otro punto de vista

El secreto de la felicidad del que nadie te había hablado hasta ahora

Una nueva investigación realizada por la Universidad de Harvard ha puesto de relieve algo que no sabíamos sobre ese anhelo que desde años venimos buscando los seres humanos

Foto:

Siempre se ha hablado de la felicidad. Sobre lo que realmente es, cómo se consigue o qué le ocurre a la gente que cree haberla hallado. Algunos dicen que es un fin, otros un medio y otros una consecuencia. Los hay que aseguran que es una utopía, y que solo se consigue a través del dinero. Uno de los últimos estudios científicos realizados al respecto, elaborado por los Premio Nobel Daniel Kahneman y Angus Keaton, llegó a la conclusión de que la felicidad estaba intrínsecamente relacionada con la cuenta corriente; en concreto, determinaron que a medida que aumentaban los ingresos de las personas, se incrementaba asimismo su satisfacción con la vida.

Sin embargo, todos sabemos que el dinero no da la felicidad... ¿no? Queremos ayudarte a responder seguro a esta pregunta con un estudio realizado por la Universidad de Harvard, recogido por 'Psychology Today'. El autor principal de la investigación, Jonathan Phillips, expuso dos situaciones de la misma joven, llamada Sarah.

Sentirse bien no es suficiente para ser feliz. Según los investigadores, la mayoría pensamos que la felicidad implica llevar una vida buena moralmente

"Imagina a esta joven, quien después de ir a la escuela de enfermería durante varios años consiguió trabajo en un hospital de niños. Atiende a muchos pequeños a lo largo del día. Es, de hecho, el trabajo que siempre ha querido. Cada día, Sarah se siente bien, y por norma general experimenta emociones agradables. Al respecto, es raro que alguna vez sienta cosas negativas, como tristeza o soledad. Cuando Sarah piensa en su realidad, siempre llega a la misma conclusión: se encuentra muy satisfecha con su forma de vivir".

Ahora, el autor del estudio plantea dos razones diferentes que explican por qué esta joven imaginaria se siente tan feliz:

  1. "La razón por la que Sarah se siente de esta manera es porque ayuda a los niños enfermos y les da vitaminas que les ponen bien. Sarah realmente no sabe a cuántos ha ayudado, pero le gusta pensar en ello cuando se acuesta por la noche".
  2. "La razón por la que Sarah se siente así es porque envenena a los niños enfermos dándoles vitaminas que tienen pesticidas. Sarah realmente no sabe cuántos niños han muerto por su culpa, pero le gusta pensar en ello cuando se acuesta por la noche".

Los investigadores presentaron esta historia a los participantes del estudio, y les pidieron que calificaran el nivel de felicidad de las dos Sarahs. ¿Adivináis qué pasó? Efectivamente, la joven de la primera historia fue calificada como "muy feliz", y la de la segunda fue tachada como "infeliz". ¿Por qué, si ambas se sienten bien con su labor? ¿Por qué la gente piensa que Sarah 1 es más feliz que Sarah 2?

La respuesta parece clara: sentirse bien no es suficiente para ser feliz. Según los investigadores, "los resultados de este estudio sugieren que la influencia del valor moral en las evaluaciones de la felicidad es muy poderosa". Es decir, la mayoría de nosotros pensamos que la felicidad implica llevar una vida buena moralmente.

Es probable que pienses que la felicidad implica llevar una buena vida. Y una buena vida incluye ser una buena persona, una persona moral. Si el éxito profesional y el dinero no pueden comprar una vida moral, entonces nada puede comprar la felicidad, solo hacer el bien.

¿Los españoles somos felices?

Según la reciente 40ª encuesta mundial End of Year (final de año), impulsada por la asociación líder en todo el globo en investigación de mercado y sondeos, la Worlwide Independent Network of Market Research / Gallup International (WIN/GIA), el 59% de los españoles se confiesa feliz. A nivel global, el 68% de los individuos se declara satisfecho, dos puntos más que a finales de 2015. En Europa occidental, el volumen de contentos con su vida es del 56% y el de infelices, del 11%.

Según la encuesta mundial End of Year, más de la mitad de los españoles encuestados (el 59%) se confiesa feliz con su vida

Pero si atendemos a la citada investigación de Harvard, que uno se sienta satisfecho con su vida no significa que sea realmente feliz. En ese caso, la felicidad se puede aprender y buscar, pues solo consistiría en sentirse bien con uno mismo, con lo que hace, y que todo ello sea moralmente aceptable por la sociedad.

La felicidad es un proceso y no una meta. No tenemos que concentrarnos en la falta, sino en la posibilidad. No es solo trabajar para uno mismo, sino también hacer cosas buenas para y por los demás. Unas premisas que poco o nada tienen que ver con lo que nos habían contado hasta ahora sobre​ de la felicidad.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios