El Compromiso 5-5-5, una propuesta para cambiar por completo la educación

Estamos en un momento crucial, en el que no basta con un 'Libro blanco'. Solo la movilización de todas las fuerzas sociales, incluidos los partidos, asegura el éxito

Foto:

Las leyes americanas de educación tienen curiosos títulos. En el 2001 se promulgó la 'Act to close the achievement gap with accountability, flexibility, and choice, so that no child is left behind'. Algo así como: Ley para cerrar la brecha en el rendimiento mediante la rendición de cuentas, la flexibilidad y la elección, para que ningún niño se quede atrás. Acaba de aprobarse una modificación bajo el nombre: 'Every Student Succeeds Act' (Todos los alumnos triunfan). Es una ley más ambiciosa. La primera se limitaba a garantizar que no se retrasasen. La segunda, que avancen al máximo. El ministerio austriaco de Educación ha publicado en el mismo sentido su documento:'Promoting Talent and Excellence'.

Este es el objetivo de cualquier reforma educativa: que todos los alumnos desarrollen su propio talento. Este es también el objetivo del 'Libro blanco de la profesión docente'. Nosotros somos los defensores del derecho a la educación de todos nuestros niños y niñas. Por eso, desde la escuela, tenemos legitimidad para exigir a los políticos algo más que un pacto de Estado: un “compromiso educativo con objetivos precisos y un plazo establecido”. Añade al pacto la decisión de trabajar conjuntamente para alcanzar las metas acordadas.

En este espíritu propongo a los partidos políticos el

Compromiso 5-5-5

1.- 5% del PIB como presupuesto mínimo de educación.

2.- CINCO años para alcanzar un sistema educativo de alto rendimiento.

3.- CINCO objetivos para concretar ese alto rendimiento: (1).- Reducir el abandono escolar al 10%, como nos pide la Unión Europea. (2).- Aumentar 35 puntos en la clasificación PISA, con lo que nos ponemos al nivel de Finlandia. (3).- Aumentar el número de alumnos excelentes y reducir la brecha entre el desempeño de los alumnos mejores y peores. (4) Atender a los alumnos con necesidades especiales, y procurar el éxito de todos ellos. (5).- Fomentar el aprendizaje de las destrezas para el siglo XXI, que favorezcan su desarrollo personal, la convivencia ciudadana y su incorporación al mundo laboral.

El ministro inglés de educación David Blunkett mejoró el resultado de 19.000 escuelas en una legislatura

Una vez más, repetiré que podemos exigir este compromiso porque todos los objetivos son alcanzables. Por eso, en esta semana última previa a las elecciones, lanzo la siguiente pregunta a los partidos políticos:

¿Están dispuestos a firmar el Compromiso 5-5-5?

La hoja de ruta se puede diseñar antes del verano para aplicarla el curso que viene. No hace falta cambiar la ley -eso vendrá después-, sino implicar a todas las fuerzas sociales en una movilización educativa, que ayude a cambiar la educación desde la escuela. El ministro inglés de Educación David Blunkett mejoró el resultado de 19.000 escuelas en una legislatura. El sistema educativo no se mejora desde el BOE, sino desde las aulas.

En septiembre podría comenzarse un plan de reforma de centros educativos que lo solicitaran. Supondría ayudas económicas y técnicas, ayuda de los sistemas de inspección, de los centros de formación del profesorado, de profesionales independientes si fuera necesario para ayudar a gestionar el cambio, etc. Un centro puede transformarse en tres años, y con muy poco coste. No podemos perder más tiempo.

Educación

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
39 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios