cambia las bombillas por led

El 'aire acondicionado' más barato: trucos caseros para refrescar la casa y poder dormir

Cuando no se puede comprar un aparato de frigorías, la mejor opción es recurrir a los trucos caseros para que la casa rebaje su temperatura

Foto: Te contamos cómo refrescar la casa para que no tengas que dormir con la cabeza en la nevera (iStock)
Te contamos cómo refrescar la casa para que no tengas que dormir con la cabeza en la nevera (iStock)
Autor
Tiempo de lectura3 min

El aire acondicionado se ha convertido en el mejor aliado de muchos durante un fin de semana en el que el calor ha estado más que presente. Después de que el termómetro subiera hasta cotas poco tolerables por los comunes mortales, las familias se han preguntado seriamente si deberían comprar un aparato de aire para rebajar el mercurio unos cuantos grados.

La ola de calor ha puesto el aire acondicionado tan de moda que, en el momento de redacción de esta noticia, incluso era el tema más buscado en Google: 'aire acondicionado' era el asunto que más atención acaparaba en España en el buscador de Silicon Valley –junto a Puerto Rico y Diego Costa–.

El calor puede convertirse en un gran enemigo (iStock)
El calor puede convertirse en un gran enemigo (iStock)

Si comprar un aparato de aire acondicionado no está entre tus posibilidades económicas o quieres evitar en la oficina las clásicas guerras por la temperatura, echa un vistazo a estos consejos para evitar que la casa o el lugar de trabajo se convierta un horno cuando el sol apriete.

  • Persianas cerradas: bloqueando la entrada del calor a través de las persianas se consigue que las altas temperaturas del exterior no penetren en el interior de las habitaciones. Casi el 30% del calor que entra en las viviendas se realiza a través de las ventanas, así que es mejor mantenerlo a raya bajando las persianas.
  • El clásico ventilador: hace ruido y no es igual de eficaz que el aire acondicionado en términos de cantidad de frigorías, pero el ventilador es el gran aliado contra el calor. Además, encenderlo es mucho más barato que darle al botón de 'on' del aire acondicionado.
  • Ventila por la noche: puesto que las noches son el momento del día en que menos calor hará, aprovecha para abrir puertas y ventanas cuando se oculte el sol.
  • Bombillas por LED: las clásicas bombillas incandescentes aportan mucho calor a la estancia cuando se mantienen encendidas. Para evitarlo, puedes cambiarlas por luces LED.
  • Evita los electrodomésticos: siempre que sea posible, mantén fuera de uso aparatos como el horno, el lavavajillas o incluso el secador de pelo.
Un aparato de aire acondicionado (iStock)
Un aparato de aire acondicionado (iStock)

Cómo conciliar al sueño

Cuando el calor se instala en la casa parece imposible conciliar el sueño. El descanso no forma parte de la rutina nocturna y, al despertar, parece que una apisonadora nos haya pasado por encima. Para evitar estos desastres matinales y conseguir dormir sin aire acondicionado, estas son algunas pautas que conviene tener en cuenta.

  • Tejidos ligeros: olvídate de la seda, la lana o el satén. Lo mejor para los pijamas de verano es el algodón.
  • Olvida el alcohol: las altas temperaturas son perfectas para comenzar a olvidarse del alcohol porque, además de resultar nocivo para la operación bikini, también empeora la calidad del sueño.
  • Agua fría: bebe mucha agua para evitar la deshidratación… también por la noche. Puedes meter una botella en el congelador durante el día y sácala un poco antes de irte a dormir. Así se irá descongelando mientras duermes y te refrescará en caso de que necesites agua para seguir durmiendo.

Los 'peligros' del aire acondicionado

Si eres de los que tendrás que volver a recurrir al abanico cuando suban las temperaturas, piensa en positivo: estarás evitándote un buen número de resfriados y otros problemas asociados a su uso –como el aumento del consumo energético–. Tos, faringitis, rinitis, asma, neumonía, dolores de cabeza, contracturas musculares, lumbalgia y cervicalgia son algunas de las consecuencias derivadas de su utilización.

Además, la falta de higiene que suele ser habitual en los filtros de los aparatos puede contribuir a propagar virus, provocar infecciones respiratorias o incluso derivar en problemas gastrointestinales.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios