SENTENCIA PIONERA POR PROPIEDAD INTELECTUAL EN TV

Rosco contra Telecinco: condena millonaria por emitir 'Pasapalabra' sin tener derechos

La Audiencia de Madrid ratifica que el formato es de la británica ITV. La sanción, aún en cálculo, incluye 5,4 millones más todas las ganancias del concurso desde agosto de 2012

Foto: David Leo García, ganador de 1.866.000 euros, el bote más alto de 'Pasapalabra' en Telecinco.
David Leo García, ganador de 1.866.000 euros, el bote más alto de 'Pasapalabra' en Telecinco.

Telecinco ha recibido un varapalo en los tribunales en la disputa que desde años mantiene con la británica ITV sobre quién es el dueño de 'Pasapalabra'. El pasado 20 de septiembre, la Audiencia de Madrid ratificó la parte esencial de la sentencia de primera instancia en la que un juez decidió que los derechos del popular programa son de ITV. La sentencia impone una multa a Telecinco de 5,4 millones más los beneficios del programa desde 2012. En total, fuentes del sector cifran las sanciones en más de 20 millones de euros por todos los conceptos (ya tuvo que avalar 29 millones en el juzgado en 2014). Fuentes de Mediaset rebajan esa cifra porque la Audiencia reduce en unos ocho millones la condena de la primera sentencia y aplicando sus cálculos su riesgo es de menos de 15 millones. En cualquier caso, y con esa cuantía, es una sentencia sin precedentes sobre la propiedad intelectual de un programa. Las dos partes han recurrido en casación al Supremo.

[Test: ¿Te hubieras llevado el bote histórico del rosco de Pasapalabra?]

'Pasapalabra' es una mina. Una mina tan grande que la británica ITV —que ideó el concurso en 1999—, Telecinco —que lo emite desde hace una década— y una serie de productoras españolas e italianas pugnan en los tribunales de varios países por el nombre y por conceptos como quién inventó el rosco, la ronda final del concurso. Ante el galimatías, lo mejor es ir por partes. El rompecabezas se puede reconstruir en buena medida con al menos tres de las resoluciones judiciales del caso.

El juez ironiza con la supuesta "bisoñez, inexperiencia, candidez y credulidad" de Telecinco

El programa llegó a Antena 3 en 2000 a través de la productora Boca a Boca, que había comprado el formato a ITV. En Reino Unido se llamaba 'The Alphabet Game'. En noviembre de 2006, Telecinco le birló el programa a Antena 3. Firmó con Boca a Boca y se llevó el concurso a su cadena. Tres años después, cuando expiró ese contrato, la cadena que dirige Paolo Vasile firmó directamente con los ingleses y se ahorró el intermediario. En mayo de 2009, Mediaset pactó con ITV un contrato que incluía 5,4 millones de euros por tres años, además de otros programas del catálogo de ITV y otros conceptos que sumaban otros 10 millones (números redondos).

[Cómo se juega en el 'Pasapalabra' británico]

El 22 de octubre de 2010, Telecinco rompió la baraja y demandó a ITV. La cadena española denunció que poco después de firmar "tuvo conocimiento de que ITV no era el titular de dos de los elementos esenciales del programa 'Pasapalabra': el rosco y el nombre" y que "de haberlo sabido, nunca hubiera firmado con ITV". La cadena española esgrimió en los tribunales que ITV la había tangado y que esta no podía vender los derechos de un programa que no era suyo porque 'Pasapalabra' venía del nombre italiano 'Passaparola', y que había sido allí donde se había inventado el rosco, la prueba final que, según ellos, identifica el programa. Y daba como pruebas que estos estaban registrados por otras empresas.

[¿Cómo son los otros 'Pasapalabra' en el mundo?​]

Al recibir la demanda, ITV no solo contestó sino que presentó otra contra Telecinco en la que reclamaba unos 15 millones, lo que le faltaba por cobrar de todo lo pactado para tres años. Argumentaba que es la legítima titular de 'Pasapalabra', programa "en que se incluye la ronda final del rosco, como igualmente es la legítima propietaria de la denominación 'pasapalabra' como título del programa y como marca no registrada". Esgrimió como prueba que en 2011 un juzgado declaró nula la inscripción de esa marca por parte de Europroducciones, una de las empresas que decían ser la dueña (sentencia que fue ratificada más tarde). Sobre la propiedad del rosco, la empresa que defendía ser la ideóloga solo había mandado unas cartas reclamándolo, pero no había ido más allá y el programa se explotaba en Italia de modo pacífico, licenciado desde 1999 por ITV.

El director Álex de la Iglesia y el presidente de Telecinco, Paolo Vasile. (EFE)
El director Álex de la Iglesia y el presidente de Telecinco, Paolo Vasile. (EFE)

El propio juez de lo mercantil 6 de Madrid destacó en la primera sentencia, de marzo de 2014, que el caso incluía "una farragosa y oscura exposición del debate fáctico y jurídico realizado por las partes", pero aun así la sentencia es de fácil comprensión. El magistrado Francisco Javier Vázquez Martín considera que el dueño de los derechos es ITV. "Desde 2000, ITV, inicialmente a través de una productora y después de modo directo, ha venido explotando y licenciando el programa 'Pasapalabra' tanto en España como en Italia, habiendo sido reconocida la titularidad por parte de Telecinco de modo pacífico y continuado desde 2006, siendo plenamente consciente de que adquiría los derechos de explotación de una idea original de ITV".

Y añade: "Resulta inverosímil, por contrario al sentido común, que una de las mayores cadenas de televisión de la nación y con un específico equipo —amplio, con experiencia y formado, como puso de manifiesto la prueba practicada en juicio— para la adquisición de contenidos, no realice las comprobaciones mínimas sobre la titularidad de los contenidos televisivos que adquiere; y más inverosímil aún que realizadas las mismas en 2006 y conforme con la titularidad del formato en ITV, en cuanto explotado de modo pacífico en España e Italia desde 1999 bajo sus licencias, proceda a atribuir la titularidad a terceras sociedades que afirman una titularidad contradictoria con la primera". Con eso, Mediaset decidió "contratar la cesión de derechos de explotación con dichas empresas —en condiciones económicas sustancialmente mejores para la licenciataria Telecinco— e incumplir el contrato formalizado con ITV".

Telecinco pagaba 5,4 millones por tres años hasta que en 2010 demandó a ITV, al considerar que no tenía realmente los derechos sobre el programa

Sobre quién tuvo la idea del rosco final, la sentencia destaca que en la 'biblia' original de 'The Alphabet Game', ya se incluye "que la ronda final consistirá en el enfrentamiento 'cara a cara' de los participantes en las rondas precedentes y colocados frente a un panel que recoge un círculo a modo de reloj gigante que marca en círculos individuales desde la A a la Z, de tal modo que el presentador lee las 26 preguntas para cada competidor que comienzan o contienen dicha letra, iniciándolo por la A y finalizando por la Z". Sobre el rosco supuestamente inventado en Italia, concluye que "no supone más que una mera adaptación del formato original a las cambiantes circunstancias espaciales, temporales y técnicas de televisión del inicial formato creado" por ITV.

El magistrado llega a ironizar con la supuesta "bisoñez, inexperiencia, candidez, credulidad, simpleza e ingenuidad de una de las mayores cadenas de televisión en España" al haber pagado durante años por un programa a ITV "cuando no era suyo y darse cuenta después". Por el contrario, ITV realizó antes de la firma del contrato con Telecinco la misma actividad "que venía realizando en España de modo público, pacífico, ostensible y conocida por terceros desde el año 2000" para vender el programa 'Pasapalabra', con ese nombre y con el rosco final.

"No puede sino rechazarse —por interesada e irreal la invocada candidez, inexperiencia, torpeza e ignorancia al representarse la titularidad de los elementos del objeto contractual; máxime cuando de la lectura de los contratos controvertidos resulta que ni Telecinco ni ITV configuraron de modo expreso la prueba del rosco ni su singularidad respecto a la totalidad del formato, como elemento esencial del formato televisivo", termina el fallo. Es decir, el formato era un todo, incluso si no incluyera el rosco, sobre el que nunca hubo deabte. El juez obligaba a Telecinco a pagar los 15 millones que debía por el contrato que rompió por su cuenta. Con eso se cubrían las emisiones hasta agosto de 2012. Pero había un problema, porque la cadena había seguido y sigue emitiendo el concurso. Para ese periodo, consideró compensar a ITV por "las ganancias obtenidas por la demandada como consecuencia del uso del formato y título de la obra 'Pasapalabra", pero dejó la cuantificación para el momento de ejecutar la sentencia.

Hay demandas cruzadas en España e Italia sobre la paternidad del rosco y de la marca 'Pasapalabra'

Telecinco recurrió a la Audiencia Provincial, pero en el intermedio tuvo que depositar un aval de casi 30 millones (29.808.400 euros). La cadena sostuvo que esa decisión podía llevarla al concurso de acreedores y así lo avaló la consultora PwC, algo que el juez rechazó de plano tras analizar las principales magnitudes de las cuentas de Mediaset: "Atendiendo a tales cifras y a la sobrada capacidad financiera, de solvencia y económica de la ejecutada, no puede sino concluirse que las invocadas razones expuestas por la ejecutada —y corroboradas por PwC— no pueden sino rechazarse y calificar las mismas como meras molestias, lógicos contratiempos y simples adversidades derivadas del obligado pago de lo debido". No entró en concurso.

La primera sentencia fue recurrida pero el 20 de septiembre pasado la Audiencia Provincial de Madrid la ratificó en buena parte. Sí redujo considerablemente en unos apartados la multa a Telecinco. Por uno de los contratos rotos, rebajó la sanción de 7,95 millones a 1,1 millones y otra de 1,5 millones quedó sin efecto. Aun así, ahora falta por calcular lo más importante: cuáles han sido las ganancias de 'Pasapalabra' desde agosto de 2012, cuando expiró el contrato de Telecinco con ITV, que preveía el pago de 5,4 millones por tres años. Fuentes de Telecinco señalan que será una cifra equivalente a esa. Extrapolando el sistema de cálculo que dicen manejar fuentes de Mediaset, eso rondaría los 15 millones (5,4 hasta 2012, 8,1 desde verano de 2012 hasta ahora, más el millon por otro concepto). A eso habría que sumar costas e intereses. Otras fuentes apuntan que no es así, porque en ese caso le saldría a cuenta romper los pagos de 'royalties' de otros programas, y que la cantidad superará fácilmente los 20 millones. Este diario ha intentado, sin éxito, obtener la versión de la otra parte en el litigio.

Mediaset señaló que el aval de 29 millones la llevaría a concurso, pero el juez no lo creyó

El artículo 140.2 de la Ley de Propiedad Intelectual fija varias posibilidades para la indemnización, elegida por quien gane el caso. En el de Telecinco contra ITV se ha optado por "las consecuencias económicas negativas, entre ellas la pérdida de beneficios que haya sufrido la parte perjudicada y los beneficios que el infractor haya obtenido por la utilización ilícita". En sus cuentas anuales de 2015, Mediaset señalaba —sin citar ni 'Pasapalabra' ni ITV— que confiaba en ganar el caso en la Audiencia Provincial, cosa que no ha sucedido. Aun así, provisionó una parte y sostiene que no tendrá impacto en sus cuentas.

En plena campaña contra la piratería

Mediset ha anunciado que no cubrirá la gala de los Goya porque la patrocina la empresa de perfumes Saphir, un fabricante de perfumes de imitación que ha perdido en los tribunales una demanda de Puig por ayudar a un supermercado a vender aprovechando sus marcas.

En enero de 2015, Saphir fue condenado por competencia desleal y fue obligado a "cesar y abstenerse en el futuro cualquier acto de comercialización, ofrecimiento, publicidad o promoción de sus perfumes de equivalencia haciendo uso de las marcas registradas de Carolina Herrera, Puig y Gaulme", las denunciantes. El fallo señaló que El Árbol (hoy propiedad de Dia) y Saphir llevaban a cabo "una explotación parasitaria de la reputación ajena". La sentencia fue confirmada por la Audiencia Provincial de Alicante en 2015.

El pasado mes de diciembre, el Supremo no admitió el recurso de casación, por lo que la sentencia pasó a ser firme. Saphir, que además produce otros perfumes de su propia marca, como Velvet, bordea la ley. Es legal fabricar perfumes similares a otros de marca, pero no lo es venderlos con esos nombres y/o reclamos de estas. La empresa afirma que no usa marcas de otros y que no vende al por menor. Publicó en todos los medios esta política tras la sentencia del Supremo.

Telecinco y Cuatro han anunciado que no cubrirán los Goya por estar patrocinados por una empresa que está "condenada en firme por competencia desleal". No mencionó la sentencia contra la propia Telecinco por usar 'Pasapalabra', uno de sus programas estrella, sin tener los derechos.

Comunicación
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios