ándate con ojo

Platos que comes en casa porque son sanos, pero que fuera engordan (y los pides)

Vas a un bar y no tienes ni idea de lo que te estás metiendo a la boca ni cómo ha sido la preparación de tu almuerzo. Descubre qué no puedes ingerir si quieres estar delgado

Foto: Ya no sé qué pedir. (iStock)
Ya no sé qué pedir. (iStock)

Si estás en plena operación bikini, no quieres engordae o estás tratando de cuidar tu salud, esto te va a intesar. Seamos sinceros: comer fuera es un desafío. No sabes muy bien qué elegir cuando almuerzas en una cafetería, bar o restaurante. Entonces eliges lo clásico: ensaladas, verduras, wraps de pollo... pero ¿y si no fuera la opción correcta? ¿Y si estás ingiriendo más calorías y grasa que si te estuvieras comiendo una hamburguesa?

Hay ciertos platos que en tu casa son muy sanos. Lavas los alimentos y los cocinas. Les añades los complementos o aliños a tu gusto. Sabes todo lo que lleva. Pero, cuando comes fuera, no tienes ni idea de lo que te estás metiendo a la boca ni cómo ha sido la preparación de tu almuerzo. Por eso, es importante que sepas que una ensalada hecha en tu hogar no es ni la mitad de sana que la que te sirven en un restaurante. Recogemos lo que tienen que hacer al respecto los expertos en nutrición:

Ensaladas

Mientras que pueden parecer una opción saludable, la mayoría están empapadas en todo tipo de salsas y aderezos altos en grasa, que ayudan a hacer este plato mucho más sabroso.

"Los almuerzos en cafeterías y comidas pueden tener el doble de calorías de un almuerzo similar que preparaste en casa debido a las salsas extras, grasas y toppings que se añaden a la ensalada", cuenta la dietista australiana Susie Burrell, quien detalla que uno de estos platos puede tener más de 800 calorías y 40-60 gramos de grasa.

Las sopas y cremas suelen estar repletas de mantequilla, azúcares añadidos y sal, a no ser que las hagamos nosotros mismos en casa

Suelen tener muchos aceites que en el fondo son endulzantes repletos de azúcares escondidos bajo otros nombres. Además, a muchas se les añade queso, un lácteo que engorda aunque esté cortado en pequeños tacos. Media taza de queso puede suponer más de 250 calorías y 20 gramos de grasa. No muy lejos de algunas porciones de tarta. No te prohibas todo el queso, pero vigila la cantidad u opta por su versión light.

"Para controlar las calorías de la comida, que deben estar entre 350 y 500, lo mejor es que lleves almuerzo preparado en tu casa o que compruebes la información nutricional de lo que has pedido", añade la dietista a 'The Daily Mail' ,

Sopas o puré de verdura

Unas de las estrellas de estos platos de cuchara son las sopas y cremas. Las comemos de pollo, de verduras o marisco, pensando que son supersanas, pero en realidad no lo son. A no ser que las hagamos en casa, estos preparados suelen estar repletos de mantequilla, azúcares añadidos y sal. "Debemos permanecer lejos de este tipo de cremas y sopas", asegura la nutricionista Tracy Lesht a la web de salud 'Prevention'. Si te encantan, y quieres comerlas sin morir en el intento, debes hacerlas tú mismo, en casa.

No obstante, una vez al año no hace daño. Si eres un apasionado de las cremas y sopas y no puedes evitar pedirte una cuando acudes a un restaurante, debes elegir bien. Como es difícil saber cuál es la opción más saludable, Lesht ha detallado las cinco que nunca debes pedir cuando comes fuera de casa, a no ser que quieras volver a tu sofá rodando y con la salud dañada.

Café

Uno de los errores más grandes que hacemos es olvidarnos de todas las calorías que puede contener nuestro café mañanero. Con leche convencional, desnatada, de soja o de almendras, más una, dos o media cucharada de azúcar o edulcorantes light. Los ingredientes añadidos a tu café aportan unas cuantas calorías extra sin que seas consciente de ello.

Además, muchas personas sustituyen un desayuno equilibrado y completo por un tazón grande de café con leche comprado, pensando que es más sano, pero es un completo error. En primer lugar, el desayuno es la primera comida del día, encargada de romper con el ayuno nocturno y que proporciona alrededor del 25% de la energía diaria, de ahí que sea considerada 'la más importante' de la jornada.

Las ensaladas en cafeterías pueden tener el doble de calorías que una similar que preparaste en casa debido a las salsas extras, grasas y toppings

Nutricionistas expertos señalan en 'News' que en muchos casos se utiliza este excitante como acompañamiento de los almuerzos o meriendas. "Un café con leche puede tener tantas calorías como una rebanada de pan tostado así que debe ser contabilizado como un elemento más de una comida o como un aperitivo aparte", comentan. La solución: deja claro que no quieres extras en tu café, o, mejor aún, tomar té o café solo.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios