el estudio más grande realizado hasta ahora

Lo que beberte unas cervezas hace a tu cuerpo

Según el experto Moritz Sinner, realizador de la mayor investigación sobre el tema, la ingesta de esta bebida alcohólica puede provocar arritmias y alteraciones cardíacas

Foto: ¿Cuántas cervezas bebes al día?
¿Cuántas cervezas bebes al día?

Llega el verano y muchos españoles piensan ya en el modo perfecto para disfrutar de su descanso estival, adosados a una hamaca con sombrilla y una cerveza bien fría con la que poder soportar la rigidez de la canícula. Nada nuevo bajo el sol: la cerveza es una bebida conocida por la humanidad desde hace milenios y de la que nos gusta disfrutar a solas o con amigos.

Mientras que algunos estudios aseguran que es buena beberla tras hacer ejercicio (porque ayuda a recuperar las pérdidas hídricas en medidas similares a las del agua) y su contenido en calorías y proteínas es muy bajo, y que posee un alto contenido de micronutrientes como el potasio o el fósforo o que es buena tomarla para mejorar tu vida sexual según comenta la sexóloga Kat Van Kirk, un reciente estudio, elaborado por investigadores de la Oktoberfest en Múnich, ha descubierto que las probabilidades de sufrir una arritmia cardíaca, lo que conduce a otras condiciones más graves y severas, se duplicaron después de la ingesta relativamente modesta de cerveza. A este festival suelen acudir unos seis millones de personas de todo el mundo cada año y suelen venderse más de siete millones y medio de litros de cerveza.

Cuídate  mucho. (iStock)
Cuídate mucho. (iStock)

El corazón, de vacaciones

Según la investigación, solo unas pocas cervezas serían suficientes para desestabilizar el ritmo natural del corazón y aumentar el riesgo de insuficiencia cardiaca y accidente cerebrovascular. Es el estudio más grande realizado hasta la fecha, ya que los científicos han monitorizado a 3.028 personas que beben este líquido dorado en este festival de la cerveza que dura 16 días. Se decrubrió también la evidencia del síndrome del corazón de vacaciones, un trastorno del ritmo cardíaco (generalmente una taquicardia supraventricular) debida al abuso de alcohol.

Algunos estudios aseguran que es buena beberla tras hacer ejercicio para recuperar las pérdidas hídricas o que mejora la vida sexual

Este síndrome tiene lugar los fines de semana y en época de festejos. Según los expertos, el paciente que acude al médico con esta patología suele ser mayor de treinta años y no tiene antedentes de problemas cardíacos. Aunque todavía no se conoce todo sobre este síndrome, las arritmias se pueden asociar desde a una liberación de adrenalina y noradrelanina, hasta un incremento en las concentraciones plasmáticas de ácidos grasos o a un retraso de la conducción en el tejido cardíaco debido al acetaldehído, un metabolito importante del alcohol. Aunque una vez que el paciente deja de beber alcohol, los síntomas suelen desaparecer en un periodo de 24 horas sin necesidad de tratamiento.

Si las arritmias perduran, acude a tu médico. (iStock)
Si las arritmias perduran, acude a tu médico. (iStock)

Los datos mostraron que por cada gramo de alcohol por litro en sangre, la probabilidad de arritmia cardíaca aumentaba en un 75%. Tres gramos de alcohol se equiparan aproximadamente a 11 pintas (más de 5 litros), aunque todo depende del metabolismo y el tamaño corporal. Además, los investigadores descubrieron que casi uno de cada tres asistentes a esta fiesta bávara padecían arritmias, en comparación con la tasa de la población general que es del 4%.

Solo cuatro cervezas serían suficientes para desestabilizar el ritmo natural del corazón y aumentar el riesgo de accidente cerebrovascular

La fibrilación auricular, un tipo de arritmia más frecuente, aumenta el riesgo a largo plazo de la insuficiencia cardíaca y accidente cerebrovascular. El equipo de la clínica universitaria de Munich comparó los resultados del Oktoberfest 2015 con los de un estudio sobre el consumo crónico de alcohol, y demostró que la frecuencia en el ritmo era mucho menor que en los que bebían una sola vez. "El punto de partida de nuestro estudio fueron los informes concluyentes sobre el síndrome del corazón de vacaciones", comenta el director de la investigación, Moritz Sinner.

"No fuimos capaces de demostrar que la fibrilación auricular se produce directamente después del consumo de alcohol, sin embargo encontramos asociaciones muy fuertes tanto con la taquicardia sinusal (caracterizada por una frecuencia de impulsos de más de 100 latidos por minuto) y con las alteraciones en la variación natural en la frecuencia cardíaca durante el ciclo respiratorio", explicaba Sinner.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios