publicidad
publicidad
Logo de El Confidencial
Lunes, 25 de junio de 2007 (Actualizado a las 13:51)
Portada   España   Cotizalia   Deportes   Vivienda   Comunicación   Gente   Opinión   Canales   Fin de Semana   Imágenes   Vídeos   Foros   
Con Lupa Al Grano Mientras Tanto Dos Palabras Sin enmienda El Confidente
Salud Tecnología Buscador de Hoteles

EL PALCO

Beckham, Cruise y ¡Qué viva España!

@Javier Matallanas - 25/06/2007

Votar esta noticia

Resultado (5 Votos)

enviar a un amigoimprimirDeja tu comentario (0)

Hace una semana que el Real Madrid ganó, tras una remontada épica, su trigésima Liga. Sin embargo, parece que han pasado ya meses, porque en los últimos días no se ha hablado de otra cosa más que de la posible marcha de Capello y la llegada de Schuster al banquillo madridista. Los aficionados merengues han disfrutado el triunfo de lo lindo, pero sus dirigentes no lo han disfrutado todo lo que hubiesen querido y se han tenido que remangar para anunciar esta semana todas las decisiones que tomarán en las próximas horas.

Quién sí disfrutó el triunfo fue David Beckham (ver álbum). Las fotos del futbolista inglés en compañía de su amigo Tom Cruise celebrando en el Mesón Txistu su primera y única Liga con el Real Madrid han dado la vuelta al mundo. Pero nadie ha contado aún en que consistió la fiesta del pelotero más mediático del mundo con el actor de Hollywood. Y ya es hora de conocer algunos detalles.

La secretaría de Victoria Beckham llegó al restaurante de don Pedro Abrego (también propietario de El Asador Donostiarra) dos horas antes de la cena para organizar el protocolo de la mesa de 18 comensales que había reservado sir David y su santa esposa. Todo estaba debidamente indicado con cartelitos, tarjetas con los nombres de todos para que supieran donde debían sentarse...

Tom Cruise llegó con su esposa Katie Holmes con las mismas gafas de sol que no se habían quitado ni cuando apagaron los focos del Bernabéu para celebrar la Liga. El menú del que dieron buena cuenta Tom y David fue el excelso y generoso: jamón de pata negra, cogollos de Tudela con ventresca, huevos rotos con patatas, gambas de Huelva y almejas a la marinera. De segundo, como plato fuerte, chuletón de buey. Por su parte, Victoria y Katie sólo comieron huevos rotos (repitieron varias veces) y verduras hervidas sin sal, sin aceite y sin nada de nada.

El menú fue regado por 27 litros de Malleolus, el vino de Ribera del Duero de las bodegas de Emilio Moro, cuyos caldos entusiasman a Beckham y en los que ha invertido Ronaldo. El momento cumbre de la fiesta fue cuando Tom y David montaron un improvisado dúo y cantaron, bastante bien a juicio de los testigos, el We are the Champions de Queen y el himno de América. En el mismo salón comían también Raúl, Michel Salgado y Cannavaro. El capitán del Real Madrid se sumó a la fiesta y cuando Becks y 007 entonaban con sentimiento el himno yanki, Raúl se arrancó con arte para entonar un encendido ‘¡Qué viva España!’ del insigne Manolo Escobar, ante la carcajada general de los ‘guiris’.

Ramón Calderón, el cantarín

En otro salón del Txistu, Fabio Capello celebraba la Liga y su cumpleaños con su mujer a su vera ondeando una bandera del Real Madrid cada cinco minutos al grito de “campeones, campeones”. Pasadas las cuatro de la madrugada, llegó Ramón Calderón procedente de la fiesta del Palco del Bernabéu, que abandonaron todos los jugadores después de los discursos para celebrarlo por su cuenta: Roberto Carlos montó una fiesta en su casa; Beckham, Raúl, Capello, y Salgado se fueron a darle una alegría a Leoncio González Molina, el maitre del Txistu, después del feo que le había hecho el presidente al restaurante donde ha celebrado los títulos el Real Madrid los últimos 35 años. Y otros muchos acabaron bailando en Sabay.

Lo primero que hizo Ramón Calderón a su llegada, que no se atrevió a entrar a saludar a Beckham porque imaginaba que no iba a ser bien recibido, fue acercarse a siete de metros de Capello para empezar a cantarle el ‘cumpleaños feliz’, que fue recibido con poco entusiasmo por parte del técnico y de sus próximos, para alucine y vergüenza ajena de los empleados del club que se sentaban en mesas próximas a la de Fabio. Con las mismas, el presi blanco se dio media vuelta y se sentó en la mesa de los compañeros de As.

El aún mandatario del Real Madrid es un gran aficionado a cantar en la intimidad, como demostró en la madrugada del domingo, tras la final de Copa del Rey, cuando se acercó a saludar a Kiko, también en el Txistu, al cántico de ‘Kikogol, Kikogol’. Calderón irradia felicidad tras la consecución de la Liga y quiere dar la sensación de que ni el reportaje de investigación que anoche emitió Telecinco (“El día que ganamos”) le afecta lo más mínimo. En la última semana, además de pavonearse (porque puede) de haber ganado la Liga, se ha jactado con los directivos del Real Madrid de haberse comprado un pedazo de yate de ¡37 metros de eslora! ¡Casi nada!

Votar esta noticia

Resultado (5 Votos)

enviar a un amigoimprimir

Opiniones de los lectores (0)

Deja tu comentario

Todos los derechos reservados © Prohibida la reproducción total o parcial

Auditado por Ojd