"¿Alguien más se ha sentido así?"

"Echo de menos mi antigua vida": hablan las mujeres que se arrepienten de ser madres

Los hijos te cambian la vida para siempre. Hasta hace poco era un lugar común decir que para bien. Ahora algunas mujeres han decidido rebelarse contra el tópico

Foto: Mujeres que se sienten desgraciadas. (iStock)
Mujeres que se sienten desgraciadas. (iStock)

La caja de Pandora lleva varios meses abierta. Un valor hasta ahora intocable ha comenzado a ponerse en duda. Existen ejemplos que van desde las declaraciones de algunas celebridades a libros superventas; mientras tanto, en los foros de internet se empieza a hablar sin trabas del asunto. Diferentes mujeres han decidido no callar: para algunas la maternidad puede ser una experiencia sin igual, para otras, una situación que revertirían si la biología y el tiempo lo hicieran posible.

La siempre polémica Corinne Maier ya publicó en el año 2008 un libro cuyo título es toda una declaración de intenciones: ‘No Kid. 40 buenas razones para no tener hijos’. De forma más reciente declaró esta escritora a la BBC: “Tengo razones para odiar a los niños”.

En España fue la reportera Samanta Villar quien despertó este debate con un lenguaje directo con el que expresaba sus sensaciones sin cortapisas: “Todas las parejas se han imaginado alguna vez tirando al niño por el balcón porque ya no pueden más” afirmaba en marzo en el programa ‘Sábado Deluxe’. Las críticas en las redes sociales no se hicieron esperar.

23 mujeres entrevistadas, algunas de ellas ya abuelas, le confesaron en su día a la socióloga Orna Donath, que con los conocimientos y la experiencia que hoy poseen no hubieran sido madres en su día. Siguiendo la estela de esta corriente, basta consultar las opiniones de algunos foros y páginas para descubrir el arrepentimiento y la decepción que muestran muchas muejres a la hora de haber tenido hijos. Las declaraciones que vienen a continuación están extraídas de algunos hilos del portal de internet dedicado a las madres, mumsnet.

Remordimientos

“¿Alguna otra se arrepiente de haber tenido un hijo? Yo amaba mi vida anterior. Mi marido quería un niño y pospuse aquello durante mucho tiempo sabiendo que no era mi vocación”.

“Me rendí pensando que me adaptaría a la maternidad después de muchas discusiones. Era eso o dejar a mi marido a quien quería mucho”.

Hago todo lo que puedo por mi hijo, pero la maternidad me ha hecho sentir que me han sacado del mundo real

“Mi hijo tiene ahora 2 años y ha sido una lucha solitaria y desesperada. Siento que mi maravillosa vida se ha trastocado. No me veo aún como si fuera una madre. Cuido de mi hijo a tiempo completo, lo he amamantado incluso durante un año, sin embargo, me parece que todo es tan… superficial”.

“Volverá mi vida a ser normal. ¿Sentirá mi hijo mi desapego? No creó que esté deprimida, pero ¿alguien más se ha sentido así?”

“A todo esto se suma la culpabilidad extrema que siento porque tantas personas harían cualquier cosa para tener dos hijos sanos y un compañero atento. Pero me siento tan desgraciada”.

“Echo de menos mi antigua vida, tanto que a veces fantaseo con dejar a mi marido y a mi hijo. Odio jugar en el parque, me gustaría ir a una exposición. Odio ver todos los días Peppa Pig, quiero leer una novela. Odio ir a los columpios, me gustaría almorzar con los amigos. Hago todo lo que puedo por mi hijo y él es encantador. Sin embargo, la maternidad me ha hecho sentir que me han sacado del mundo real”.

Deseo de huir

“No soy una persona a la que le gusten los bebés y la dependencia de mis hijos hacia mí me resultó muy difícil. Así que volví a trabajar tan pronto como pude y encontré a alguien para que cuidara de los niños”.

“Tengo dos gemelos de 10 meses y odio mi vida”.

Tenía una gran carrera, pero decidimos tener hijos. Ahora, uno tiene una vida estimulante y el otro combate con la depresión

“Mi hija tiene ahora 12 años y las cosas son más fáciles según va haciéndose mayor, pero a veces la miro y deseo que no hubiera nacido nunca. Yo soy una madre soltera y desde el momento en que la comadrona me la entregó no viví ese amor inmediato del que tanto habla la gente. Todo lo que sentí fue el enorme peso del arrepentimiento”.

“Mi esposo trabaja en el ejército y pasa mucho tiempo fuera. Odio la monotonía, los lloros constantes y las batallas por la atención. Odio todo eso desde que mis hijos nacieron”.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

“Tuve una gran carrera seguida de un periodo como consultora independiente y bastante atareada. Decidimos, entonces, tener hijos. Ahora, uno de nosotros tiene una carrera satisfactoria, agradable y estimulante y el otro combate con la depresión a diario”.

“Adoro a mis hijos, pero yo no estaba preparada para el esfuerzo de los primeros años. Parece que nunca terminara. Estoy cansada, rota y me siento aislada. Desería tan solo haber pensado más antes de embarcarme en este viaje a la maternidad”.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
24 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios