LA PATRONAL DE LA PRENSA DEBATE SU FUTURO

Javier Moll: “Sin los diarios digitales, la Aede está manca y coja”

La junta directiva ha accedido a crear una comisión que estudiará la reforma de los estatutos de la Aede para cambiar algunas normas, como la del veto a los diarios digitales y los periódicos gratuitos

Foto: Javier Moll, presidente del Instituto de Empresa Familiar, junto a Mariano Rajoy. (EFE)
Javier Moll, presidente del Instituto de Empresa Familiar, junto a Mariano Rajoy. (EFE)

Aede, la patronal de la prensa escrita, está en un punto de no retorno, pero la salida podría pasar por un profundo debate que reconfigure por completo el papel de esta organización, que pretende erigirse en 'lobby' de todo el sector. El primer paso ya se ha dado, al menos oficialmente, tal y como ayer reconoció el actual presidente de la organización y consejero delegado del grupo Prisa, José Luis Sainz.

La junta directiva ha accedido a crear una comisión que estudiará la reforma de los estatutos de la Aede para cambiar algunas normas, como la del veto a los diarios digitales y los periódicos gratuitos. Una de las exigencias que puso encima de la mesa el presidente de Prensa Ibérica, Javier Moll, para aceptar la presidencia del 'lobby' y que todavía suscita resistencias internas —cada vez menos— entre algunos de los grandes grupos que integran la Aede.

El debate está abierto y, de momento, el aterrizaje de Moll se ha pospuesto hasta que se cambien estos estatutos en un plazo de tiempo que podría alargarse hasta el próximo mes de febrero. Pero los planes de Moll, si es que finalmente acepta el encargo, que requerirá de la celebración de otra asamblea general, van mucho más allá, tal y como él mismo ha reconocido a este periódico. Su modelo a seguir se inspira en el de la Asociación Mundial de Periódicos (WAN en sus siglas en inglés), de la que él también forma parte.

José Luis Sainz, actual presidente de la Aede. (EC)
José Luis Sainz, actual presidente de la Aede. (EC)

Sin los diarios digitales, la Aede está manca y coja”, explica mientras señala la incoherencia de oponerse a ello y, a la vez, centrar las jornadas de la patronal en asuntos como el 'big data' o felicitarse porque los ingresos digitales supongan ya el 24% de los ingresos publicitarios de los grandes del papel.

A su juicio, de seguir en esa negativa, podría darse la circunstancia de que, en un futuro, un periódico impreso pueda verse obligado a ser excluido de Aede por haber cerrado su edición de papel y centrarse exclusivamente en su cabecera digital. Ejemplos que ya han pasado en nuestro país con el diario 'Público', de Jaume Roures, o, en Reino Unido, con 'The Independent'.

Moll se planteará de nuevo la presidencia de Aede cuando los estatutos alumbren el nuevo rumbo de la organización sin que se excluya a nadie. Pero en sus planes también está el deseo de integrar a los periodistas junto a los editores dentro de la patronal, como ocurre también en la WAN, y replantearse incluso hasta el propio nombre de la asociación. En su opinión, sobra hasta la 'd' de Asociación de Editores de Diarios cuando el ritmo de actualización de los medios en internet ya no es diario sino constante. Cambios de calado que van mucho más allá de una mera reforma estética o puntual y que implican la creación de un potente 'lobby' que, de verdad, represente y defienda a todos los sectores y profesionales implicados en la prensa, con independencia de su soporte.

"La Aede está muerta"

Sea como fuere, el debate está abierto, y dentro de la organización son más las voces que piden cambios de rumbo. En opinión de otro importante editor de este país, en su funcionamiento actual, “la Aede está muerta”, pues no es capaz de consensuar posturas unánimes frente a retos como la denominada 'tasa Google' o los 'ad blockers'. Asunto que se ha debatido internamente pero que cada periódico de Aede afrontará por su cuenta y de distintos modos.

Los editores clausuraron este martes en el Hotel Palace de Madrid sus jornadas anuales, con la participación de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, que cerró el acto y departió después en un corrillo con casi todos los 'capos' de la prensa escrita. Además de Moll, estuvieron presentes nombres como el de Antonio Asensio, del grupo Zeta, Javier Godó ('La Vanguardia'), el presidente de Unidad Editorial, Antonio Fernández Galiano, o Pilar de Yarza, del 'Heraldo de Aragón', entre otros.

Comunicación

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios