la precariedad trabajando

"¿Un imprevisto? Imposible": así es el 40% de españoles que no tiene para un extra

A pesar de tener trabajo y unos ingresos cercanos a la media (1.600 euros), cuatro de cada diez españoles afirma que no llega a fin de mes y no podría afrontar una factura sorpresiva

Foto: Una mujer saca dinero de la cartera. (iStock)
Una mujer saca dinero de la cartera. (iStock)

Primero, unos datos: el salario medio de los españoles es un 15% más bajo que el sueldo promedio de los 28 países de la Unión Europea. La cifra exacta es 1.636 euros al mes, según el Monitor de Adecco. Lo que supone perder dos décimas de capacidad de consumo con respecto al año precedente. Si tomamos los últimos cinco años, ahora tendríamos unos emolumentos medios de cinco euros más. Y los datos macroeconómicos, mientras tanto, cabalgan enlazando cifras de crecimiento: algo no cuadra.

¿Qué pasa cuando un español tiene que abordar un imprevisto de 400 euros? Depende de qué español, claro. Pero si en Estados Unidos un estudio cifra en casi un 50% a los ciudadanos que no podrían afrontarlo, en España debe ser muy semejante. La encuesta del INE de 2014, la última disponible, cifraba en el 41% las familias que no podían hacer frente a un pago con el que no contaban previamente. Y no solo afecta a aquel 28% que el propio INE estima que está en peligro de exclusión. También afecta a aquellas personas que, precisamente, perciben una remuneración semejante a la del salario medio español.

No puedo ni pagar los recibos atrasados de autónomos, debo dos meses de alquiler y un imprevisto sería una tragedia

Laura Ramón, pantalones floridos de un bazar chino, se mueve un poco por encima de ese salario. Es traductora autónoma para una multinacional del sector y factura cerca de 1.600 euros mensuales. No llega a fin de mes, así que la carcajada al plantear el juego de qué pasaría si tuviera que pagar 400 euros con los que no contaba es considerable en cuanto a decibelios. “No puedo ni pagar los recibos atrasados de autónomos, debo dos meses de alquiler y, desde luego, sería una tragedia imposible de abordar sin pedir dinero prestado”, explica esta mujer con dos hijos a su cargo y especialista en rebuscar en las ofertas de los supermercados más baratos. Su caso, el de tener deudas de pagos fijos, lo comparte con el 10% de los españoles.

“Me hace gracia cuando la gente, al saber lo que ganas y que no llegas a fin de mes, te reprocha que no te sabes organizar”, coge carrerilla. “Solo las excursiones y las cosas de los niños se llevan un montón de dinero con el que no contabas”, replica, al tiempo que recuerda que no sale a cenar o de vacaciones desde hace más de tres años: “Y ni aún así me da”.

Fraccionar con la tarjeta

Marisol, empleada de banca en Caixabank, se pasa la vida observando cómo las cuentas de sus clientes pasan de la nómina al cero con el paso de las semanas, aunque "hay de todo", advierte. "El perfil es importante, aunque las familias con un solo sueldo y con hijos sí que suelen tener dificultades para llegar". Lo que hace la gente cuando le surge un imprevisto de 400 o 500 euros y no lo puede pagar, explica esta bancaria, es "fraccionar el pago en tres o cuatro meses con la tarjeta de crédito".

Otros datos: el umbral de la pobreza relativa es de 1.436 euros para una familia con dos hijos. Y otro más: uno de cada tres trabajadores percibe un salario inferior a mil euros. “Los perfiles de familias enteras, no desestructuradas, son el que más ha aumentado durante estos años a la hora de pedir ayuda”, precisan desde Cáritas a través de uno de sus responsables de estudios, Guillermo Fernández. “Ese colectivo no tenía conciencia de sus problemas, excepto cuando empezaron a agudizarse sus dificultades económicas, aunque cobrasen un sueldo”, prosigue. “Si le surge un imprevisto, como arreglarse una muela, pueden optar por afrontarlo y no llegar a fin de mes o por eludirlo y empezar a tener otro tipo de problemas más allá de lo económico”, reflexiona Fernández.

“Han parado el golpe de la crisis, pero no tienen ningún colchón para aguantar cualquier envite”, dice un experto de Cáritas

“Hay gente que ha parado el golpe de la crisis, pero no tiene ningún colchón para aguantar cualquier envite”, insiste este experto, que, sin embargo, quiere recordar que “los más perjudicados siguen siendo los que están más por debajo, viviendo ya en la marginalidad o bordeándola”. Y que son estos, sin olvidarse de otras tipologías, quienes deben centrar principalmente los esfuerzos de ayudas económicas o sociales.

Electricista desde la adolescencia y siempre en la misma empresa, Miguel Albo, de 50 años, gana cerca de 1.200 euros al mes. Su mujer, enfermera, gana poco más de 800. “Si ahora tuviera que pagar 400 euros, pues no los pagaría y ya está”, resume este hombre que abona todos los meses su cuota de hipoteca y un seguro médico privado. “No ahorro nada. Antes de la crisis sí ahorraba porque cobrábamos sobres en negro de vez en cuando y con eso ibas guardando una parte, pero ahora con el sueldo que pone en el contrato, suficiente con sobrevivir y poder tomar el vermú los domingos”.

Vivir al día

Javier Martínez es profesor de Secundaria desde hace más de 20 años. Su cuenta sigue vaciándose hasta el cero cada mes. “Ya me ha pasado, se me estropearon las pastillas de freno del coche y tuve que pedir 500 euros prestados a un amigo. Luego, con la paga extra de verano lo devolví”. En definitiva, el grueso de los asalariados de rango medio en España viven al día. Deciden sus gastos en función de sus ingresos y excluyen el ahorro como una posibilidad. Si surge algo los pilla desprevenidos y les descabala las cuentas completamente.

Por último, más datos: la comunidad autónoma con mayor retribución media en España es el País Vasco con 1.941 euros; le sigue Madrid con 1.932. Las últimas son Galicia: 1.446; Canarias, 1.402; y cierra Extremadura con 1.333. Con respecto a los países europeos la cifra más alta es la de Dinamarca (3.637 euros). La brecha salarial entre España y Alemania es de más de 900 euros, por ejemplo. Pero no solo el país gobernado por Angela Merkel nos supera con amplitud. También Irlanda, con cerca de mil euros más al mes de media que España (2.668 frente a 1.636).

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios