no puedes seguir sin hacerlo bien

Las 5 posturas sexuales que tienes que dominar al dedillo: funcionan

No puedes pasar al siguiente nivel en el sexo si ni siquiera dominas lo esencial. Aquí tienes la ESO del coito, las 5 posiciones que cualquier ser humano tiene que saber hacer

Foto: Estos ya van por el siguiente nivel. (iStock)
Estos ya van por el siguiente nivel. (iStock)

Puedes no tener ni idea de practicar sexo oral. Te perdonamos que no sepas nada del 42 ni del 68, pero lo que no es eximible es que no domines las posturas sexuales básicas. Tanto si estás empezando como si llevas años practicando el coito, has de tener interiorizadas unas nociones básicas. El misionero, el perrito o la cucharita son posiciones que, a tu edad, deberías conocer a la perfección.

Parecen sencillas, pero tienen su truco. Si percibes que tu pareja no goza lo suficiente o te ves muy pez en la cama al hacer lo básico, no te preocupes. Sigue leyendo y te contamos cómo realizar las cinco posturas sexuales premium:

1) Misionero

Esta posición es de las mejores para alcanzar el orgasmo. Ambos están en una posición cómoda que les permite concentrarse en su pareja y asegurarse de que está recibiendo lo que necesita.

Es una de la posturas más clásicas, aunque, como ya vimos, admite numerosas variaciones. Su funcionamiento es muy simple: ella abre sus piernas y él la penetra. Las miradas de ambos se buscan de manera voluntaria y todo se vuelve más consciente. El acto sexual se convierte en un momento mágico que va más allá de un simple coito.

2) Perrito

Esta posición permite llevar a cabo una penetración más profunda, lo que significa una mejor oportunidad para alcanzar el orgasmo y estimular el punto G. La mujer se apoya sobre las rodillas y manos, al tiempo que el hombre introduce su miembro por detrás. Los movimientos de cadera ayudarán a provocar el orgasmo en la mujer. Si se desea llegar a un intenso clímax, ella puede estimularse o el hombre tocará las zonas erógenas de ella, dando rienda suelta a la fantasía de dominación, muy apropiada en esta postura de connotaciones animales.

3) Boca abajo

Con ella arrodillada de espaldas como en el clásico 'perrito', pero con los hombros apoyados en la cama, lo que provocará más fricción entre tu miembro y su punto G o algún lugar cercano (depende del tamaño exacto de tu pene).

Si ella está apoyada con las manos en lugar de los hombros, es decir, en 'doggy style' tradicional, también está bien. Otra variación es la denominada 'carretilla': él sigue erguido sobre las rodillas y ella, de cara, le rodea con las piernas y apoya la cabeza en la cama. Esto aumenta la conexión con el clítoris.

4) Cucharita

Además de dormir también se puede hacer el amor en esta postura. La 'cucharita' es muy sencilla de llevar a cabo: la pareja se echa de costado, el hombre detrás de la mujer, colocada en posición fetal. Él la rodeará con sus brazos, y ella se sentirá totalmente arropada y querida por su pareja. El grado de penetración dependerá del ángulo formado entre el glúteo y la rodilla de la mujer, que podrá aumentarlo o disminuirlo a su gusto. Para maximizar el placer al realizar esta posición ella debe mantener las piernas muy juntas, lo que estimula el clítoris y el punto G.

5) Vaquera

Ella se pone encima y comienza a "cabalgar" sobre él. La postura procura un placer intenso pues facilita la penetración casi en su totalidad. Además es posible practicarla a la inversa, la mujer no tiene por qué mirar al hombre, puede ponerse de espaldas a él. Tampoco es necesario que cada pierna de ella se encuentre a ambos lados sentada a horcajadas, sino que puede mantener las dos extremidades en el mismo lado.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios