han desplazado a informáticos y economistas

Por qué los estudiantes más brillantes eligen el doble título de Matemáticas y Física

Los profesionales de estas disciplinas y de la empresa no se ponen de acuerdo: ¿es útil para la era de la digitalización o son materias redundantes?

Foto: Los exámenes de selectividad. (EFE / Quique García)
Los exámenes de selectividad. (EFE / Quique García)

¿Qué secreto esconde el doble grado de Física y Matemáticas para convertir esta titulación en la de más difícil acceso para los estudiantes? Una de las explicaciones es que hay muy pocas plazas en toda España: nueve universidades que ofertan 119 puestos. La otra es que estos alumnos de perfil altísimo enfocan sus proyectos profesionales a la banca de inversión, un trabajo muy bien remunerado en creciente expansión por el uso de los algoritmos y la inteligencia artificial para asegurar las apuestas económicas. Informáticos y economistas ya no son perfiles tan demandados, según algunos expertos, y esta doble titulación encaja en ese sector como la mano a un guante, sostienen. Sin embargo, no todos están tan convencidos de sus bondades y una de las universidades más prestigiosas, la Autónoma de Madrid, ha descartado implantarlo porque no lo ve útil.

Miguel Gutiérrez, profesor de Matemáticas, ya tiene varios compañeros en el mundo de la banca. “Ellos solo hicieron una de las licenciaturas, si a eso le agregas la física está claro que abarcas más cosas interesantes para desarrollar esa tecnología en el mundo de las finanzas”, asegura el licenciado en Exactas. “Además son alumnos brillantísimos que consiguen hacer el equivalente a las dos titulaciones, que serían ocho años, en solo cinco”, agrega, apuntando ya a una cuestión que señalan otros expertos: "Son dos títulos bastante distintos entre sí y no tan complementarios".

Encaja como un guante en los trabajos con más futuro en la era de la digitalización y se proyecta sobre sectores como la robótica

En la Universidad Complutense de Madrid exigen un 13,55 de nota sobre 14 para acceder a estos estudios. Es el podio absoluto, pero es que la segunda y la tercera posición también son para esta misma carrera, solo que en Sevilla y Santiago de Compostela. "Es una mera cuestión de la oferta y la demanda, hay pocas plazas y muchos alumnos interesados en ello", según explicaban los responsables del mayor centro universitario de España.

El doble grado de Física y Matemáticas es muy reciente y apenas hay una promoción que ya está integrada en el mercado laboral. Algunos de los responsables académicos de estas facultades auguran un futuro muy brillante de sus alumnos en tareas de investigación, en el mundo puro de la ciencia, pero la realidad es que su título encaja como un guante en los trabajos con más futuro en la era de la digitalización y se proyecta sobre sectores como la robótica, el transporte inteligente, aplicaciones informáticas, la navegación por satélite o el análisis de riesgos.

Redundantes

Para el investigador y empresario Sergio Álvarez, con una amplia experiencia en el mundo de las grandes finanzas, este tipo de dobles grados “son redundantes y no aportan gran cosa en el perfil de los chicos para la empresa”. Su visión es crítica con lo que entiende un exceso de formación poco orientada a la industria. “Casi lo más interesante de esos chicos es el filtro de entrada, con esa nota tan alta, que lo que luego puedan aprender en sí”, aventura Álvarez.

“En la banca de inversión claro que esas habilidades están muy demandadas, pero con Matemáticas ya vale, y a veces incluso también es demasiado, porque a veces lo numérico es menos importante que lo estratégico”, insiste este emprendedor y experto en inteligencia artificial, que piensa que “es un poco absurdo incidir tanto en lo mismo, sobre todo en las partes teóricas”. Para Álvarez la clave está “en cómo sean los profesores”. Sus teorías sobre la educación reglada no son muy convencionales y es partidario de "irte formando según tus propios intereses y lo que te van demandando tus retos en cada momento".

En la Autónoma se discutió si implantar este grado o no y finalmente se descartó porque no hay tantas cosas que se solapen entre las dos

Por su parte, un físico ligado a la Universidad Autónoma, tampoco se muestra muy entusiasta con el invento, aunque no exactamente por las mismas razones que Álvarez. “En nuestra universidad se discutió si implantar este grado o no y finalmente se descartó porque no hay tantas cosas que se solapen entre las dos carreras y además no tienen, en conjunto, una utilidad tan clara".

En los primeros cursos, todavía, pero luego divergen mucho y al final se van a tener que decantar por una cosa u otra”. Para este docente una de las cuestiones que hay detrás de estos dobles títulos es “un creciente interés de las universidades por captar a los alumnos mejores y con estas carreras tan atractivas desde el punto de vista laboral lo consigues”. Para este investigador "no tienen mucho que ver y son dos tipos de profesionales o investigadores distintos".

Patrones de consumo

Quien sí encuentra práctico y bien pensado el invento es el doctor en Filosofía Fernando Broncano, que estima que para uno de los trabajos con más futuro en la industria, el de trazar patrones predecibles "entre el ruido que no permite distinguir el camino", sí son muy útiles los números y estadísticas que se aprenden en la carrera de Matemáticas combinados a una formación en Física. Por ejemplo, en las unidades de inteligencia de grandes compañías. También para bancos estableciendo patrones de consumo. En estos segmentos es en los que Broncano sí halla una ventaja objetiva en poseer las dos licenciaturas.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios