publicidad

  

ElConfidencial.com > Salud >

EL EROTICÓN

Las fantasías eróticas y el placer

Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5)(4/5 | 5 votos)

|

 Compartir

María Victoria Ramírez*.-  03/07/2007

Las fantasías eróticas son pensamientos agradables y/o excitantes, que mantienen nuestra mente en “clave erótica”, nos ponen en contacto con nuestra erótica interior y añaden sabor a la vida diaria.

En ocasiones se confunden las fantasías con los deseos. Un deseo es algo que recreamos en nuestra imaginación, pero que nos gustaría realizar. Una fantasía suele ser sólo eso: una fantasía, y en la inmensa mayoría de los casos, no se desea realizarla, a veces ni siquiera es posible.

Una persona puede fantasear para hacer más agradable la vida diaria o para disfrutar aún más un encuentro real (por ejemplo, una persona puede fantasear mientras su pareja le acaricia. Si la persona acariciada utiliza una fantasía, el erotismo de la situación puede ser aún mayor).

Algunas personas dicen que no fantasean, pero todo el mundo tiene breves pensamientos fantasiosos con cierta carga erótica, pensamientos románticos, excitantes, de intimidad, acercamiento o contacto físico.

Algunos ejemplos de fantasías son los siguientes:

- Algunas fantasías son “pequeñas” y breves, incluso cotidianas: imaginar cómo sería besar unos labios, acariciar un rostro, abrazar un cuerpo, recrearse en la forma de una cintura estrecha o unos hombros anchos, disponer de un momento romántico con alguien que gusta, conocer a alguien atractivo y compartir momentos de intimidad… o aligerar mentalmente de ropa a algún compañero de trabajo o algún viandante.

- Otra posibilidad es recordar vívidamente experiencias eróticas del pasado que resulten excitantes.

- Un ejemplo de fantasía en un encuentro erótico sería visualizar lo que se está haciendo con la pareja, como si la persona se lo estuviera contando a sí misma, incluso añadiéndole detalles (frases o palabras que uno de los dos pronuncia en nuestra fantasía o caricias de determinado tipo, etc.).

- Algunas personas en los encuentros eróticos también fantasean imaginando que se cambia algo de la situación o la situación entera. Por ejemplo, la persona puede imaginarse en otro lugar y en otras circunstancias (en una playa con los rayos del sol acariciando su piel con la arena suave bajo su cuerpo y el sonido del mar cerca… ) cambiando los papeles o las circunstancias (por ejemplo, imaginando que es la/el empleada/o de su pareja y su sensual jefe –su pareja- se ha ofrecido a darle un masaje que no sabemos cómo acabará… imaginando que su pareja le acaba de conocer en una discoteca y se han ido a casa a disfrutar de unas caricias juntos…), cambiando los personajes (la que fantasea o el que fantasea puede ser otro/a o cambiar algún rasgo de su cuerpo en su imaginación… o puede cambiar algún rasgo de su pareja, o directamente imaginarse recibiendo estas caricias de un actor/actriz muy sexy que le guste especialmente, imaginarse recibiendo estas caricias de algún amigo/a o conocido/a que le atraiga, ese/a chico/a tan atractivo/a de labios carnosos que se ha visto en el metro, ese vecino del quinto con esos hombros y ese pecho tan fornido, esa chica tan atractiva con la que nos cruzamos en la calle…) cambiando o añadiendo detalles (por ejemplo, imaginando que su pareja le está susurrando al oído palabras sensuales o excitantes, o que se está realizando una práctica erótica innovadora que le guste especialmente o que nunca se ha probado…), imaginando que en la escena están presentes más personas (todas las que se quieran y haciendo lo que nosotros/as queramos), asignando un papel o rol a cada personaje (un papel activo o pasivo, un rol de dominación o sumisión… se pueden añadir tantos adornos o diálogos como se quiera) e inventado una historia que resulte erótica y recreándose en ella, etc.

- Otras veces las fantasías pueden consistir en recordar simplemente imágenes o escenas eróticas que se hayan visto previamente en películas, revistas, etc.

Hay personas que rechazan estos pensamientos mientras comparten una caricia o un momento erótico con su pareja. Algunas mujeres y algunos hombres sienten placer con las fantasías eróticas, pero al mismo tiempo se sienten mal o culpables por recrearlas en su imaginación. En algunos casos esta sensación de malestar se debe a que piensan que están “traicionando” de alguna forma a su pareja. En otros casos, la inquietud proviene de creencias similares a las siguientes: “eso (fantasear) realmente lo hacen las personas a las que su pareja no les gusta” o “eso lo hacen las personas que no logran excitarse normalmente” (creencias que, por cierto, no se ajustan a la realidad).

Reflexionemos sobre ello. ¿A quién se está traicionando cuando se fantasea? A nadie. Al fin y al cabo, cuando se usa algún tipo de fantasía erótica, por ejemplo, durante un masaje, un coito o una masturbación compartida, ¿con quien se está realmente? ¿con quién se está manteniendo realmente el encuentro erótico? Con la pareja. ¿Por qué está mal? ¿A quién se hace daño o se perjudica? ¿Acaso las personas no usamos nuestra mente para imaginar cosas que nos apetecen y nos deleitamos en ello, nos recreamos en ello, imaginando el sabor exquisito de una comida, el placer de unas vacaciones, de un baño caliente, un paseo o un viaje por una ciudad exótica…? ¿Qué tiene eso de perjudicial? ¿Es diferente cuando lo que se recrea es algo erótico y/o romántico o sexualmente agradable?

¿Fantasear con otra persona, otra situación, o con variaciones de la relación erótica habitual significa que la pareja no nos gusta o no atrae, o que no agrada lo que se está haciendo? Reflexionemos sobre ello. ¿Nos les gustan a muchas personas las patatas fritas? ¿Y no les ponen también ketchup para disfrutarlas aún más? ¿No les gustan a muchas personas los filetes de cerdo o ternera? ¿Y no los sazonan y les ponen especias para disfrutarlos aún más? ¿Significan las especias o las salsas que no nos gusta la comida que estamos comiendo, o son simplemente una manera de que nos gusten aún más, de disfrutar aún más su sabor?

¿Fantasear con algo erótico o excitante es algo típico de las personas con problemas sexuales o insatisfacciones? Realmente ocurre todo lo contrario. Las personas con vidas eróticas más ricas y satisfactorias son las que más fantasean, cuando están con la pareja o a solas.

¿Por qué no usar también la fantasía para potenciar la vida sexual y disfrutar más y ser más feliz? Lo cierto es que muchas personas lo hacen, hombres y mujeres, y que estas caricias de la mente actúan potenciando y enriqueciendo unos contactos eróticos (un beso, unas caricias genitales, un abrazo, un masaje) ya de por sí satisfactorios. Fantasear no es indicativo de problemas o insatisfacciones, y de hecho muchas personas con vidas eróticas muy ricas y satisfactorias, suelen hacerlo frecuentemente.

Nuestra mente es sólo nuestra y las fantasías son sólo fantasías, inflaman el deseo, aumentan la excitación, nos mantienen en contacto con nuestra “parte erótica”... No se tienen que compartir con nadie si no se desea hacerlo. No es obligatorio contarle a nadie en qué se piensa o fantasea. No se traiciona a nadie. Nadie sale perjudicado y puede que la que fantasea o el que fantasea sí salga beneficiado/a. Y recuerda que el fantasear con algo o con alguien no significa que realmente se quiera llevar a la práctica la fantasía.

Las fantasías son fantasías, y en la mayoría de los casos no se desea realizarlas. Sólo gusta imaginarlas; igual que se desean las caricias del cuerpo, gustan las caricias de la mente.

*María Victoria Ramírez es psicóloga y sexóloga.
Asociación www.lasexologia.com

Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5)(4/5 | 5 votos)

|

 Compartir

 

Las más leídas, comentadas, compartidas
ANÚNCIATE BOLETÍN
Nov
2012
1ª Edición
2ª Edición
L
M
X
J
V
S
D

HEMEROTECA

Mostrar Calendarios