no eches piedras sobre tu propio tejado

Los 8 peores alimentos para quemar grasa (con mucha diferencia)

Te saltas tu dieta estricta de vez en cuando para consumir algo dulce o con mucha grasa. Ojo, puedes hacerlo, siempre y cuando no elijas algo de esta lista

Foto:

Estás a dieta pero a veces pecas. Tanto arroz y pollo hacen que de pronto un día te entre un deseo irrefrenable de un helado, un refresco, patatas fritas o un trozo de pizza. Está bien que te permitas algún capricho culinario dentro de tu régimen, pero has de hacerlo de forma inteligente, ya que no es lo mismo tomarse un cachito de chocolate negro que un donut. ¿La razón? Además de la diferencia de calorías entre ambos, hay un grupo de alimentos que estancan tu proceso de pérdida de grasa. Es decir, entre los malos, los hay peores y mejores.

Los nada recomendables por los nutricionistas provocan inflamación en el cuerpo, desequilibran el sistema hormonal, hacen trabajar al hígado más de la cuenta, entre otras cosas, que hacen que todos tus esfuerzos por perder peso se vayan por la borda con el primer bocado de esta 'comida prohibida'. Son los siguientes:

1) Helados envasados

Ahora con el calorcito a todos nos apetece un helado, sobre todo después de una comida copiosa o para acompañar una tarde agradable en una terraza. Los expertos en nutrición de 'Prevention' desaconsejan su consumo, sobre todo a alguien que está tratando de perder peso, ya que "los helados de hoy están repletos de azúcar, grasas trans, colorantes artificiales" y muchas otras sustancias químicas dañinas para el cerebro y el sistema nervioso. En concreto, se refieren a las neurotoxinas que aunque pienses que no afectan a tu peso, sí lo hace.

Los zumos de frutas envasados suelen contener grandes cantidades de azúcar y agua, y en el caso de contener zumo natural, ha perdido sus vitaminas

Nuestro cerebro debe mantener un correcto equilibrio de productos químicos que controlan los procesos metabólicos. Por ello, si quieres tomar un helado sin dañar tu salud y a la vez seguir perdiendo peso, debes hacerte este dulce tú mismo, pues "es la mejor manera de complacerte sin exponerte a productos químicos peligrosos".

2) Zumos de frutas

Los que están a la venta suelen contener grandes cantidades de azúcar, agua y sabor artificial o en el caso de contener zumo natural, ha perdido parte de sus vitaminas. Es más saludable beber un zumo de fruta recién hecho o comer fruta.

3) Bacon

Aunque muchos lo incluyan en su dieta diaria, sobre todo aquellos que siguen regímenes basados en proteínas y grasas, el bacon no es bueno para la salud ni para la figura. Según la investigación publicada en la revista 'Circulation', el consumo diario de carnes procesadas saladas como el tocino puede aumentar en un 42% el riesgo de padecer enfermedades del corazón y un 19% el de diabetes.

Al respecto, un estudio en la Universidad de Columbia encontró que comer bacon 14 veces al mes estaba vinculado a un aumento significativo del riesgo de enfermedad pulmonar.

4) Donuts

En comparación con los bollos envasados, un donut fresco puede no parecer (tan) malo, pero la mayoría tienen un 35-40% de grasas trans, las cuales están vinculadas a la obesidad, a las enfermedades del corazón y del cerebro, así como al cáncer. Todo ello sin contar con todo el azúcar y aditivos alimentarios que la mayoría de donuts contienen. Uno de tamaño medio contiene nada menos que 300 calorías; dosde Panrico tienen 412 Kcal (50 gramos), de las cuales casi la mitad son grasas y la otra mitad carbohidratos.

5) Refrescos

La mayoría presentan un alto contenido en azúcar, lo que puede favorecer la diabetes si se consume diariamente y en grandes cantidades. Los etiquetados como 'light' (o “cero”) tampoco se salvan: son una bomba calórica de imprevisibles consecuencias si se consumen de forma habitual. Los principales responsables del sabor dulce de los refrescos son la fructosa y el jarabe de maíz, dos componentes que la Asociación Americana del Corazón ha identificado como unos de los principales culpables de la obesidad y, por tanto, de las enfermedades cardiacas.

Los helados de hoy están repletos de azúcar, grasas trans, colorantes artificiales y sustancias químicas dañinas para el cerebro y el sistema nervioso

Beber una lata de refresco convencional equivale a ingerir tres sobres de azúcar y entre 100 y 130 calorías. Los peores son los de cola que, además de todo lo citado, contienen cafeína, cuyo abuso conduce a problemas de ansiedad e insomnio, y contienen ácido fosfórico, que en cantidades elevadas puede causar un efecto desmineralizante del hueso. Las bebidas energéticas, pese a tener diversos efectos secundarios cada vez más criticados, tienen por lo general menos calorías, en torno a 45 Kcal por cada 100 ml.

6) Cereales

Jody Braverman recoge en 'Live Strong' el top 10 de los alimentos que jamás verás en el carro de la compra de los expertos en nutrición. Y uno de ellos son los cereales. "Muchos de los que encontramos en el supermercado no son otra cosa que granos refinados recubiertos de azúcar y, a veces, mezclados con trozos de chocolate y dulces que no deberían estar en nuestro desayuno”, asegura Dougherty, quien recomienda optar por cereales enteros bajos en azúcares y con fibra, fundamental para mantener en forma nuestro sistema digestivo.

7) Pizza

Es una bomba de hidratos de carbono que nos costará digerir y asumilar, lo que no solo nos deja sin energía, sino que se acumulan en forma de triglicéridos en el tejido adiposo. Aunque no tenemos que eliminar todo tipo de hidratos de carbono de las comidas, es preferible primar los hidratos complejos de los vegetales y verduras sobre los procedentes de la pizza y el arroz. El gran problema de tomar arroz o pizza es que, además, solemos consumir grandes cantidades, ingiriendo muchas más calorías de las recomendadas. Si se toman en raciones pequeñas no constituyen ningún problema, pues son alimentos muy fácilmente digeribles, pero es difícil no excederse.

8) Patatas fritas

No solo las patatas fritas típicas contienen grasas trans, sino que también tienen una de las sustancias cancerígenas más peligrosas en la comida, la acrilamida, que surge tras calentar las patatas crudas a altas temperaturas. La acrilamida, detalla el citado portal, puede causar inflamación en el cuerpo y desequilibrar tu pH en favor de la acidez.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios