EL PLAN DE AYUDAS ESTÁ ESTANCADO

Los editores cargan contra Rubalcaba en plenas elecciones: "Ni siquiera nos coge el teléfono"

Ni una mala palabra, ni una buena acción. “Los diarios merecen una ayuda por parte de los poderes públicos”, aseguraba el vicepresidente primero, Alfredo Pérez Rubalcaba, apenas
Foto: Los editores cargan contra Rubalcaba en plenas elecciones: "Ni siquiera nos coge el teléfono"
Los editores cargan contra Rubalcaba en plenas elecciones: "Ni siquiera nos coge el teléfono"

Ni una mala palabra, ni una buena acción. “Los diarios merecen una ayuda por parte de los poderes públicos”, aseguraba el vicepresidente primero, Alfredo Pérez Rubalcaba, apenas días después de acceder el cargo. Corría el mes de noviembre. Cinco meses después, nada de nada. Y el presidente de la Asociación de Editores de Diarios Españoles (AEDE), Antonio Fernández Galiano, estalló. “Ni siquiera me devuelve las llamadas. Le he pedido una reunión y no he tenido respuesta. Se echa en falta una mínima sensibilidad”, lamentaba ayer en conversación con este diario tras un acto para pedir que el Ejecutivo se implique en lograr un IVA cero para los diarios y publicaciones escritas a nivel europeo.

“Con Jáuregui todavía hemos conseguido hablar algunos puntos concretos a través de nuestro secretario general [Ignacio Benito], pero ni uno ni otro me responden”, añadió el también consejero delegado de Unidad Editorial. El ministro de Presidencia, Ramón Jáuregui, aseguraba a finales de enero que el Gobierno está diseñando, junto a las asociaciones de periodistas, un plan de formación encaminado a “aumentar la polivalencia” de los informadores. También decía que el Ejecutivo está estudiando medidas que puedan ayudar a las empresas de información. Fuentes de las asociaciones consultadas entonces por El Confidencial certificaban que la iniciativa no estaba ni siquiera en estado embrionario.

Lo que sí quedaba claro es que Rubalcaba había pasado palabra ante tan espinoso tema. Fernández Galiano fue ayer tajante a la hora de romper la luna de miel, en vísperas de las elecciones autonómicas y municipales del 22 de mayo. “No se ha dado ni un paso. El Gobierno no está cumpliendo con lo que prometió y está mostrando muy poca sensibilidad. Con las televisiones se ha mostrado mucho más sensible y nosotros seguimos esperando”, lanzó, en clara referencia a las concesiones efectuadas por el Gobierno a las cadenas privadas. No en vano éstas han relanzado sus cuentas de resultados en plena crisis gracias a la decisión del Ejecutivo de eliminar de la publicidad en TVE.

El presidente de AEDE se quejó incluso de que, además de no ayudar, el Gobierno quiere restringir los ingresos publicitarios de los rotativos, en alusión a planteamientos como la eliminación de los anuncios de contactos. Lejos quedan aquellos días de diciembre en que el vicepresidente se reunía con los editores y aseguraba estar “muy a gusto, con amigos a los que hacía tiempo que no veía”. El factótum del Gobierno dejaba caer la posibilidad de aumentar la publicidad institucional, fomentar la difusión de prensa en administraciones y colegios o incluso de “echar una mano” en el cambio tecnológico que sufre la prensa.

Casi tres años de espera

“Si hay un plan de ayudas, no será antes de las elecciones de mayo”, admitía el primer ejecutivo de Unidad Editorial a mediados de marzo, dando ya muestras de cierta hartura. Y es que hace casi tres años que arrancaron las conversaciones entre Gobierno y dueños de la prensa para poner en marcha un programa de colaboración. Fernández Galiano y su antecesora, la editora de El Heraldo de Aragón, Pilar de Yarza, chocaron con la vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega, con quien en ningún momento tuvieron feeling. Todo mientras el sector vive una auténtica debacle financiera; de hecho, sólo El País gana dinero de entre los grandes periódicos nacionales.

En ese escenario, los editores han apostado por buscar apoyos para iniciativas concretas. Por ejemplo, se han mostrado muy activos en reclamar medidas sobre los problemas regulatorios que afectan a la propiedad intelectual, y ayer hacían frente común con las revistas y el gremio de editores para pedir al Gobierno que lidere la petición a la Comisión Europea de un IVA cero para las publicaciones escritas y sus ediciones digitales. “Nunca se ha tratado de recibir ayudas directas. No queremos que nos den nada que no nos corresponde. Simplemente lo que se ha ofrecido a otros sectores en crisis. En el planteamiento a la vicepresidenta se incluía la petición de ayudas para la modernización de la prensa, para la distribución, etc.”, han venido asegurando fuentes de AEDE. En román paladino, una suerte de plan Sarkozy.

La situación del sector es tan delicada que, como publico este diario, los grandes editores llegaron a contemplar que el Gobierno considerara el sector en reconversión industrial, como la minería, la siderurgia o los astilleros en los 80. Un estatus que facilitaría los ajustes laborales que están acometiendo en sus redacciones. El documento de base, elaborado por Sagardoy, apuntaba la necesidad de reducir los costes laborales de las empresas periodísticas mediante un modelo de doble escala salarial, por el que las nuevas contrataciones puedan realizarse en condiciones menos ventajosas de las que tienen los más veteranos, acogidos a convenios de mayor alcance.

Comunicación
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ÚLTIMOS VÍDEOS

Y la máquina venció al hombre
Besetzung Brandenburger Tor - Sichere Grenzen - Sichere Zukunft
Zukunft für Europa - Identitäre Bewegung

ºC

ºC