencillas que tienen como objetivo garantizar el desarrollo adecuado de esos debates. Su no cumplimiento supondrá la eliminación del comentario, o incluso la expulsión de La Comunidad en caso de actitudes reiteradas que desoigan avisos previos.

  1. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas del medio o canal de comunicación o protagonistas de los contenidos. Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada (o no) judicialmente, como calumnias, injurias o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.
  2. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Consideramos que no aportan nada al resto de los lectores y son prácticas que consideramos spam, ya que el espacio de los comentarios no puede servir como promoción de blogs personales u otros proyectos. Sí aceptamos cualquier clase de enlace que amplíe, puntualice o enriquezca la información sobre la que se debate, y que resulte por tanto útil para todos los lectores.
  3. No admitimos la publicación de datos personales (números de teléfono, direcciones postales, direcciones de correo u otros relacionados.) Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros (no podemos saber a quién pertenecen esos datos).
  4. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. En caso de detectarlo, procederemos a deshabilitar todas.
  5. Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el normal desarrollo de la conversación. Eso incluye el abuso de mayúsculas o comentarios ajenos al tema propuesto en cada contenido.

Por lo demás, pedimos a nuestros usuarios que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser tratados igualmente. De esa manera La Comunidad seguirá siendo un espacio interesante en el que debatir y aprender. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

En el caso que, como usuario y miembro La Comunidad, reproduzca a través de su perfil y de las secciones anexas al mismo, informaciones, personales o empresariales, opiniones y comentarios, propios o de terceros, es responsable de la veracidad de las mismas, siendo único responsable frente a terceros de las consecuencias que de aquellas puedan derivarse, en especial, en el ámbito personal -intimidad, honor, imagen, privacidad, confidencialidad, etc.- como en el ámbito empresarial -competencia, propiedad intelectual e industrial, etc.-

Como usuario registrado de La Comunidad, otorga a Titania Compañía Editorial la cesión de los derechos de explotación -reproducción, distribución, comunicación pública, transformación- sobre las informaciones u opiniones que suministre y autorización, en su caso, para la publicación y/o reproducción de sus datos personales vinculados a dicha información u opinión. Asimismo, la publicación de contenidos, información u opinión que sea visible a través de su cuenta, supone que otorga consentimiento para que aquella pueda ser reproducida por otros usuarios registrados de La Comunidad. Dicho consentimiento, no implica que terceros pudieren utilizar la información suministrada fuera de la propia comunidad y con fines comerciales o mercantiles, si bien la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida de la información, por parte de terceros. El usuario se compromete a ser respetuoso con la propiedad intelectual, intimidad, honor e imagen al publicar imágenes o documentos de terceros en La Comunidad.

La entidad editorial mantiene entre sus principios rectores la protección de la información personal de los usuarios, cumpliendo íntegramente la normativa española de protección de datos de carácter personal y disponiendo de las medidas de seguridad acordes con el tratamiento de la información -recopilación de información, acceso, conexiones, calidad, secreto, confidencialidad.- Puede obtener más información a través del enlace permanente Política de Privacidad, visible durante la navegación, tanto en la Web como en La Comunidad.

Con carácter general, Titania Compañía Editorial, S.L. es el responsable del fichero creado para gestionar las solicitudes de acceso y los contenidos que pudiere utilizar a través de la misma. Todos los servicios y contenidos que se encuentran disponibles en La Comunidad, para los cuales solicitamos sus datos de carácter personal, serán tratados única y exclusivamente para prestarles correctamente aquellos -información de interés para el usuario, actualización de perfil, comentarios, remisión de diferentes boletines y acceso/uso de La Comunidad.-

Se le informa que, en cualquier momento, puede ejercitar, tanto el derecho de revocación al consentimiento prestado para el acceso y utilización de La Comunidad, a través de petición al efecto. De igual forma, podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, que les son reconocidos. A tal efecto, deberá remitirnos comunicación personal individualizada a la dirección de correo electrónico info [@] elconfidencial.com haciendo constar sus datos personales de nombre, apellidos y número del documento acreditativo de identidad; el derecho que desee ejercitar y el motivo de dicho ejercicio; aportando copia de documento acreditativo de identidad -DNI, pasaporte, y otros reconocidos legalmente.

Podrá utilizarse su dirección de correo electrónico para el envío de comunicaciones electrónicas, en base a la Directiva 2000/31/CE y, de conformidad con la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, referida a los distintos boletines electrónicos que se edita. Asimismo, se facilitan mecanismos, sencillos y gratuitos, para desistir del consentimiento otorgado para la finalidad del envío de comunicaciones electrónicas, cumpliendo íntegramente con la normativa europea y nacional sobre la materia referida. Dicho desistimiento podrá efectuarlo a través de su perfil.

La finalidad en el tratamiento de datos de carácter personal que se recogen a través de La Comunidad es gestionar el alta y acceso a la misma, así como la remisión de los diversos medios de edición digitales a los que pudiere tener acceso mediante su alta y consentimiento como usuario de La Comunidad. Así mismo, proporcionarle información sobre actividades de la entidad -eventos- o de aquellas entidades con las que se suscriba un acuerdo a tal fin a través de medios de comunicación a distancia, efectuando, de igual modo, actuaciones estadísticas y/o históricas.

De conformidad con el Real Decreto Ley 13/2012 y su afectación en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web.- Acepta que se recaben cookies para el inicio de acceso de sesión en La Comunidad y para recordar la información relacionada al acceso. En caso que no consintiera el tratamiento de dicha información puede modificar la configuración de su explorador a tal efecto.

Los datos de carácter personal recabados y tratados forman parte del fichero denominado "USARIOS WEB DE TITANIA" dado de alta en la Agencia Española de Protección de Datos, bajo número de inscripción 2060040405. Dispone de más información acerca del tratamiento de datos personales e información en los enlaces Aviso Legal, Política de Privacidad y Política de Cookies.

Titania Compañía Editorial puede:

  • Eliminar sin previo aviso cualquier comentario que suponga una vulneración de las normas de La Comunidad.
  • Bloquear a cualquier usuario por considerar que ha incumplido de forma reiterada las normas de La Comunidad, sin haber atendido apercibimientos previos.
  • Conservar todos los comentarios realizados por cualquier usuario, aunque éste pida que se eliminen. En esos casos, podrá hacer invisibles dichos comentarios, de forma que se mantengan en su base de datos, pero no puedan ser vistos por otros usuarios.

El usuario puede

  • Reclamar a la entidad editora la revisión de la moderación de un comentario propio o ajeno, a través de un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com
  • Solicitar la reconsideración del bloqueo de su cuenta tras haber incumplido las normas de participación, mediante un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com. La entidad editora examinará el caso y dará una respuesta a la mayor brevedad.
  • Editar la información introducida en su perfil, salvo su nombre de usuario. Por motivos técnicos, esto resulta imposible.
  • Solicitar la suspensión de su cuenta. Sin embargo, eso no supondrá su borrado de base de datos, sino su ocultación al resto de usuarios.
  • Solicitar que sus comentarios queden invisibles al resto de usuarios. No serán borrados, pero de esa forma quedan inaccesibles a cualquier usuario.
  • Gestionar libremente sus suscripciones a los boletines enviados, incluida la dirección de correo en la que los recibe.

La entidad editorial excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización que de La Comunidad pudiere efectuar o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que proporcione a otros usuarios acerca de sí mismo y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudiere deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada en su nombre en cualquier clase de comunicación realizada a través de La Comunidad.

Si se tuviere constancia, propia o de tercero, de la mala utilización de los contenidos puestos a su disposición, se reserva el derecho a cerrar su cuenta, previa comprobación de los hechos puestos en conocimiento, así como la posibilidad de informar a las autoridades competentes -administrativas y jurisdiccionales- en caso de que pudiere ser constitutivo de delito o ilícito en cualquier ámbito jurisdiccional.

Titania Compañía Editorial, a través de La Comunidad, no se hace responsable de las siguientes actuaciones:

  • El mal uso que pueda realizar.
  • La continuidad de los contenidos.
  • Los contenidos y servicios prestados por terceros a los que pudiere tener acceso desde las direcciones o contenidos insertos en La Comunidad.
  • Los daños o perjuicios que causare cualquier persona, bien a si misma o a terceras, que infringiera las condiciones, normas e instrucciones establecidas para el acceso y utilización de los contenidos insertos, principalmente, las derivadas de opiniones, comentarios y actuaciones tendentes a desacreditar y/o vulnerar derechos constitucionales.
  • Cualquier acción y/o actuación que pudiere realizar en relación con la vulneración de derechos de terceros, especialmente, en relación a la imagen, propiedad intelectual o industrial.
  • La custodia de las contraseñas que permitan el acceso a los diferentes contenidos que precisan de identificación y autenticación.

Se podrá acceder a contenidos suministrados por otros usuarios de La Comunidad, es decir, reproducidos en Páginas Web o webs externas. Por lo tanto, la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida y/o no permitida establecida por aquellos terceros en referencia a los contenidos sobre los que pueda tener acceso.

Titania Compañía Editorial pone a su disposición los siguientes medios de comunicación para inter-actuar con los medios o canales de comunicación o para realizar cualquier reclamación, sugerencia, duda o consulta: Foro interno o el mail moderador[ @ ]elconfidencial.com.

Titania Compañía Editorial puede suspender de forma temporal y/o definitiva en el caso de que incumpliere alguna de los términos y condiciones presentes y/o así se lo requiera la autoridad administrativa y/o judicial correspondiente. Así mismo, la entidad se reserva el derecho de suspender, sin necesidad de comunicación alguna, como titular de la cuenta de usuario, además de ponerlo en conocimiento de las autoridades administrativas y/o jurisdiccionales ante acontecimientos que pudieren ser constitutivos de delito o actuación ilícita.

Las presentes condiciones tienen la vigencia que dura su exposición. Se aconseja que, cada vez que acceda, lea con detenimiento las mismas. A tal efecto, dispondrá de un enlace con las mismas.

La entidad editora podrá optar por interrumpir, suspender o terminar unilateralmente el acceso, con independencia de lo dispuesto en las presentes condiciones. Dichas situaciones no alterarán la vigencia de las prohibiciones de uso de los contenidos expuestos a lo largo del presente clausulado.

En la medida que fuere posible, avisaremos de dichas circunstancias -suspensión, interrupción o término de acceso a los contenidos- mediante la inclusión de la información referida a través de los medios de comunicación que considere oportunos para su mayor difusión.

En el caso de que cualquier disposición o disposiciones contenidas en las presentes condiciones fueran consideradas nulas o inaplicables, en su totalidad o en parte, por cualquier Juzgado, Tribunal u órgano administrativo competente, dicha nulidad o inaplicación no afectará al resto de condiciones aplicables en virtud de los servicios y/o contenidos dispuestos en los canales o medios de comunicación a los que pudiere acceder.

Todas las condiciones insertadas se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones se someterán a los Juzgados y Tribunales de la Villa de Madrid, renunciando expresamente las partes a su fuero.

LA FUSIÓN CON RANDOM HOUSE LLEGA EN EL PEOR MOMENTO PARA EL LIBRO EN ESPAÑA

La muerte de Santillana tiene un precio: controlar deuda y crédito

Era una editorial tan modesta que sólo contaba con un empleado. Su fundador, Jesús Polanco Gutiérrez, se dedicaba a la distribución de cuadernos de caligrafía y
Foto: La muerte de Santillana tiene un precio: controlar deuda y crédito
La muerte de Santillana tiene un precio: controlar deuda y crédito

Era una editorial tan modesta que sólo contaba con un empleado. Su fundador, Jesús Polanco Gutiérrez, se dedicaba a la distribución de cuadernos de caligrafía y cartillas para alfabetización. Un negocio humilde y poco rentable, sito en la esquina de la calle Alcalá con la Puerta del Sol de Madrid, en el que él se encargaba prácticamente de todas las tareas. Aquel comedido y trabajador editor ocultaba el todopoderoso magnate que en los ochenta monopolizó, durante las tres décadas siguientes, la vida del españolito aislado en Polancolandia.

Todo estaba bajo su sombra: era el principal editor de prensa, dominaba la radio privada, contaba con el señorío de la televisión de pago, poseía librerías, agencias de publicidad, hoteles, controlaba la industria discográfica y nada parecía pararle los pies. Ni siquiera en Latinoamérica, donde controlaba el más próspero negocio de libros de texto, su cosecha corrió peligro. Pero ahora, cincuenta y cinco años después, las grietas del mayor monopolio cultural en la historia de este país cada vez son más grandes. El remate de la venta de la división literaria de Santillana a Random House (propiedad del grupo alemán Bertelsmann) es la alarma del ocaso de Polancolandia.

Tal y como pudo saber este periódico, y publicó el pasado jueves, la operación dejaba fuera de la venta la línea educativa –con la que todo empezó con buen pie- y la infantil y juvenil. Una de las fuentes implicadas en el contrato confirmaba el acuerdo entre ambas partes y la resolución de los pormenores que han torpedeado la negociación durante más de un año. En la actualidad, lo más valioso de la editorial es la parte de Santillana que no vende Prisa y esos términos han sido un escollo. 

¿Por qué deshacerse de la parte literaria? Para sostener los alrededor de 3.100 millones de deuda que tiene Prisa y no incumplir con las condiciones del crédito que tiene la empresa, informan las fuentes de la negociación. La firma supondrá mucho menos dinero del esperado por Prisa -dirigido por el fondo de inversiones norteamericano Liberty- pero mejorará el ebitda.  

En el mismo día varios directivos de la propia Santillana confirmaban a este periódico que la casa había anunciado entre sus altos cargos el apretón de manos, aunque la misma tarde en que El Confidencial publicaba la noticia Prisa lanzaba un comunicado en el que desmentía la misma. A falta del visto bueno de la Comisión de la Competencia, los planes eran anunciarlo con motivo de la celebración del próximo Sant Jordi barcelonés, el miércoles 23 de abril.

Los buenos años han muerto

Los herederos no han sido capaces de mantener el emporio que se fragua en octubre de 1969, cuando Franco nombra como ministro de Educación a José Luis Villar Palasí, tras la crisis de Gobierno provocada por el escándalo Matesa. El nuevo cargo llegó dispuesto a darle la vuelta a los programas educativos de este país, ¿y quién tenía información privilegiada de estos antes que la competencia? Él mismo.

Gracias a la filtración del ministerio, Polanco se lanza a la redacción e impresión de los libros con los textos relativos a los nuevos programas y para cuando el BOE publica la puesta en marcha de la reforma, el resto de los editores estaban fuera de juego y habían perdido el tren que conducía Polanco, que trabajaba con cuatro meses de adelanto.

El maná de los libros de texto en España es fundamental en el éxito de la empresa, pero con eso no basta para levantar un imperio. El miagro ocurre allende los mares, en los setenta. Polanco salta el charco y aterriza en Latinoamérica dispuesto a repetir la jugada y que cualquier hispanoparlante tenga que formarse con sus libros. La buena marcha de la Editorial Santillana allá no tarda en llegar y Polanco se traslada a Bogotá –varias veces al mes- a controlar las ramificaciones más importantes de su negocio en Chile, México, Argentina y los Estados Unidos.  

El emprendedor ya es un sexagenario y se sube a la ola grande, en este caso llamado “Plan Lector”, que se inventa y fomenta la Fundación Santillana para colocar a mansalva textos escolares a la administración colombiana, desde 1991. Polanco consigue quedarse con el 60% de las ventas de los libros del país. Y nadie pudo pararle. Las exportaciones de material impreso español a Colombia levantan sospechas y recelos: el país no produce la materia, la compra a pesar de la escasez de recursos por las que atraviesa, además, el hábito de lectura de los ciudadanos no justifican tampoco la inversión.

Los negocios americanos y el beneficio sin fondo de los libros de texto le proporcionan el músculo financiero necesario para ampliar el negocio editorial. Y empieza a comprar sellos independientes asentados en el mercado español, como Altea (especializada en el libro infantil), Taurus, Alfaguara, Aguilar, Mangold, etc. Monta el holding del grupo más importante en habla hispana, junto con Planeta, y Santillana S. A. se transforma en Grupo Santillana de Ediciones S. A. También amplía negocio con la cadena de librerías Crisol o la empresa de sondeos Demoscopia. En 1973 Polanco funda con Pérez González, Juan Cortés y Emiliano Martínez la editorial Timón, el tronco de control del grupo de la que salen las cuatro grandes ramas: Grupo Santillana, Profisa, Grupo Prisa y negocios exteriores, y una estructura de más de 200 sociedades.

España, año cero

Los años dorados de Santillana y su sello estrella, Alfaguara, pasaron. Del esplendor de los ochenta y noventa pasamos a la venta a Random House, que además llega en uno de los peores –si no el peor- momentos para el libro en este país. Pérdidas anuales del 20% acumuladas desde hace cinco años, con la red comercial de librerías independientes al borde de la quiebra, con la tirada media en caída libre y el precio del libro en alza imparable, un IVA desigual y una clase media en pleno proceso de empobrecimiento. Un panorama que tiene la alternativa de unos mercados hispanoparlantes que tampoco garantizan la estabilidad económica en los próximos años. 

Pero es la pérdida del músculo editorial el peor de los síntomas de la mayoría de los sellos literarios. Pocos entre los sellos incluidos en alguna de las tres grandes editoriales priman la sabiduría, el conocimiento y el criterio al marketing. Éste, por cierto, pasa desaparecido en la venta en la calle y triunfa en las oficinas de los grandes grupos. Todo indica que para vender sería conveniente que se invirtiese el orden.

El hecho de contar con una minoría entre la población de amantes de la lectura garantiza la huida hacia otras estrategias que van más allá de la selección de la buena obra. Si todavía se pregunta por la pérdida de la rama literaria de la editorial debe aclararse que Prisa está más interesada en mantener El País o la Ser y su poder político. Pero, sobre todo, con la venta logrará atar en corto las condiciones del crédito.

La masa gris de Alfaguara, Taurus, Aguilar o Suma ya no importa. El valor que tiene en el grupo ha caído tan bajo que el negocio ya no satisface a la empresa, ni en lo económico ni en lo simbólico. Alfaguara exporta muchos valores de Latinoamérica que no terminan de cuajar en el mercado español y los grandes nombres de la casa se han convertido en fenómenos incontrolables. Ahora es Nielsen quien dicta la marcha de las editoriales, no los editores que tratan de conducir los sellos como buenamente pueden.   

Esta enfermedad no la padece sólo Santillana, sus competidores Planeta y Random House también atraviesan por un periodo de pérdida de crédito y músculo literario. En gran medida porque la sabiduría y la experiencia no cuentan tanto como las ventas. Pero eso tampoco parece que vaya a cambiar ante el nuevo panorama. La polarización se completará y veremos el crudo enfrentamiento entre Planeta y Random House por hacerse con la cabeza de las listas de los más vendidos. Con el cierre de la fusión y la absorción de la empresa española por el gran navío alemán se hace evidente que a la literatura sólo le salvará la buena literatura. Pero eso no aparece en ninguna parte del contrato.   

#3
Compartir
¿Y qué hacía la vicepresidenta que no le ha conseguido esos 3.000 millones? la pobre estará echa polvo por fallar a sus amigos de Prisa. Estos del PP son masoquistas, capaces de subirnos los impuestos para aportar un capitalito a la salvación de ese grupo.
Ampliar comentario
#2
Compartir
Es una mala noticia que empresas españolas de contenidos tengan estos problemas tan graves. Conozco un poco lo que le pasa a otro grande, Planeta, y además de los factores que señala el artículo está el hecho de que no se han dado por aludidos del sunami tecnológico y que las decisiones editoriales las toman financieros que venden libros como si fueran zapatos o ladrillos y así les va, a pesar de seguir contando con el potencial del idioma que tenemos. Respecto a los comienzos de Polanco, nada que decir, podíamos recordar los de Lara padre, o los de Asensio. Sencillamente como empresarios de su época se pegaron al contexto de su momento. Poco más. La muerte anunciada de Prisa es otra historia en la que uno de los factores determinantes -no el único- es haber dado tanto poder a un periodista que nunca fue empresario y coquetea con el casino financiero, y por paranoias de lo que podía hacer Murdoch con Prisa se metió en la d&279;cada pasada en operaciones de compra disparatadas que han dado los resultados actuales. Es una tragedia que a nuestras empresas de contenidos les vaya tan mal y las compren otros grupos extranjeros...
Ampliar comentario
#1
Compartir
El sectarismo del periodista metido a empresario que sistemáticamente ha venido ejerciendo como un vulgar chantaje no sólo a medios también a gobiernos se le ha vuelto en contra.Existe un factor que no mucha gente considera y es que la clase media, como dice el plumilla,tuvo muchísimo que ver y bastante antes de la crisis que nos afecta, decidió no continuar consumiendo Prisa por considerarlo praticamente una traicion a su linea y estilo único.Ni los deportes escaparon a una optica miope claramente pro nacionalista periferica.Algo pasaba pero no se ha detectado hasta hace poco.La mayoria silenciosa que bajo el brazo llevaba el Pais y en el coche escuchaba la Ser dejó paulatinamente de hacerlo y pasó al Mundo o a Intereconomia.Esta sucediendo lo mismo actualmente con las cadenas de Tv, pronto se veran los resultados.No me alegro pero merecido si que lo tenían; la soberbia se paga.
Ampliar comentario