las apariencias importan

Seis formas sencillas de parecer más inteligente que los demás

Hablar con expresividad, ponerte gafas o sonreír más son algunas de las maneras que tienes para mejorar la percepción que los demás tienen de ti

Foto: Es todo una cuestión de percepción. (iStock)
Es todo una cuestión de percepción. (iStock)

Cuando tratamos con una audiencia, ya sea en el trabajo o en nuestra vida personal, la percepción es tan importante como la realidad. Si no más. Es la lente que utilizas (y utilizan los que te rodean) para mirar, interpretar y entender. Por supuesto, depende de la cultura y el momento evolutivo de cada sociedad. No obstante, si lo que quieres es brillar en el ahora, tal vez te convenga revisar las seis formas para parecer más inteligente que resumen los expertos de AsapScience. Es todo una cuestión de percepción, dicen...

La inicial en el medio

La creencia de que los nombres tienen poder por sí mismos es un elemento básico de la mitología y la ficción. En ambos casos, el nombre representa la esencia de una persona, su poder como individuo. Hasta cierto punto, se podría decir que los nombres encajan -o tal vez son moldeados- a través de la percepción que los demás tienen de esa persona. “La psicología nos muestra que, en el texto, cuando se utiliza una inicial en el medio, se tiende a pensar mejor sobre el intelecto y las habilidades de la persona en cuestión”, aseguran desde AsapScience.

Cualquier información tiene más probabilidades de ser creída si parece y huele a científico, es decir, introduce unos diagramas con barras y decimales

Esta impresión quedó demostrada por un estudio del 'European Journal of Social Psycology', que argumenta que las iniciales medias en los nombres de los autores de papers, artículos o novelas mejoran la evaluación de su escritura, así como la percepción de estatus. Por si te lo estabas preguntando, los nombres de los psicólogos autores del estudio son Wijnand A. P. van Tilburg y Eric R. Igoy, así que habrá que tomarles en serio.

Deja de renegar del segundo nombre que te pusieron tus padres a traición y vive una vida como intelectual de postal sacándo a relucir la inicial perdida para destacar como tú mereces. Y, si no tienes, invéntate uno y crea un misterio al nivel de la 'J' entre Homer y Simpson.

Utiliza gráficos

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Si tratas de convencer a tu jefe de algo específico, asegúrate de mostrarle un gráfico. Según un estudio de la Universidad de Cornell cualquier información tiene más probabilidades de ser creída si parece y huele a científico, y todos sabemos que la mejor manera es introducir unos diagramas, barras y columnas entre números con decimales. Incluso si los gráficos no contienen nueva información, convencerá a la gente simplemente por la virtud de ser presentado con elementos asociados a la ciencia. Cuando a los participantes del estudio se les presentó una información al azar, un 65% de ellos creyeron en su veracidad. Sin embargo, en cuanto se le agregaron las barras con decimales, el porcentaje aumentó al 96%.

Habla con expresividad

Foto: iStock.
Foto: iStock.

No es lo que dices, sino cómo lo dices. En un estudio reciente, se les pidió a los participantes que se presentaran a una hipotética entrevista de trabajo. Aquellos que utilizaron diversos tonos, énfasis y volúmenes fueron percibidos como más reflexivos y dieron una mejor impresión en general. Desde AsapScience lo explican así: "Cuando dos personas dicen lo mismo pero uno modula su voz y mantiene las pausas al mínimo, será percibido como más inteligente y persuasivo". Por esa misma razón, los youtubers que le hablan a la cámara destilan entusiasmo y no dejan silencios entre frases.

Si un profesor lleva ropa formal y porta gafas, los estudiantes serán menos propensos a portarse mal y más proclives a atender su clase

Ponte gafas

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Sí, puede parecerte el típico cliché de que las gafas hacen a cualquiera que las lleve más 'nerd', pedante o simplemente aficionado a la lectura. Por fortuna o por desgracia, llevar gafas se asocia a una inteligencia superior. No obstante, no debemos descartarlo porque sea un estereotipo manido. Estudio tras estudio demuestran que estos esterotipos juegan un papel fundamental en como la gente percibe a otros y, aunque no se longre disfrazar su capacidad intelecual con una montura, parece que a veces el truco surte efecto. Por ejemplo, existe una correlación clara entre cómo viste un profesor de universidad y qué aprenden sus estudiantes. Si lleva ropa formal y porta gafas, sus alumnos serán menos propensos a portarse mal y más proclives a atender.

Sonríe más

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Se ha demostrado que a la hora de juzgar a las personas por su apariencia física, existe una correlación clara entre la inteligencia y la alegría. Un estudio publicado en 2014 en la revista PLoS ONE revela que "las caras de alta inteligencia parecen estar sonriendo más que las de inteligencia baja". En este sentido, si una persona muestra un rostro enfadado la percepción será radicalmente contraria. En otras palabras, fruncir el ceño te hace parecer más estúpido.

No sostengas alcohol

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Todos sabemos a estas alturas que el alcohol afecta a las habilidades de razonamiento de una persona. Sin embargo, los inconvenientes pueden no terminar ahí. Según un estudio de la Universidad de Michigan y la Universidad de Pensilvania las personas que simplemente sostienen una cerveza o una copa de vino son percibidas como menos inteligentes que aquellas que no lo hacen. Va en serio: los científicos lo llaman el 'sesgo del idiota'. Incluso en los experimentos en los que se utilizaron bebidas alcohólicas falsas, los participantes juzgaron a estos candidatos de peor forma.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios