adapta tus gustos

¿A qué hora salgo a correr? Pros y contras del 'running' de día o de noche

No hay una respuesta universal a la pregunta, pues la respuesta dependerá de las obligaciones, necesidades y preferencias de cada corredor

Foto: ¿A qué hora es mejor practicar 'running'? (Pedro Moya)
¿A qué hora es mejor practicar 'running'? (Pedro Moya)

¿Cuál es el mejor momento para salir a correr? es una pregunta complicada de responder porque no tiene una respuesta universal válida para todos los deportistas. El mejor momento del día para practicar nuestro deporte favorito depende de muchos factores que se deben tener en cuenta, y que pueden cambiar de unos 'runners' a otros, tanto personales como factores externos que no podemos controlar —las estaciones, por ejemplo: no es lo mismo salir correr a las 19:00 en invierno que hacerlo en verano—.

Del mismo modo, también es muy importante tener en cuenta el horario en el que entrenamos para adaptar nuestro cuerpo, la alimentación y las pautas que seguimos. Entonces, ¿qué diferencias hay entre salir a correr a primera hora y a última del día?

Correr por la mañana: pros y contras

Correr a primera hora del día es una estupenda forma de arrancar la jornada. Entrenar justo antes de desayunar o ir al trabajo es el objetivo de muchos corredores, pero requiere un extra de fuerza de voluntad, porque esto también significa madrugar un poquito más y vencer la tentación de quedarse en la cama retrasando el despertador.

Lanzarse al asfalto a hacer unos kilómetros por la mañana significa salir a correr en ayunas —o casi, a menos que desayunemos antes de salir y, por tanto, habrá que madrugar todavía más—. Suele ser una forma de quemar reservas y acelerar el metabolismo, pero hay que acostumbrarse a ello y echaremos en falta esa energía si se trata de un entrenamiento exigente.

No hay un horario perfecto para salir a correr. (Pedro Moya)
No hay un horario perfecto para salir a correr. (Pedro Moya)

A nivel psicológico, correr a primera hora del día servirá para despejarnos más rápido y ordenar ideas para el resto del día. Eso sí, hay que recordar que se acaba de salir de la cama y, por tanto, la temperatura corporal es más baja: resulta fundamental realizar un buen calentamiento para adaptar el cuerpo a nivel muscular y cardiovascular.

El clima es clave para decidir si correr temprano o a última hora del día. En invierno, hará más frío a primera hora, pero en verano, con las altas temperaturas que se llegan a alcanzar conforme avanza el día, correr a primera hora puede ser la única opción para evitar el bochorno.

Por qué correr por la noche o a última hora

Una de las principales diferencias de correr cuando el día ya está avanzado es que el cuerpo lleva varias horas activo en todos los sentidos, y es por eso que diversos estudios durante los últimos años han establecido que el rendimiento puede llegar a ser mayor. La temperatura corporal ya es la normal y se rinde más, del mismo modo que la probabilidad de lesión se reduce —sobre todo comparada con la del ejercicio intenso matinal sin calentamiento—.

A nivel psicológico, hacer ejercicio a última hora se puede enfrentar de dos maneras. Por un lado, salir a correr después de todo un día de trabajo o estudio es una genial forma de despejarse, una terapia natural para liberarse del estrés con que además se mejora la forma física. Sin embargo, esto también puede ser la otra cara de la moneda, ya que también se estará más cansado y en este caso habrá que luchar contra la tentación de cenar pronto y lanzarse al sofá.

Correr de noche requiere unas medidas de seguridad extra. (iStock)
Correr de noche requiere unas medidas de seguridad extra. (iStock)

¿Qué ocurre con el descanso? Es posible que tras un entrenamiento de alta intensidad sí se tarde un poco más en conciliar el sueño, por eso sería recomendable dejar al menos una hora hasta irse a la cama para permitirle al cuerpo volver completamente a la calma. Tampoco está de más recordar que a la hora de salir a correr de noche hay que extremar las precauciones, sobre todo ser más visibles, usando elementos reflectantes en el textil o las prendas de 'running', así como luces si fuese necesario porque se va a entrenar en una zona de mayor tráfico.

No hay una 'hora perfecta' para salir a correr ni todo el mundo tiene las mismas obligaciones, compromisos o necesidades, pero no hay que olvidar que, más allá del horario, la clave es conseguir crear el hábito de salir a correr, sea en el momento que sea.

[Pedro Moya es autor del blog 'Palabra de runner']

Running

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios