ARGUMENTA QUE SE AJUSTA AL MERCADO

Cebrián ve normal su sueldo aunque multiplica por diez la media del sector

“Mis emolumentos son los habituales del mercado”, aseguró ayer el presidente ejecutivo de Prisa, Juan Luis Cebrián, en la primera ocasión en que se refería abiertamente
Foto: Cebrián ve normal su sueldo aunque multiplica por diez la media del sector
Cebrián ve normal su sueldo aunque multiplica por diez la media del sector

“Mis emolumentos son los habituales del mercado”, aseguró ayer el presidente ejecutivo de Prisa, Juan Luis Cebrián, en la primera ocasión en que se refería abiertamente en público a la retribución que percibió en 2011. Sin embargo, el salario de 8,2 millones que la compañía comunicó a la CNMV –más de 13 millones de acuerdo con el desglose que la firma hizo posteriormente ante el regulador estadounidense (SEC)- se aleja dramáticamente de lo que se embolsan los primeros ejecutivos del sector de medios de comunicación. También de lo que obtienen los jefes de las compañías cuya capitalización es similar a la que presenta la editora de El País.

Por ejemplo, la bicefalia de Mediaset España, editora de Telecinco, sale bastante más barata. El consejo delegado responsable de contenidos, Paolo Vasile, ingresó el año pasado 1,26 millones. Su colega encargado de la publicidad, Giuseppe Tringali, se quedó en 1,20. Aunque Antena 3 no desglosa la remuneración de cada uno de sus tres consejeros ejecutivos –José Manuel Lara, Maurizio Carlotti y Silvio González-, entre los tres apenas se anotan 2,88 millones, una cuarta parte que Cebrián. El tercer competidor cotizado, Vocento, que cambió de consejero delegado a mediados de año, se gastó 847.000 euros en su primer ejecutivo: 582.000 euros para José Manuel Vargas y 365.000 para Luis Enríquez.

La media de los principales capos del sector, que apenas supera el millón de euros por cabeza, constituye en torno a una décima parte de lo ingresó el factótum de Prisa. Con una salvedad. Mediaset España ganó 110,52 millones el año pasado y la cadena de Planeta se apuntó 93,4, mientras que la firma de los Polanco registró pérdidas netas de 451 millones de euros, al tiempo que acumulaba una deuda cercana a los 3.500 millones. Además, el grupo de medios se encontraba ya inmerso en una drástica reducción de personal que ha continuado en 2012, con importantes ajustes de plantilla en diarios como Cinco Días o la división de revistas.

Tampoco gana peso la afirmación de Cebrián si se compara su salario con el de empresas cuya capitalización es similar a la de Prisa, cuyo valor en bolsa ronda los 235 millones de euros. Por ejemplo, Codere –compañía dedicada al juego que capitaliza en torno a 220 millones- desembolso 1,05 millones en 2011 para retribuir a sus tres consejeros ejecutivos. Fluidra –firma dedicada al desarrollo de aplicaciones para el uso sostenible del agua que se valora en unos 225- pagó 425.000 euros a su consejero delegado, Eloy Planes. Finalmente, la farmacéutica Rovi –que se cotiza en el parqué en unos 260 millones- contempla nóminas de 1,2 millones para sus cuatro consejeros con funciones ejecutivas. Una brecha descomunal.

Claro que la liga de Cebrián no parece la de Codere, Fluidra o Rovi. Su retribución sólo encuentra parangón en el Ibex. Es más, únicamente supera sus números de 2011 de forma amplia Pablo Isla, con más de 17 millones, y se sitúan a su vera Alfredo Sáenz, que sumó 11,6 millones, y César Alierta, otros nueve. Inditex, Santander y Telefónica, las compañías que gestionan, capitalizan 61.650, 58.640 y 48.7000 millones, respectivamente. Importes ante los que palidecen los 235 millones de Prisa. Según datos de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el salario medio de un consejero ejecutivo de las empresas del Ibex 35 alcanzó en 2011 los 2,4 millones de euros, un 9% más que el año anterior.

De ocho a trece millones

El presidente de Prisa, durante un desayuno celebrado en el Hotel Ritz de Madrid dentro del Foro de la Nueva Comunicación, atribuyó parte de las críticas recibidas por su elevada retribución a la “confusión” generada por la gratificación puntual generada por cerrar con la banca la refinanciación de la deuda de la compañía en 2010. “Debo ser el periodista más transparente con el salario. Está colgado en la web”, zanjó, queriendo desligar su sueldo de los procesos de ajuste que viven las cabeceras del grupo. La información enviada a la SEC a principios de mayo detallaba esos emolumentos, incluidas las partidas devengadas en ejercicios anteriores y percibidas de forma efectiva en el pasado ejercicio.

En este sentido, el que fuera director de El País recibió 1,2 millones en cash como retribución fija. Además, se hizo acreedor a 1,02 millones en especie que, según expone la compañía, se harán efectivos en 2012, e ingresó 6.000 euros en dietas. Sus emolumentos también contemplan la entrega de acciones. En concreto, en 2011 se hizo con 2,29 millones en títulos con debería recibir este año. Sin contar con 39.170 euros en beneficios sociales (seguros de vida y de salud) y otros 853.440 euros en papeles para compensar su continuidad en la firma tras la llegada de los hedge funds y firmas de inversión incluidos en Liberty. Remesas de fondos que le supondrían unos ingresos de 5,06 millones de euros.

Sin embargo, la factura no queda ahí. El informe remitido a la SEC también explica que, durante el año 2011, Cebrián recibió 1,2 millones de euros en efectivo como compensación extra por los acuerdos para recapitalizar la compañía, además de otros 5,01 millones en acciones. Su compromiso de permanencia al frente de la firma durante tres años más le reportó 1,70 millones adicionales en títulos de la casa. Juan Luis Cebrián roza ya el 1% del grupo de medios. Finalmente, la resolución del anterior contrato con Prisa le proporcíonó 300.000 euros de propina. Un segundo paquete de 8,21 millones, si bien no queda claro si algunas de estas aportaciones está contenida en el primer paquete.

Cebrián sacó adelante su intervención mientras los trabajadores de Cinco Días, silbatos en mano, se manifestaban ruidosamente en las inmediaciones del hotel. Los profesionales iniciaban así una huelga ante la intención de la compañía de reducir la plantilla –en torno a 60 personas- a prácticamente a la mitad. Difícil empeño. Según aseguran a este diario fuentes próximas al proceso, la pretensión de Prisa es sacar adelante los ajustes al punto de plantearse acudir al concurso de acreedores en el diario ‘salmón’ y la división de revistas en el supuesto de que la justicia no aprobara el expediente de regulación de empleo en marcha.

Comunicación
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
27 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ÚLTIMOS VÍDEOS

Intereconomía NO cierra
Las palabras y la cosa, de Jean-Claude Carrière
LA POLLA RECORDS ¡¡¡NO SOMOS NADA!!!

ºC

ºC