publicidad
publicidad
 
Logo de El Confidencial
Domingo, 11 de mayo de 2008 (Actualizado a las 22:56)
Expo Zaragoza 2008
   Portada    Cotizalia    Vanitatis    España    Deportes    Comunicación    Opinión    Canales    Cultura    Ocio    Los más...    Vídeos   Foros   
Con Lupa Al Grano Mientras Tanto Dos Palabras Sin enmienda El Confidente
Salud Tecnología Expo 2008 Canal Empleo
El Cultiberio Cine Libros Arte Teatro Música
Hoteles Restaurante Viajes Motor Vinos
Vivienda En Exclusiva Sectores Lo Último
El Café

CULTURA

Londres dedica una gran retrospectiva al alemán Georg Baselitz

Joaquín Rábabo (Efe). Londres (Reino Unido).- 18/09/2007 14:18h

Votar esta noticia

Resultado (5 Votos)

enviar a un amigoimprimir

Londres dedica una gran retrospectiva al alemán Georg Baselitz
  'B für Larry', de G. Baselitz (Efe).

Georg Baselitz, artista que enlaza con la tradición pictórica del expresionismo alemán, salvajemente interrumpida en 1937 por el nazismo al prohibirlo como arte degenerado, es objeto de una gran retrospectiva en la Royal Academy de Londres.

Nacido en 1938 en Deutschlandbaselitz (Alemania del Este), Georg Kern, su apellido original, que luego cambiaría por el de Baselitz como homenaje al lugar de nacimiento, ha creado un repertorio de imágenes icónicas que reflejan el trauma de la Segunda Guerra Mundial a la vez que expresan un gesto de feroz individualidad y rebeldía contra el arte oficial de la Alemania comunista.

A finales de los cincuenta y tras su expulsión de la Escuela Superior de Bellas Artes de Berlín Este por "inmadurez social y política", Baselitz se trasladó a Berlín Occidental, donde sin dejarse contagiar por las nuevas corrientes artísticas como el pop art o el expresionismo abstracto, llegadas de América, siguió su propio camino.

Influida por el "teatro de la crueldad", del dramaturgo francés Antonin Artaud, la obra de Baselitz tiene puntos de contacto con el informalismo del francés Jean Fautrier a la vez que influencias de Chaim Soutine y de un artista por él especialmente admirado, el noruego Edvard Munch.

A diferencia de otros conocidos artistas de la posguerra alemana como Polke o Richter, Baselitz recusó la llamada cultura de masas y el modelo posnacional de producción cultural global para establecer su propio modelo, que tiene sus raíces inmediatas en el grupo expresionista "Die Brücke" pero que se remonta hasta a Grünewald.

La exposición londinense, que podrá visitarse del 22 de septiembre hasta el 9 de diciembre, reúne sesenta pinturas, muchas de ellas de gran tamaño, además de dibujos, grabados y grandes esculturas en madera, procedentes de distintos museos y colecciones privadas.

La exposición recorre las etapas de su carrera a partir de su serie Pandemonium de los años sesenta, claramente influida por los estudios del psiquiatra alemán Hans Prinzhorn sobre el arte de los enfermos mentales, y que trata de traducir a imágenes el manifiesto homónimo de Baselitz y su colega Eugen Schoenebeck.

'Locura, amoralidad y desviación social'

En una combinación de regresión infantil y provocación agresiva, Baselitz reivindica en esas obras condiciones que el Tercer Reich había considerado "arte degenerado" como la locura, la amoralidad o la desviación social.

A esa etapa pertenece una de las pinturas más provocadoras de la exposición, la titulada en inglés The Big Night Down the Drain, en la que un enano de cara amorfa exhibe un gran falo, motivo este último que aparece en otras obras de la misma época.

Los héroes, cazadores y pastores de Baselitz están por otro lado claramente en las antípodas de las figuras equivalentes del arte nazi o el realismo social de la Alemania Comunista y aparecen más bien como antihéroes, envueltos en andrajos, o con sus cuerpos fragmentados o mutilados.

Una parte importante la constituyen sus famosas figuras invertidas, que son un poco como su imagen de marca y un intento muy particular de liberar a la pintura de su contenido representativo sin recurrir directamente a la abstracción.

Entre esas pinturas destaca la del águila real, fácilmente asociable con el emblema alemán, pero Baselitz invirtió también paisajes de bosques, elementos igualmente simbólicos de la nación alemana de los que con tanta agudeza se ocupó el escritor Elias Canetti en su libro Masa y Poder.

Hay una sala dedicada a las mujeres de Dresde, especie de homenaje a aquellas madres y abuelas, muchas veces viudas, que tanto contribuyeron a levantar a su país de las cenizas a la que había sido reducido en la Segunda Guerra Mundial, mujeres cuyos rostros aislados Baselitz representa igualmente invertidos.

La exposición termina con una serie de dibujos que él mismo ha llamado "remixes", en las que retoma motivos de sus primeras obras, como la antes citada del enano con el miembro viril o las de sus antihéroes, y las reinventa con casi una espontaneidad casi subconsciente.

Votar esta noticia

Resultado (5 Votos)

enviar a un amigoimprimir

Enlaces patrocinados

Otras noticias de Cultura

Aquel mayo francés de hace cuarenta años(10/05/2008)

Todos los derechos reservados © Prohibida la reproducción total o parcial

atlas
Auditado por Ojd

ir a Cotizalia

El Confidencial

ir a Vanitatis