ejemplo de superación

"He perdido 25 kg solo con dos cambios en mi dieta. Y un premio"

Sol Orwell es un empresario que ha perdido peso gracias a una sencilla táctica. Come bien durante el día pero obtiene su recompensa cuando llega la noche

Foto: Evolución Sol Orwell. (Facebook)
Evolución Sol Orwell. (Facebook)

Sol Orwell se dio cuenta de que necesitaba perder peso cuando se sintió derrotado a los 15 segundos de comenzar una caminata en las montañas de Sudamérica. Nació en Pakistán, pero vivió en Arabia Saudí, Japón, Houston, Texas y Argentina hasta llegar a su actual ciudad, Toronto (Canadá), donde estudió Ingenieria informática.

Mientras vivió en Argentina decidió que quería tratar de escalar el pico más alto de Sudamérica en la frontera con Chile, pero ni la que ahora es su exmujer ni su mejor amigo confiaron en él: "Déjalo, no eres capaz". Cuando intentaron llegar a la cima de la colina, se quedó sin aliento a los pocos segundos. "Fue duro, pero estaban en lo cierto, mi estado físico era terrible. Fue el momento en el que me di cuenta de que tenía que cambiar", confiesa Sol al diario 'The Independent'.

Primer cambio

Evolución de Sol Orwell. (Facebook)
Evolución de Sol Orwell. (Facebook)

"La pérdida de peso y la comida deliciosa están muy ligadas. Al comer cosas que te gusten, serás más propenso a mantenerte bien y te sentirás más positivo", explica Sol. Lo primero que hay que hacer es modificar el estilo de vida sedentario, aunque sea un proceso difícil. A Orwell le fascinaba el helado, pero alimentarse a base de esto solo repercutía en su salud, por lo que asegura que "para empezar, me compré un podómetro y traté de dar 10.000 pasos diarios". Además empezó una dieta baja en carbohidratos, llamada citogénica, pero confiesa que es una dieta a la que no puede adherirse cualquiera y tuvo que abandonarla: "Fue frustrante, me sentía con éxito y luego no, tuve que desecharla".

Ahora, la mayoría de las veces, toma un desayuno ligero, trabaja, y a media mañana se come unas tostadas con mantequilla y mermelada con un batido de frutas; en la comida, verduras y pollo y para cenar asegura que equilibra el día con un poco de grasa, carbohidratos y proteínas (verduras, pasta y carne). "Nada como te llena como las verduras, y además ayudan a tu digestión". Durante siete años, Orwell ha mantenido su peso mediante la práctica del ayuno intermitente, pero señala que es una práctica que no funciona a todo el mundo igual. Además se dio cuenta de cómo las compañías de suplementos dietéticos intentaban estafar y desgarrar con sus productos, por lo que creó 'Examine.com', una página que ayuda a saber sobre los complementos nutricionales que necesita cada persona.

A medida que fue perdiendo peso se sintió más motivado y siguió ingiriendo porciones más pequeñas y tomando opciones más saludables: "En vez de tomar una hamburguesa doble con queso, solo la hamburguesa con queso, esas pequeñas cosas suman".

Segundo cambio

"Otra cosa muy importante que debemos hacer es masticar bien la comida. "La mayoría de las personas con sobrepeso mastican muy poco, y habría que hacerlo entre 15 y 20 veces hasta el siguiente bocado", añade.

Existe un movimiento llamado "alimentación limpia" que etiqueta los alimentos como "buenos" o "malos". Es algo que no deberíamos hacer, ya que si comes algo que han nombrado como "malo", te hará sentir que has fallado, y lo que necesitas cuando estás a dieta es sentir que estás ganando. "No pasa nada si durante las vacaciones aumentas un poco de peso, a mí me pasa y estoy feliz por ello", comenta Orwell.

Premio

Orwell llegó a pesar 95 kg con una masa corporal del 45%, por lo que clínicamente era obeso. Ahora ha perdido 25 kg y tiene un índice del 12% de grasa. ¿Cuál ha sido el "secreto"? Comer una galleta al día. Pero no te confundas, no solo come una galleta diaria, sino que esta forma parte de la recompensa por no haber ingerido más calorías de las necesarias y realizar el debido ejercicio físico diario. "Comer una galleta al día me ayuda a mantener el rumbo. Es una recompensa por haber comido bien y haber hecho mi trabajo, por lo que la disfruto mucho más", confiesa.

Este proceso no es un cambio temporal, sino permanente

Además evita comprar un paquete, pues prefiere comprar una galleta recién hecha para no caer en la tentación de comer alguna más. Con solo 34 años, Orwell se ha convertido en todo un experto en salud, nutrición y forma física y es miembro asesor de nutrición de Schwartzenegger.com (página oficial del actor). En enero de 2016, este pakistaní inpiró #Cookielife, un movimiento online en el que sus seguidores le envían por correo galletas caseras.

Más de un centenar de personas de todo el mundo participaron en esa iniciativa, mandando galletas de chocolate, avellanas, con chocolate blanco entre otras y publicó más de 50 imágenes de diversos postres que le habían enviado a través de este movimiento, compartiendo su experiencia en la revista 'Men´s Health'.

Montaje de Sol con las galletas enviadas. (Facebook)
Montaje de Sol con las galletas enviadas. (Facebook)

Este hombre asegura que con perseverancia ha conseguido que esta rutina se convierta en algo natural, aunque todavía intenta no comer muchos dulces. "La gente se precipita y quiere perder peso rápidamente, pero es una evolución que lleva su tiempo, hay que tener paciencia. De repente te sientes motivado y no comes correctamente durante unos días, después te sientes cansado y muerto de hambre, por lo que te pegas un atracón, te sientes mal y todo se desmorona. Este proceso no es un cambio temporal, sino permanente", concluye.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios