QUE NO TE PASE NADA

4 espectaculares y horribles maneras de morir, según la ciencia

¿Cuán retorcida puede ser la imaginación del ser humano, especialmente si se trata de un usuario de Reddit? Aquí tienes buenas fórmulas para salir del mundo por la puerta grande

Foto: Lo peor que te puede pasar, pero no te preocupes, acabará pronto. (iStock)
Lo peor que te puede pasar, pero no te preocupes, acabará pronto. (iStock)

Rebanándote el pescuezo. Viajando con Lady Di. Paseando por Faluya. Haciendo puenting sin cuerda. Metiéndote con Bruce Lee. Cayendo de bruces (Springsteen). Viendo un programa de Garci acerca de Sánchez Dragó presentado por Hermida. Estas son algunas de las ideas para acabar con tu vida que el grupo Engendro proponía en 'Maneras de morir', una parodia del célebre 'Maneras de vivir' de Leño.

El científico y escritor Paul Doherty, del Exploratorium Museum de San Francisco y que ha participado en el programa Viking a Marte, tiene unas cuantas ideas más. El doctor en Física por el MIT acaba de publicar junto a Cody Cassidy 'And Then You're Dead: What Really Happens If You Get Swallowed by a Whale, Are Shot from a Cannon, or Go Barreling over Niagara' (Penguin Books) que, como su inacabable nombre indica, plantea una serie de terroríficos escenarios más o menos plausible y explica qué puede pasarnos si, por ejemplo, nos traga una ballena. Algo improbable, pero no imposible.

Si de repente estamos en el ascensor y este se precipita, acostémonos, de esa manera la fuerza de aplastamiento se repartirá en todo nuestro cuerpo

Para promocionar su último trabajo, Doherty participó codo a codo con Coddy en un AMA ('ask me anything', “pregúntame lo que quieras”) de Reddit y, cómo no, terminó saliendo la gran pregunta: ¿cómo de espantosa sería esta o aquella muerte? Obviamente, los autores no han realizado una encuesta post-mortem para cerciorarse con seguridad si es peor meterte en un acelerador de hadrones o que se te caiga una montaña encima, pero sospechan que los cuatro casos siguientes propuestos por los lectores pueden ser particularmente dolorosos, sangrientos y espectacularmente desagradables para los que tengan ocasión de presenciarlos.

En un ascensor que cae al vacío

(iStock)
(iStock)

Aunque en el hilo de Reddit aparezca en tercera posición, lo hemos colocado en primer lugar porque ¿quién no se ha preguntado alguna vez qué pasaría en este caso? Empecemos por un consejo: si de repente estamos en el ascensor y este se precipita, acostémonos, porque de esa manera la fuerza de aplastamiento se repartirá en todo nuestro cuerpo. Si nos quedamos de pie, explican los autores, “tus órganos seguirán cayendo incluso después de que tu cuerpo se haya detenido”. Glups.

Arrojado a la fosa de las Marianas

(CC/Axelspace Corporation)
(CC/Axelspace Corporation)

Esta falla es el lugar más profundo de la corteza terrestre; en definitiva, una sima aún más lejana que el trastero donde guardamos esa bicicleta que nos apetecería utilizar mañana. Su profundidad, que supera los 11 kilómetros, provoca que la presión en el fondo sea de unos 1.072 atm. En primer lugar, explican los autores, este punto es tan lejano que si simplemente nos lanzasen al fondo, haría mucho tiempo que habríamos muerto para cuando alcanzásemos la sima.

Serías devorado por los 'osedax mucofloris', que por lo general se alimentan de huesos de ballena, pero contigo harían una excepción

Pero imaginemos que nos lanzan desde una distancia muy interior: ¿qué pasaría con nuestro cuerpo? “Afortunadamente, tu cuerpo está compuesto sobre todo de agua, y el agua no se puede comprimir”. ¿Buenas noticias, entonces? En apariencia sí: tu cuerpo seguiría teniendo forma humana, es decir, no sería espachurrado como ocurriría con otros objetos. Al menos exteriormente: “El aire se deslizaría dentro de ti por tus cavidades nasales, tu garganta y tu pecho”, explica.

Nada bueno trae eso: tus órganos internos serían aplastados por el aire y tu cuerpo vagaría por el fondo oceánico donde “sería devorado por los 'osedax mucofloris', que por lo general se alimenta de huesos de ballena, pero contigo haría una excepción”.

Flotar cerca de una estrella de neutrones

Flotar espacio
Flotar espacio

¿Por qué de neutrones y no de otro tipo? Porque el usuario FutureCrabFisherman es particularmente sádico y sabe que ese astro tiene una masa dos veces superior a la del Sol en un radio de apenas 12 kilómetros cuadrados (60.000 veces menos que el astro rey). En otras palabras, dicha densidad de masa ejercería una fuerza gravitacional bestial sobre tu cuerpo. La buena noticia es que la radiación acabaría con tu vida mucho antes.

Pero pongamos que no es así y tu cuerpo se precipita hacia la estrella de neutrones: básicamente, si tu cabeza apunta hacia la estrella, la fuerza de la gravedad ejercida sobre esta parte sería tan fuerte que terminaría partiéndote por la mitad. ¿Otra posibilidad? Que el nivel de magnetismo sea tan alto que tu estructura atómica se venga abajo, por lo que te convertiría en (atención, cuidado) “una nube de plasma con forma humana que sería atraída en forma de ola hacia la estrella donde impactarías en la superficie y generarías una radiación gamma letal”. El sueño de todo hombre.

Meter tu cabeza en un acelerador de partículas

(CC/Julian Herzog)
(CC/Julian Herzog)

Y encenderlo, claro está. No es que no lo haya intentado nadie: el 13 de julio de 1978, la cabeza de Anatoli Bugorski fue atravesada por un rayo de protones mientras revisaba un componente del sincotrón U-70. Pero claro, recuerda Doherty, todo depende del acelerador de partículas del que estemos hablando. El gran colisionador de hadrones del CERN en Ginebra tiene una potencia 100 veces superior al instrumento que dejó paralizada la mitad del rostro de Bugorski –una parte del cuerpo que parecía no envejecer– y terminó causando su muerte a largo plazo. ¿Qué pasaría entonces? Nada bueno: la radiación sería letal.

¿Cuál es tu manera preferida de palmar?

Otro usuario le pregunta a los autores qué es lo más extraño que averiguaron durante su investigación. La respuesta es que parece imposible morir de insomnio, ya que nadie que lo haya intentado lo ha conseguido, aunque se hable a menudo del “insomnio fatal”. Es el caso de un estudiantes de instituto llamado Randy Gardner, que en 1964 consiguió pasar 264 horas (11 días) sin pegar ojo. Lo más grave fueron las continuas alucinaciones, pero una vez concluyó su prueba, un día de sueño reparador fue suficiente para devolverle a su estado original.

Otro usuario pregunta a los autores cuál sería su manera preferida de transitar al otro mundo. La respuesta es haciendo turismo de aventura o, puestos a fantasear, durante una hipotética visita a la era de los dinosaurios (parece que los autores son grandes fans de 'Parque Jurásico'). ¿Y si no? A lo mejor durante una visita a Marte, que eso sí, sería muy breve: apenas quince segundos, el tiempo en el que la falta de oxígeno acabaría con tu vida.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios