que no te tomen por tonto

Los signos que delatan que tu compañero de trabajo es una garrapata

Si tú no tienes una de esas ratas cerca en tu empleo es posible que lo seas tú o, la opción más viable, que no la has sabido identificarla aún. No te preocupes. Ahora puedes

Foto: Ándate con ojo. (iStock)
Ándate con ojo. (iStock)

La vida no es perfecta, y mucho menos en el trabajo. Aunque nos sentimos afortunados de tener un puesto, siempre hay algo de lo que quejarnos. El jefe, la dinámica, el sueldo... y los compañeros tóxicos. Todos tenemos a uno cerca que desearíamos hacerlo desaparecer o, como mínimo, decirle un par de cosas claras a la cara. Pero somos profesionales y nos callamos.

Si tú no tienes una de esas 'garrapatas' cerca en tu empleo es posible que lo seas tú o, la opción más viable, que no la has sabido identificarla aún. No te preocupes. Tenemos una guía completita que revelará quién es la garrapata de tu trabajo. Podrás saber quién es y andarte con cuidado cuando intercambies conversación o asuntos con ella. Si ya tienes identificado al compañero tóxico y, en target coloquial, capullo, estas señales te ayudarán a cerciorarte de tus sospechas.

1) Exceso de confianza

Los compañeros tóxicos son muy agradables y siempre parecen dispuestos a escucharte. Te reciben con buena cara y normalmente con una sonrisa. Nunca parece que les moleste que les interrumpas en su labor. Así, poco a poco, se ganan tu confianza, asegura el doctor Willam Hirstein en 'Psychology Today', quien afirma asimismo que estos individuos tienen demasiada confianza en sí mismos. Se creen mejores que el resto, aunque normalmente sean unos 'losers'.

El 'compañero capullo' de tu empresa nunca reconocerá haberte vendido o criticado, aunque le enseñes las pruebas o le pongas contra las cuerdas

2) Es un mentiroso patológico

Una vez que empiezan no pueden parar: mienten por todo. A veces son tonterías, como qué han comido o qué han hecho el fin de semana. Se lo inventan, si no todo, sí una parte. U ocultan información personal deliberadamente. A diferencia de la gente normal, a estos seres no les importa si su mentira se descubre, pues solo tendrán que volver a engañar para solventar haber sido cazados.

3) Intrusivo

Los 'psicópatas laborales' son intrusivos, esto es, normalmente ocupan un puesto para el que no se prepararon de antemano. Por ejemplo, alguien que estudió Marketing y acaba trabajando de redactor en un periódico; o, algo mucho más común, suelen ser jefes o encargados cuando claramente no están preparados para ello.

4) Exagera el dramatismo

El mal compañero se inmiscuirá en tu vida privada ignorando cualquier límite. Tratará de averiguar tu estado civil, tu lugar de residencia y hasta con qué pasta te lavas los dientes. La información es poder, y ellos lo llevan a la máxima expresión. Se meterán en tu vida personal ignorando cualquier tipo de límite. Además, exageran el dramatismo de cualquier situación, haciendo una montaña de un grano de arena.

5) Es incapaz de ejercer autocrítica

Son incapaces de ejercer la autocrítica. Los responsables de sus problemas siempre son los demás, nunca ellos, y no dudan en culparlos directamente. Al igual que los narcisistas, son personas egocéntricas que solo buscan su propio bien. Alardean de que hay que cumplir las normas sociales y laborales, aunque se les olvida cuando se trata de aplicárselo a sí mismos. Se sienten inmunes ante cualquier crítica que pueda surgir de su modo de trabajar o de su vida privada.

6) Es criticón e infeliz

Tienden a ser hipercríticos, maximizando siempre los aspectos negativos de cualquier cosa o persona, así como de sus propias vidas. Son quejicas e insatisfechos crónicos. Rara vez encuentran algo que sea de su verdadero agrado, mientras que valoran a casi todo el mundo de forma negativa, como si fuesen adversarios. Además, son pesimistas por naturaleza, siempre ven el vaso medio vacío.

7) Es astuto y manipulador

Sin apenas darnos cuenta, con el tiempo logran desarrollar una gran capacidad de manipulación hasta convertirse en maestros del arte de intoxicar, consiguen que sus problemas se conviertan en los nuestros. Son maestros en la manipulación y el engaño, lo que les ayuda a mantener su posición de 'número uno' en la empresa. Esta gente se atribuye todos los méritos, y cuando algo va mal no dudan en endosar el muerto al primero que tengan delante.

Son incapaces de ejercer la autocrítica. Los responsables de sus problemas siempre son los demás, nunca ellos, y no dudan en culparlos

8) Eran de los malos en el colegio

Andrew Faas, autor de 'The Bully's Trap' asegura que la mayoría de los psicópatas laborales eran matones en el patio de colegio. "Lo que se les permitió hacer en su época de niños lo adaptan a su entorno laboral", asegura, recoge 'The independent'. Cuando eran niños mentían, robaban, faltaban a clase, abusaban de sustancias o perdieron su virginidad pronto.

9) Imita las emociones, pero no las siente

Los psicópatas pueden imitar eficazmente las respuestas emocionales, pero no pueden sentirlas. La mayoría son maestros de la manipulación y personas de dudosa honradez incapaces de percatarse de su verdadera naturaleza hasta que el daño ya está hecho.

10) Nunca muestra remordimiento o culpa

Estas ratas no se preocupan por las consecuencias de sus acciones, no importa lo mal que afecten a los demás. Mientras que sus amigos y familiares pueden ser física o emocionalmente perjudicados, este ser normalmente desviará la culpa con excusas que él mismo se creerá. Por ejemplo, te venderá al jefe con la excusa de que lo hacía por el bien de la empresa, o te cargará con culpas que ha cometido él.

11) Tiene mal genio

Van de majos y agradables pero en su interior se está librando un incendio. Tienen mal genio, están como amargados, y la tontería más pequeña puede encender su cólera hasta límites insospechados. A veces se enfadan por cosas que ni siquiera les repercuten a ellos mismos, como por ejemplo que llegues tarde o que te saltes una tarea. Asimismo, discuten a cada instante. Nunca están de acuerdo con los demás y critican cualquier situación, por muy intrascendente o insignificante que parezca.

12) Nunca va de cara

El 'compañero capullo' de tu empresa nunca reconocerá haberte vendido o haberte criticado delante de otros. Nunca jamás, aunque le enseñes las pruebas o le pongas contra las cuerdas, él no cederá. Se cree su mentira hasta el fondo y la lleva hasta el final.

13) Se aburre a menudo

Se queja constantemente de lo aburrido que está en el trabajo y de lo poco que le gusta su labor. Ojo, solo se desahogará delante de sus allegados, nunca enfrente de quien puede despedirle o usar esa información en su contra. Nada les motiva del todo, lo que podría explicar su psicopatía, tal como informa 'Business Insider'.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios