publicidad

  

ElConfidencial.com > Salud >

Las consecuencias de consumir comida rápida

Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5)(4/5 | 8 votos)

|

 Compartir

Agencias.-  20/02/2008

Las consecuencias de consumir comida rápida

Comer mucha comida rápida y hacer muy poco ejercicio puede destruir el hígado, según los resultados de un pequeño estudio efectuado en Suecia. En el estudio, 18 voluntarios adultos, saludables y en buen estado físico que restringieron su actividad física a no más de 5.000 pasos diarios y que consumieron comida rápida al menos dos veces al día durante cuatro semanas mostraron signos claros de daño hepático y subieron de peso. Sin embargo, otro grupo de voluntarios, que coincidía con los miembros del primer grupo en edad y género, mantuvo una dieta normal y no desarrolló síntomas de problemas hepáticos ni engordó.

El equipo del doctor Fredrik H. Nystrom, del Hospital Universitario de Linkoping, en Suecia, dio a conocer sus hallazgos en la revista médica Gut. Los investigadores diseñaron su "desafío de la comida rápida" para ver qué impacto tenía sobre la salud del hígado duplicar la cantidad de calorías consumidas a diario y aumentar el peso corporal entre un 10 y un 15%.

Después de las cuatro semanas de seguimiento, los consumidores de comida rápida habían engordado en promedio unos 6,5 kilos. Cinco aumentaron su peso un 15% y una persona subió 12 kilos en sólo dos semanas.

Asimismo, después de sólo una semana de seguir la dieta de comida rápida, las pruebas sanguíneas mostraron aumentos importantes en la enzima hepática llamada alanina aminotransferasa (ALT). Los niveles de la ALT se cuadruplicaron durante las cuatro semanas del estudio.

Los médicos suelen usar los aumentos en la ALT y otras enzimas para diagnosticar enfermedad hepática antes del desarrollo de síntomas. En 11 de los voluntarios sometidos al régimen de comida rápida, los niveles de la ALT alcanzaron niveles que sugerían daño en el hígado.

Los aumentos en la enzima ALT se relacionaron con el incremento de peso y el mayor consumo de azúcar y carbohidratos. Tener demasiada grasa en el hígado es otra señal de daño.

Sin embargo, sólo uno de los consumidores de comida rápida desarrolló un "hígado graso", aunque los resultados de las pruebas en otros participantes revelaron un aumento importante en el contenido graso de las células hepáticas, lo que se relaciona con la resistencia a la insulina, precursora de la diabetes.

Ninguno de estos cambios se observaron entre los pacientes de la cohorte de comparación, que llevaron adelante una dieta normal.

Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5)(4/5 | 8 votos)

|

 Compartir

 

NOTICIAS RELACIONADAS

null

Las más, patrocinado por Aenor
ANÚNCIATE BOLETÍN
Nov
2012
1ª Edición
2ª Edición
L
M
X
J
V
S
D

HEMEROTECA

Mostrar Calendarios