Y SIN ALMOHADA NI COJÍN

"Estuve durmiendo en el suelo durante una semana y esto es lo que pasó"

Tras conocer lo que tenía que decir la experta en alivio del dolor Katy Bowman, Paul decidió que era hora de probar una nueva forma de descanso nocturno

Foto: Quién quiere una cama... (iStock)
Quién quiere una cama... (iStock)

Con el calor que hace en España es difícil pegar ojo. Por eso no es tan raro que muchos hayamos pensado dejar la cama y tirarnos en el suelo de la cocina o el baño, que está más fresquito. No pongas cara de loco, si no lo has hecho aún es porque no has visto el momento o porque crees que al día siguiente te dolerá todo el cuerpo.

Paul Kita. (Twitter)
Paul Kita. (Twitter)

Bueno, pues hay quien sí se ha tirado al suelo. Y durante una semana completa. Se llama Paul Kita, y es editor de 'Men's Health', donde ha narrado su historia. Lo primero que te preguntarás es qué ha llevado a este buen hombre a dejar su cama. Todo surgió a raíz de una conversación que tuvo con su mujer, quien le habló de Katy Bowman, una experta en alivio del dolor y que tiene varios libros, como 'Movement Matters and Move Your DNA'.

"Vivimos una vida excesivamente amortiguada. Nos sentamos en las sillas en el trabajo, en los sofás frente a la tele, y dormimos en colchones gruesos por la noche", asegura Bowman, quien añade que todo eso no nos hace nada bien. De hecho, ella misma ha dormido en el suelo, sin colchón, durante tres años y medio, tiempo en el que descubrió todos los beneficios de esa actividad: "Duermes mejor y logras una calidad de suelo más profunda y reparadora".

No puedes dejar el colchón de repente y tirarte al suelo: hay una serie de pasos intermedios que debes seguir para completar el proceso con éxito

A la experta ni siquiera le gustan los colchones último modelo hipercaros con 'memory foam', pues "son limitadores del movimiento. Te encierran en una posición, lo que prohíbe el giro natural del cuerpo. Las molestias y dolores que la mayoría sufre tras despertarse se deben a que no se mueven durante horas por las noches". ¿La solución? Dormir sin colchón. "Fortalecerás los músculos, ya que estarás ejerciendo presión sobre todas las partes de tu cuerpo. Es como darte un masaje durante toda la noche". Bowman llama a esto "descanso dinámico".

Cómo dormir en el suelo, por pasos

Si finalmente has decidido intentarlo y tirarte al suelo, hazlo bien.

1) Cambia de lado del colchón

La experta recomienda que primero, antes de dejar el colchón, te cambies de lado. Es decir, que si siempre dormías a la derecha, te pases a la izquierda. Al principio te sentirás raro, pero a la tercera noche verás que duermes mucho mejor.

2) Cambia de habitación

Una vez tengas esto dominado, debes cambiar de habitación, y de colchón. "Piensa en ello como un entrenamiento". Paul Kita se fue a la habitación de invitados. Los primeros días sentía como si le hubieran desterrado de su cama por haber cometido un 'pecado marital', pero al cabo de 72 horas se adaptó a dormir solo sin problema.

3) Deja la cama

Es hora de dejar el colchón. Hazte con algo de gomaespuma y ponlo en el suelo. Ya estás preparado para dormir fuera de la cama. Puedes comenzar con un saco de dormir. "La primera noche no fue tan horrenda como pensé. Me desperté un par de veces, confundido en cuanto a si estaba descansando en el suelo de la habitación de invitados o en una prisión de Camboya", cuenta con gracia Paul. "Mi mujer estaba encantada. De hecho me decía que iba a ser difícil que volviese, pues decía que se esparcía por la cama cual estrella de mar".

Paul durmió bien encima de su superficie de gomaespuma, pero asegura que no sintió mucha diferencia entre descansar en la cama y en el suelo

4) Deshazte del cojín y del saco de dormir

La etapa final del proceso consiste en dejar el cojín, lo que no le gustó mucho. "Cuando te despiertas, debes sentirte como si hubieras hecho ejercicio", dijo. "Me sentí como si un grupo de niños agresivos hubieran pasado las últimas ocho horas golpeando de la cabeza con los pies". Sin embargo, siguió adelante. Quitó el saco de dormir, dejando solo unos centímetros de relleno de gomaespuma entre él y el suelo. Durmió así una semana.

El veredicto: ¿recomendable o no?

Tras el experimento, Paul Kita narra lo que sintió:

  • No tenía un sueño más tranquilo y profundo.
  • Durmió bien.
  • No necesitaba café.
  • No notó diferencias entre la cama y el suelo.
  • No le dolía la espalda.

Así pues, este atrevido aventurero recomienda la experiencia a todos. Además, si no te gusta, asegura, siempre puedes volver a tu cama y verla con otros ojos.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios