publicidad
publicidad

Ir a www.cotizalia.com Ir a www.vanitatis.com

Logo de El Confidencial
Martes, 3 de febrero de 2009 - 18:00
   Actualidad    Deportes   Tendencias    Opinión    Ocio y Televisión   Vídeos   Foros            
España Comunicación Cultura Mundo Sociedad
Con Lupa Al Grano Mientras Tanto Dos Palabras Sin enmienda Fuera de Gobierno El Cultiberio El Confidente
Hoteles Motor Restaurantes Viajes Arte Libros Música
Cine Televisión
Vivienda En Exclusiva Sectores Lo Último
El Café

CULTURA

Los tesoros perdidos de Bruselas salen a la luz

EFE - 03/02/2009 18 : 04

Votar esta noticia

Resultado (0 Votos)

enviar a un amigoimprimir

Bruselas, 3 feb (EFE).- Más de 4.000 piezas arquitectónicas, como vidrieras, puertas de madera o rejas de hierro forjado, exponentes del "art nouveau" y "art déco" de Bruselas, salieron hoy a la luz tras décadas guardados en un almacén para recordar los tesoros de la vanguardia artística de la ciudad que fueron condenados al derribo.

La exposición, que se podrá visitar hasta el próximo 13 de abril, reúne piezas procedentes de edificios del centro de Bruselas que fueron derribados entre los años 50 y 80 del siglo pasado en un intento de modernizar y racionalizar la ciudad.

Uno de los encargados de los derribos, Max Rosendor, decidió en los años 70 rescatar objetos que, de otro modo, se habrían perdido para siempre y que ahora sus hijos han decidido divulgar a través de visitas guiadas.

Entre las piezas destacan las columnas y las puertas de madera de un edificio diseñado por el arquitecto Leon Govaerts, una de las figuras del "art nouveau" belga, que estaban en uno de los bulevares del centro de la ciudad.

También resaltan unas vidrieras de Louis Hermann de Konnick, pero la mayoría son piezas anónimas que no han podido ser atribuidas a un autor.

Las rejas y barandillas de hierro forjado que dibujan formas florales o geométricas son las protagonistas de la muestra, pero el visitante también puede encontrar azulejos, radiadores, espejos, garrafas de cristal, sillas o esculturas.

La exposición recupera así el perdido ambiente del "viejo Bruselas", una ciudad en la que muchas grandes casas de la burguesía industrial y financiera -algunas con gran valor artístico- fueron derribadas para construir edificios de apartamentos u oficinas en zonas de gran valor inmobiliario.

Los hijos de Rosendor asumieron la responsabilidad del legado de su padre cuando falleció en 1996, aunque mantener toda la colección supone un coste económico elevado y una "preocupación", explicó a Efe la hija de Rosendor, Diane.

Por ello, además de organizar la exposición, los hijos venden la mayoría de los objetos, cuyos precios van desde los 100 hasta los 2.500 euros de dos puertas de madera y cristal, aunque los compradores no podrán llevarse sus piezas hasta que la exposición finalice.

"Espero que la gente venga y admire estas piezas", pero, también "que cada pieza encuentre a alguien que la guarde" para apreciar su valor artístico y arquitectónico, subrayó Diane Rosendor.

Por su parte, ella conservará el cuadro que preside la exposición, cuyo único valor es "sentimental", y que su padre "rescató" del despacho de uno de los directivos de la empresa electrónica Philips. EFE aal-vd/rcf/cr (vídeo)

Votar esta noticia

Resultado (0 Votos)

enviar a un amigoimprimir

Todos los derechos reservados © Prohibida la reproducción total o parcial

atlas
Auditado por Ojd

ir a Cotizalia

El Confidencial

ir a Vanitatis


Enlaces de Interés