La Comunidad

En Titania Compañía Editorial, S.L., como editora de los medios y canales de comunicación que pone a su disposición, creemos en la libertad de expresión y en la aportación de los lectores para crear y enriquecer los temas de actualidad que tratamos. Por ello, ponemos a su disposición La Comunidad, plataforma adicional y supletoria, a la cual podrá acceder, previo registro, para comentar u opinar sobre temas de actualidad, así como el canal de comunicación directo con el la entidad editora a través del foro interno. La Comunidad quiere ser punto de encuentro donde poder compartir información y opinión.

Titania Compañía Editorial es la propietaria y titular de la plataforma denominada La Comunidad ostentando sobre ella todos los derechos de propiedad industrial e intelectual. A través del acceso a La Comunidad, la entidad le confiere una licencia de uso no exclusiva, intransferible, no sublicenciable durante el plazo en que se encuentre operativa la cuenta, sobre toda la información y contenidos disponibles. Por tanto, en ningún caso, se entenderá que el hecho de permitirle el acceso a La Comunidad implica una renuncia, transmisión, licencia o cesión, total ni parcial, de dichos derechos, por parte de la entidad editorial.

Por su parte, como usuario registrado, confiere respecto de la información y contenidos que publique en La Comunidad, una licencia no exclusiva, transferible y sublicenciable, durante el plazo en que se encuentre operativa su cuenta de usuario. En todo caso, la eliminación de su cuenta personal como usuario, no llevará aparejada la eliminación de los contenidos e información relacionada en el presente, en el caso de que la misma se encuentre reproducida, salvo los contenidos que, siendo perjudiciales, bien para los medios y canales de comunicación titularidad de la entidad, bien para terceros, hayan producido un daño como consecuencia de un abuso o un acto no permitido.

Las presentes condiciones regulan el acceso, navegación y uso de La Comunidad accesible a través de los distintos medios y canales de comunicación. Del mismo modo, se regulan las responsabilidades derivadas de la utilización de sus contenidos así como la política que rige en materia de privacidad y seguridad de la información personal.

La Comunidad va dirigida exclusivamente a lectores mayores de catorce años, por lo que para solicitar el alta como usuario de la misma, debe además de cumplir con el requisito precedente, tener plena capacidad y ser consciente que, en el momento de la aceptación, declara haber leído las presentes condiciones, estando plenamente de acuerdo con todas y cada una de las mismas.

La entidad editora, una vez que complete, de forma veraz, los campos al efecto -siendo todos ellos obligatorios- y acepte expresamente las presentes condiciones, efectuará un filtrado de dicha información, remitiéndole correo electrónico confirmando su alta. En todo caso, Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de admisión y concesión de acceso a la misma.

Se entenderá que se encuentra aceptada la solicitud de acceso y, por tanto, el otorgamiento como usuario registrado de La Comunidad, una vez efectuado el filtro de admisión, junto con la activación de la cuenta de usuario a través del enlace inserto en comunicación electrónica -correo electrónico- remitido a la dirección electrónica suministrada como persona solicitante. Dicho acceso será activado y gestionado desde la constancia efectiva de la aceptación.

Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de aceptar o rechazar cualquier solicitud de acceso a La Comunidad, en base a los siguientes extremos, a saber:

  • Compruebe que sus datos facilitados son contrarios a la verdad y/o inexactos.
  • Considere que la solicitud formulada, bien no se ajusta a los términos recogidos en las condiciones de registro, bien dañe o pueda dañar la imagen corporativa de la entidad o de los medios o canales de comunicación o fuese contraria a los propósitos perseguidos por la misma.
  • Aquellas circunstancias que sean contrarias a las presentes condiciones o la normativa legal aplicable en el momento en que se produce la solicitud y aceptación.
  • La comprobación de información de nuevas altas que pudieren tener relación o sospechas con usuarios cuyas cuentas han sido suspendidas al incumplir las normas de participación.
  • Cualesquiera otra circunstancia que, a criterio de la entidad editora, pueda suponer la no aceptación de la solicitud de registro y/o acceso.

Para promover y mantener ese ambiente de intercambio útil y libre de opiniones, hemos establecido un conjunto de normas sencillas que tienen como objetivo garantizar el desarrollo adecuado de esos debates. Su no cumplimiento supondrá la eliminación del comentario, o incluso la expulsión de La Comunidad en caso de actitudes reiteradas que desoigan avisos previos.

  1. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas del medio o canal de comunicación o protagonistas de los contenidos. Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada (o no) judicialmente, como calumnias, injurias o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.
  2. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Consideramos que no aportan nada al resto de los lectores y son prácticas que consideramos spam, ya que el espacio de los comentarios no puede servir como promoción de blogs personales u otros proyectos. Sí aceptamos cualquier clase de enlace que amplíe, puntualice o enriquezca la información sobre la que se debate, y que resulte por tanto útil para todos los lectores.
  3. No admitimos la publicación de datos personales (números de teléfono, direcciones postales, direcciones de correo u otros relacionados.) Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros (no podemos saber a quién pertenecen esos datos).
  4. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. En caso de detectarlo, procederemos a deshabilitar todas.
  5. Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el normal desarrollo de la conversación. Eso incluye el abuso de mayúsculas o comentarios ajenos al tema propuesto en cada contenido.

Por lo demás, pedimos a nuestros usuarios que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser tratados igualmente. De esa manera La Comunidad seguirá siendo un espacio interesante en el que debatir y aprender. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

En el caso que, como usuario y miembro La Comunidad, reproduzca a través de su perfil y de las secciones anexas al mismo, informaciones, personales o empresariales, opiniones y comentarios, propios o de terceros, es responsable de la veracidad de las mismas, siendo único responsable frente a terceros de las consecuencias que de aquellas puedan derivarse, en especial, en el ámbito personal -intimidad, honor, imagen, privacidad, confidencialidad, etc.- como en el ámbito empresarial -competencia, propiedad intelectual e industrial, etc.-

Como usuario registrado de La Comunidad, otorga a Titania Compañía Editorial la cesión de los derechos de explotación -reproducción, distribución, comunicación pública, transformación- sobre las informaciones u opiniones que suministre y autorización, en su caso, para la publicación y/o reproducción de sus datos personales vinculados a dicha información u opinión. Asimismo, la publicación de contenidos, información u opinión que sea visible a través de su cuenta, supone que otorga consentimiento para que aquella pueda ser reproducida por otros usuarios registrados de La Comunidad. Dicho consentimiento, no implica que terceros pudieren utilizar la información suministrada fuera de la propia comunidad y con fines comerciales o mercantiles, si bien la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida de la información, por parte de terceros. El usuario se compromete a ser respetuoso con la propiedad intelectual, intimidad, honor e imagen al publicar imágenes o documentos de terceros en La Comunidad.

La entidad editorial mantiene entre sus principios rectores la protección de la información personal de los usuarios, cumpliendo íntegramente la normativa española de protección de datos de carácter personal y disponiendo de las medidas de seguridad acordes con el tratamiento de la información -recopilación de información, acceso, conexiones, calidad, secreto, confidencialidad.- Puede obtener más información a través del enlace permanente Política de Privacidad, visible durante la navegación, tanto en la Web como en La Comunidad.

Con carácter general, Titania Compañía Editorial, S.L. es el responsable del fichero creado para gestionar las solicitudes de acceso y los contenidos que pudiere utilizar a través de la misma. Todos los servicios y contenidos que se encuentran disponibles en La Comunidad, para los cuales solicitamos sus datos de carácter personal, serán tratados única y exclusivamente para prestarles correctamente aquellos -información de interés para el usuario, actualización de perfil, comentarios, remisión de diferentes boletines y acceso/uso de La Comunidad.-

Se le informa que, en cualquier momento, puede ejercitar, tanto el derecho de revocación al consentimiento prestado para el acceso y utilización de La Comunidad, a través de petición al efecto. De igual forma, podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, que les son reconocidos. A tal efecto, deberá remitirnos comunicación personal individualizada a la dirección de correo electrónico info [@] elconfidencial.com haciendo constar sus datos personales de nombre, apellidos y número del documento acreditativo de identidad; el derecho que desee ejercitar y el motivo de dicho ejercicio; aportando copia de documento acreditativo de identidad -DNI, pasaporte, y otros reconocidos legalmente.

Podrá utilizarse su dirección de correo electrónico para el envío de comunicaciones electrónicas, en base a la Directiva 2000/31/CE y, de conformidad con la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, referida a los distintos boletines electrónicos que se edita. Asimismo, se facilitan mecanismos, sencillos y gratuitos, para desistir del consentimiento otorgado para la finalidad del envío de comunicaciones electrónicas, cumpliendo íntegramente con la normativa europea y nacional sobre la materia referida. Dicho desistimiento podrá efectuarlo a través de su perfil.

La finalidad en el tratamiento de datos de carácter personal que se recogen a través de La Comunidad es gestionar el alta y acceso a la misma, así como la remisión de los diversos medios de edición digitales a los que pudiere tener acceso mediante su alta y consentimiento como usuario de La Comunidad. Así mismo, proporcionarle información sobre actividades de la entidad -eventos- o de aquellas entidades con las que se suscriba un acuerdo a tal fin a través de medios de comunicación a distancia, efectuando, de igual modo, actuaciones estadísticas y/o históricas.

De conformidad con el Real Decreto Ley 13/2012 y su afectación en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web.- Acepta que se recaben cookies para el inicio de acceso de sesión en La Comunidad y para recordar la información relacionada al acceso. En caso que no consintiera el tratamiento de dicha información puede modificar la configuración de su explorador a tal efecto.

Los datos de carácter personal recabados y tratados forman parte del fichero denominado "USARIOS WEB DE TITANIA" dado de alta en la Agencia Española de Protección de Datos, bajo número de inscripción 2060040405. Dispone de más información acerca del tratamiento de datos personales e información en los enlaces Aviso Legal, Política de Privacidad y Política de Cookies.

Titania Compañía Editorial puede:

  • Eliminar sin previo aviso cualquier comentario que suponga una vulneración de las normas de La Comunidad.
  • Bloquear a cualquier usuario por considerar que ha incumplido de forma reiterada las normas de La Comunidad, sin haber atendido apercibimientos previos.
  • Conservar todos los comentarios realizados por cualquier usuario, aunque éste pida que se eliminen. En esos casos, podrá hacer invisibles dichos comentarios, de forma que se mantengan en su base de datos, pero no puedan ser vistos por otros usuarios.

El usuario puede

  • Reclamar a la entidad editora la revisión de la moderación de un comentario propio o ajeno, a través de un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com
  • Solicitar la reconsideración del bloqueo de su cuenta tras haber incumplido las normas de participación, mediante un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com. La entidad editora examinará el caso y dará una respuesta a la mayor brevedad.
  • Editar la información introducida en su perfil, salvo su nombre de usuario. Por motivos técnicos, esto resulta imposible.
  • Solicitar la suspensión de su cuenta. Sin embargo, eso no supondrá su borrado de base de datos, sino su ocultación al resto de usuarios.
  • Solicitar que sus comentarios queden invisibles al resto de usuarios. No serán borrados, pero de esa forma quedan inaccesibles a cualquier usuario.
  • Gestionar libremente sus suscripciones a los boletines enviados, incluida la dirección de correo en la que los recibe.

La entidad editorial excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización que de La Comunidad pudiere efectuar o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que proporcione a otros usuarios acerca de sí mismo y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudiere deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada en su nombre en cualquier clase de comunicación realizada a través de La Comunidad.

Si se tuviere constancia, propia o de tercero, de la mala utilización de los contenidos puestos a su disposición, se reserva el derecho a cerrar su cuenta, previa comprobación de los hechos puestos en conocimiento, así como la posibilidad de informar a las autoridades competentes -administrativas y jurisdiccionales- en caso de que pudiere ser constitutivo de delito o ilícito en cualquier ámbito jurisdiccional.

Titania Compañía Editorial, a través de La Comunidad, no se hace responsable de las siguientes actuaciones:

  • El mal uso que pueda realizar.
  • La continuidad de los contenidos.
  • Los contenidos y servicios prestados por terceros a los que pudiere tener acceso desde las direcciones o contenidos insertos en La Comunidad.
  • Los daños o perjuicios que causare cualquier persona, bien a si misma o a terceras, que infringiera las condiciones, normas e instrucciones establecidas para el acceso y utilización de los contenidos insertos, principalmente, las derivadas de opiniones, comentarios y actuaciones tendentes a desacreditar y/o vulnerar derechos constitucionales.
  • Cualquier acción y/o actuación que pudiere realizar en relación con la vulneración de derechos de terceros, especialmente, en relación a la imagen, propiedad intelectual o industrial.
  • La custodia de las contraseñas que permitan el acceso a los diferentes contenidos que precisan de identificación y autenticación.

Se podrá acceder a contenidos suministrados por otros usuarios de La Comunidad, es decir, reproducidos en Páginas Web o webs externas. Por lo tanto, la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida y/o no permitida establecida por aquellos terceros en referencia a los contenidos sobre los que pueda tener acceso.

Titania Compañía Editorial pone a su disposición los siguientes medios de comunicación para inter-actuar con los medios o canales de comunicación o para realizar cualquier reclamación, sugerencia, duda o consulta: Foro interno o el mail moderador[ @ ]elconfidencial.com.

Titania Compañía Editorial puede suspender de forma temporal y/o definitiva en el caso de que incumpliere alguna de los términos y condiciones presentes y/o así se lo requiera la autoridad administrativa y/o judicial correspondiente. Así mismo, la entidad se reserva el derecho de suspender, sin necesidad de comunicación alguna, como titular de la cuenta de usuario, además de ponerlo en conocimiento de las autoridades administrativas y/o jurisdiccionales ante acontecimientos que pudieren ser constitutivos de delito o actuación ilícita.

Las presentes condiciones tienen la vigencia que dura su exposición. Se aconseja que, cada vez que acceda, lea con detenimiento las mismas. A tal efecto, dispondrá de un enlace con las mismas.

La entidad editora podrá optar por interrumpir, suspender o terminar unilateralmente el acceso, con independencia de lo dispuesto en las presentes condiciones. Dichas situaciones no alterarán la vigencia de las prohibiciones de uso de los contenidos expuestos a lo largo del presente clausulado.

En la medida que fuere posible, avisaremos de dichas circunstancias -suspensión, interrupción o término de acceso a los contenidos- mediante la inclusión de la información referida a través de los medios de comunicación que considere oportunos para su mayor difusión.

En el caso de que cualquier disposición o disposiciones contenidas en las presentes condiciones fueran consideradas nulas o inaplicables, en su totalidad o en parte, por cualquier Juzgado, Tribunal u órgano administrativo competente, dicha nulidad o inaplicación no afectará al resto de condiciones aplicables en virtud de los servicios y/o contenidos dispuestos en los canales o medios de comunicación a los que pudiere acceder.

Todas las condiciones insertadas se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones se someterán a los Juzgados y Tribunales de la Villa de Madrid, renunciando expresamente las partes a su fuero.

MARCADO POR LA BRONCA DE LUIS SUÁREZ CON GONZALO ANES

Los académicos confirman que el 'Diccionario Biográfico' de los 7 millones “no tiene arreglo”

En la Real Academia de la Historia reina el silencio. Los pasillos del palacio ya eran taciturnos sin polémicas, pero desde la aparición de los primeros
Foto: Los académicos confirman que el 'Diccionario Biográfico' de los 7 millones “no tiene arreglo”
Los académicos confirman que el 'Diccionario Biográfico' de los 7 millones “no tiene arreglo”
Autor
Tags
    Tiempo de lectura8 min

    En la Real Academia de la Historia reina el silencio. Los pasillos del palacio ya eran taciturnos sin polémicas, pero desde la aparición de los primeros 25 tomos del Diccionario Biográfico Español -hace casi dos años- la institución, y su director Gonzalo Anes a la cabeza, ha quedado muy dañada. Entre los académicos de número se forman los corrillos de fieles a la obra y disidentes, pero entre todos han acordado un pacto de silencio a favor de la estabilidad institucional, tal y como ha podido saber este periódico por uno de ellos. 

    Incorregible y, por ello, doloroso. El pacto de no agresión ha generado un tabú tan insoportable que ni siquiera Luis Suárez, el autor de la fallida entrada de Franco, ha vuelto a pisar la Academia desde hace más de un año. Suárez ha sido la única víctima, apuntan las fuentes, tras una monumental bronca entre él y Gonzalo Anes.

    En los plenos se trata muy por encima y este último pasa de puntillas por el asunto, simplemente se van anunciando los nuevos tomos finalizados. Ni siquiera se informa al resto de los académicos del proceso de publicación. Los dos últimos en aparecer, el 39 y el 40, insisten en los errores por los que fue criticado y denunciado.

    La comisión de trabajo, de la que formaba parte el reconocido historiador Juan Pablo Fusi, ha desaparecido, “se disolvió pacíficamente”. Un académico consultado por El Confidencial asegura que se ha renunciado a las correcciones, que no habrá ni adenda, ni justificación, ni rectificación. Aunque avanza que en los 20 tomos que faltan por entregar se harán algunos retoques y algunas depuraciones. Al parecer, alarmados por la excesiva presencia de beatos y aviadores sublevados, la dirección ha decidido meter tijera y templar las sombras que han ennegrecido los primeros 30.

    Neofranquista y ultraconservador

    “El Diccionario no tiene arreglo”, sentencia sin remedio. También se muestra muy crítico con la gestión ideológica que se ha hecho de un proyecto que probablemente superará los 7 millones de euros en aportación pública y que recibe una subvención nominativa por valor de 100.000 euros, sin acuerdo parlamentario. “Es un diccionario neofranquista y ultraconservador”, remata.

    Así que aquello que dijo el ministro de Cultura, Educación y Deporte el pasado mes de mayo no irá a ningún lado: no hay intención de rectificar “en profundidad” las 14 entradas más graves que destapó la comisión, ni las otras 16 “ligeramente”, ni la que debe ser eliminada. Una parte de las biografías chirría tanto que arroja tinieblas sobre el conjunto del Diccionario y proyecta la penitencia sobre sus propulsores: “Era el único gran proyecto del último cuarto de siglo de la Academia y ha fracasado. En el pecado los promotores llevan la penitencia. A Anes el estigma ya no hay quien se lo quite”, afirma.

    La magnitud de la obra no ha ido acompañada de las medidas de revisión necesarias para garantizar el cumplimiento de aspectos tan básicos y esenciales como el rigor. Por decirlo de manera clara, es un monumento sin control de calidad, aunque la dirección se ha querido amparar en la libertad de cátedra de los autores. Los 50 tomos de 850 páginas cada uno, en los que se dan cita más de 40.000 biografías escritas por 5.500 autores, se han preparado bajo la más severa insolvencia que han hecho de la misma un cúmulo de despropósitos, entre los que destacan los siguientes: 

    Una selección arbitraria

    Dice el dossier del proyecto, elaborado por la propia Real Academia de la Historia, que aparecen “más de 40.000 biografías de personajes destacados en todos los ámbitos del desarrollo humano y en todas las épocas de la historia hispana”. Al hilo de lo publicado, no hay duda de que esta es una normativa invalidada por la propia institución y su cuerpo técnico, como demuestra la incorporación de esos tres hermanos de familia noble, dos de los cuales figuran como “pioneros en el sector del vino y del aceite” y su hermana, como cazadora y benefactora. 

    Entre las últimas vidas aparecidas en los dos tomos destaca la aparición de María Ortiz de Landázuri y Fernández de Heredia (1916-1975), a quien se define como “numeraria del Opus Dei”. En la nota se aclara que no pudo terminar sus estudios de Ciencias Químicas debido “a la interrupción durante la Guerra Civil, en la que el bando republicano fusiló a su padre en la Cárcel Modelo”. El otro gran momento reseñable de su andadura fue cuando en enero de 1944 “conoció a José María Escrivá de Balaguer, el fundador del Opus Dei, quien le ayudó a discernir su vocación”.

    Un galimatías fruto de la incoherencia

    La negación de la naturaleza dictatorial del régimen franquista en la biografía de Franco escrita por Luis Suárez es contradicha por decenas de otras entradas que sí lo hacen. Otro de los cruces más sonados de este despropósito que inhabilita al Diccionario es la ficha que Carlos Seco hace sobre Manuel Azaña, en la que se refiere a Juan Negrín como un dictador. Sin embargo, la entrada del propio presidente del Gobierno de la II República en el exilio le describe como “el chivo expiatorio de los males de la República”.

    Entre las últimas entradas podemos leer dos Emilio Mola distintos: por un lado está el intelectual, amable y humano, y por otro un golpista cruel “cerebro de la sublevación” capaz de difundir “unas contundentes instrucciones de eliminar sin miramientos a los tibios que no estuvieran dispuestos a apoyar la sublevación”. La verdad es la víctima en este guirigay de criterio, puesto que el lector es confundido con dos interpretaciones de la misma biografía.

    Los deslices ideológicos

    Los errores más graves remiten a los retos mal resueltos en la planificación de una obra que, en unos casos, ha excedido los recursos de la Academia y, en otros, ha servido de plataforma ideológica desmedida, tal y como han apuntado los directores de historia contemporánea de las universidades españolas

    Marcelino Olaechea Loizaga, obispo de Pamplona, en una valiente alocución del 15 de noviembre de 1936 denunció la práctica habitual de fusilar a los vecinos considerados 'rojillos' tras caer un requeté en el frente. Pero esta caridad contra la venganza no se menciona en su entrada de los nuevos tomos, en la que omite la represalia y se remite a la mención que la Conferencia Episcopal tuvo con el obispo por “la caridad que ha tenido con más de 300 sacerdotes evadidos de la zona roja”. 

    Ofende al buen gusto histórico y moral, como apunta José Luis Ledesma, profesor de Historia Contemporánea de la Universidad de Zaragoza, que en varias biografías se nombre a la contienda de 1936-1939 como "Alzamiento”, “Movimiento Nacional”, “Guerra de Liberación”, “dominación roja” y hasta “verdadera Cruzada”, setenta y cinco años después. Son las huellas impresas por la connotación ideológica reaccionaria de algunas fichas que bastan para descalificar al resto.  

    Entre la hagiografía y la épica

    El relato del clero en Guerra Civil es una de las presencias preferidas, que se multiplican en estos últimos tomos. Su aparición entre las vidas de los españoles ejemplares está justificada no por sus logros, sino por cómo murieron. Este numeroso grupo de víctimas –entre las que han desaparecido las del otro lado de la trinchera- destacan normalmente por la retórica que ilumina su espíritu valeroso y abnegada clarividencia, propia de otros géneros alejados del historiográfico. Mientras unos alcanzaron “la palma del martirio”, otros son “el enemigo”, los “rojos”. Los militares que aparecen en las nuevas entregas mantienen los tonos épicos de las bravas acciones de guerra.

    Fuentes y autores interesados

    Es rara la biografía de los “mártires” en la que no se encaje el expediente de beatificación o las hojas de servicios en el caso de los componentes del ejército sublevado. Aunque parezca inaudito, entre los casi 6.000 autores que han tomado partido en la elaboración del Diccionario Biográfico Español hay quien no está al corriente con las técnicas de la disciplina a la que representa la Real Academia de la Historia.

    La consecuencia es un tono propio de crónicas de sociedad más que de un relato histórico que marca una notable diferencia entre los profesionales de la historia y quienes no lo son. Los desafortunados fallos de estos últimos desestabilizan el conjunto. Una buena prueba de fuente interesada y de ejercicio sin rigor es el encargo a la Casa Real de la biografía de la princesa Letizia Ortiz

    #9
    Unos cuantos millones más a la basura por cortesía de los cientos de miles de parásitos del estado, de los amigos y vecinos del BOE, de Zarzuela, de los de San Jerónimo, etc.
    Ampliar comentario
    #8
    Difícilmente se puede hablar de reducir el déficit, cuando los políticos se dedican a tirar millones por el retrete de la historia, ¿no hay forma de recuperar ese dinero?. Estos son libros guardapolvo, solo sirven para rellenar estanterías de la melancolía de viejas momias.
    Ampliar comentario
    #7
    ¿Pero es que Gonzalo Anes no va a asumir responsabilidades?
    Ampliar comentario
    #6


    Buenos días Pello. Pello, chaval, no voy a perder más tiempo contigo que el imprescindible: tu sitio es Vanitatis [el color del bolso de Letizia y cosas así]. De ahí &034;alomejor&034; en Diez Minutos o, si tienes mucha, suerte en Hola.

    Hasta otra Pello.
    Ampliar comentario
    #5
    WERT DIMISIÓN !!!

    No es el culpable del desaguisado, pero sí de que no se arregle una vez detectado.

    No hay peor inútil [y más peligroso] que el que tiene mando, y Wert está claro que lo tiene [o cree tenerlo].
    Ampliar comentario
    #4

    La RAH es una cueva de ineptos ancianos ladrones, y una escuela de delincuencia, especializada en falsificaciones, lo peor de cada casa, de guerracivilistas a cátedros del PSOE, naturalmente al servicio de la mentira y la Coronita Zarzuelera.

    Presidida por la suegra de Urdanga, en esa cueva &039;académica&039; vale todos desechos, desde Gonzalito Anes [feliz por haber sido nombrado marqués] a Carmencita Iglesias, vividora a costa del principito, pasando por el Cañizares, el amigote de Bono, y un expresidente del BBVA, Sánchez Asiaín.

    Quizá hay gente decente, pero se esconden y tratan de no mezclarse con toda esa basura dedicada al presunto delito y presunto brillo académico. Un estercolero más.



    , o lo que sea eso de la Zarzuela.
    Ampliar comentario
    #3
    La HISTORIA, no tienen que ser politicamente correcta, tieenn que buscar la mayor verdad posible, es muy triste que imbéciles como ZP, y otros nostálgicos hayan impedido, que tras dos generaciones se pueda hablar correctamente de la guerra civil, ese rencor de unos y sus ganas de ganar lo que perdieron sus abuelos solo ha servidopara seguir retrasando a España, cosa que siempre nos pasa, claro que para saber eso deberían de haber estudiado Historia.

    Sr Peio, quiero yo habalr con sus fuentes pues me temo que anda usted bastante errado con lo que se eupone que le hand dicho, escribo esto a la puerta de la calle León, y no digo mas.
    Ampliar comentario
    #2
    Peio y su diccionario, vaya apuesta de EC...
    Alberto, no se de quien fue la idea, pero vaya ojo...
    Ampliar comentario
    #1
    Peio se ha peío.

    Eso tampoco tiene arreglo. ;-]

    Saludos
    Ampliar comentario