según consta en un presupuesto interno

RTVE consigna 3,68 millones para 'Entre todos' y 175.000 euros para su presentadora

RTVE sigue apostando en gran medida por la producción externa para sus espacios estrella, pese a contar en su plantilla con 6.400 efectivos.
Foto: La presentadora de 'Entre todos', Toñi Moreno. (EFE)
La presentadora de 'Entre todos', Toñi Moreno. (EFE)

RTVE sigue apostando en gran medida por la producción externa para sus espacios estrella, pese a contar en su plantilla con 6.400 efectivos. Una apuesta al menos discutible en plena crisis económica. Según documentación interna de la Corporación a la que ha tenido acceso El Confidencial, el espacio de sobremesa Entre todos –programa de colaboración ciudadana de la productora Proamagna– alcanza un presupuesto de 3,68 millones de euros por temporada, casi 30.000 euros por programa incluido el IVA. Aunque se trata de un precio relativamente barato para lo que se estila en el sector, la apuesta raramente ha alcanzado el 10% de share.

De acuerdo con los datos que maneja RTVE, el mayor coste que soporta el programa tiene que ver con el despliegue del equipo técnico, que se lleva 1,29 millones de euros. A continuación, la maquinaría de rodaje y transportes implican 972.812 euros; el personal artístico supone 236.682 euros, y la rúbrica viajes, dietas y comidas se come otros 221.860 euros. Se trata de datos sin IVA correspondientes a la producción de 125 programas de 150 minutos de duración, esto es, el equivalente a una temporada de emisión. En total, el presupuesto alcanza los 3,04 millones, a los que se suman 638.726 euros de impuestos.

En el desglose de los gastos artísticos, destacan los 175.000 que se contemplan para la presentadora, Toñi Moreno, esto es, 1.400 euros por programa. Además, aparecen reflejados importes para viajes del presentador (3.120 euros); viajes de expertos (37.500 euros); hoteles del presentador (13.750 euros); comidas del presentador (1.063 euros), y transportes (6.250). En total, 61.682,50 euros adicionales. “Si el programa Entre todos no se hiciera y su coste se dedicara a la misma ayuda que publicita, resultaría que aún sobraría dinero para seguir ayudando a muchos que no tuvieron cabida en el programa”, denunciaba el sindicato USO el pasado mes de septiembre, dejando claro que el espacio no sólo concita apoyos en la Corporación.

El presidente de RTVE, Leopoldo González Echenique. (EFE)
El presidente de RTVE, Leopoldo González Echenique. (EFE)
Y es que, pese al esfuerzo económico, al programa le cuesta alcanzar el 10% de audiencia, umbral con el que sólo ha coqueteado en momentos puntuales. Lo hizo, por ejemplo, el pasado 3 de octubre, cuando se situó en el 10,7% de share (1,15 millones de espectadores), y el 16 de ese mismo mes, cuando llegó al 10,6% (1,44 millones). Por tanto, el resultado en estos meses no ayuda a levantar la media de la cadena, después de que La 1 alcanzara un promedio en enero del 10,4%, también muy lejos de sus máximos tras severos recortes presupuestarios en los últimos años. De hecho, como en un círculo vicioso, el desplome de la audiencia es siempre un argumento político para argumentar los ajustes en las dotaciones económicas.

¿Podía hacerse en la casa?

Las revisiones anuales de la Intervención General del Estado (IGAE) han sido tradicionalmente poco generosas con los gastos en producción externa aprobados por los diferentes gestores de la casa. Es un mal que ha afectado hasta ahora tanto a PSOE como a PP. “En los programas en que intervienen productoras no siempre se alcanzan los objetivos de audiencia que se incluyen en los contratos. En algunos casos las audiencias están por debajo de lo que cabría esperar en función de sus costes”, subrayaba la Auditoría Pública correspondiente al año 2010, un mantra que se repite cada año. La Corporación ha llegado a pagar hasta 12.000 por cada minuto de series como Águila Roja, Cuéntame o La hora de José Mota, un dispendio justificado en su día por la tiranía de la audiencia.

El Tribunal de Cuentas también incidía en este punto en su última fiscalización publicada, correspondiente a los años 2010 y 2011. “Algunos programas en los que intervienen productoras no alcanzaron los objetivos de audiencia recogidos en los respectivos contratos (el caso más significativo de los analizados fue el de España Directo), sin que en ninguno de los casos CRTVE adoptara las medidas previstas en esos contratos, entre las cuales se encontraba la posible supresión del programa”, expone sin ambages el documento publicado hace apenas semanas. E iba más allá en sus advertencias, al alertar de que en muchos casos no estaba justificada la contratación de productoras externas.

“El procedimiento que se aplicó en la producción de programas no permitía dejar constancia documental que acreditase que la utilización de recursos ajenos se producía por la imposibilidad de utilizar recursos internos”, expone el Tribunal de Cuentas. Más allá de la teoría, “un espacio como Entre todos no se puede hacer con personal de la casa, altamente burocratizado –se expone desde otra cadena, bajo condición del anonimato–. Todo el mundo lo sabe. Otra cosa es que el espacio en cuestión sea un foco de problemas y abusos. Se pueden prometer muchas cosas en antena que luego no se cumplen. Hasta por razones publicitarias”. Una reflexión que alienta un debate en profundidad sobre la esencia del programa, primero, y sobre la propia estructura de personal de la casa, sobre todo. Demasiado para una clase política que sólo mira a unas elecciones vista.

Comunicación
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
35 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ÚLTIMOS VÍDEOS

LA REINA DE ESPAÑA - Tráiler
FIA WEC Gala Bahrain - Mark Webber Tribute Video
The Neon Demon (Trailer subtitulado en español)

ºC

ºC