Es difícil librarse de ellas

Qué hacer para dormir bien: las dos cosas a evitar cuando te desvelas

Despertarse en medio de la noche puede llevar a que se desperdicien muchas horas de reposo. Si te ocurre, intenta evitar estas costumbres para volver a conciliar el sueño

Foto: El despertador puede ser una tortura. (iStock)
El despertador puede ser una tortura. (iStock)

Los problemas a la hora de pegar ojo no solo se limitan al momento en que nos metemos en la cama, sino también a las dificultades para caer otra vez en los brazos de Morfeo cuando por nuestro sueño ligero, o por nuestras preocupaciones, nos despertamos involuntariamente en mitad de la noche.

En un artículo anterior nos hemos referido a los consejos del Doctor Michael Breus para dormir bien, llevando un ritmo de vida que se adapte a nuestra manera de ser.

Recurrimos de nuevo al autor de ‘The Power of When: Learn the Best Time to do Everything’ para buscar una forma de combatir el insomnio provocado por el desvelo. Si tienes la poca fortuna de abrir los ojos horas antes de que suene el despertador, recuerda no hacer ninguna de esta dos cosas para sacarle todo el partido al tiempo que te queda antes de tener que iniciar tu rutina diaria.

No vayas al baño

Ante una emergencia al filo de la madrugada, no queda otra solución que acudir al excusado. No obstante, A veces acabamos desvelándonos por otras causas y aprovechamos para hacer aguas, pensando además que con la evacuación nuestro cuerpo se sentirá más relajado y podremos adormentarnos de nuevo con más facilidad: craso error.

Cuando vamos al baño nuestro corazón empieza a trabajar. Para dormir de nuevo las pulsaciones tienen que descender, lo que no sucede en seguida

Cuenta Breus a ‘The Independent’ que desde el momento en que nos incorporamos en la cama nuestras pulsaciones aumentan. ¿Por qué es esto tan relevante? Según este doctor, es necesario que el corazón se mantenga a una cadencia específica y constante que provoque el estado de inconsciencia que conduce al sueño. Dicha cadencia es diferente en cada persona, si bien para la mayoría suele rondar las sesenta pulsaciones por minuto.

Cuando nos levantamos para ir al baño obligamos a nuestro corazón a bombear más sangre, aumentando la frecuencia cardíaca. Para volver a conciliar el sueño necesitaremos que el organismo rebaje el ritmo de los latidos, algo que no sucede de manera automática.

Prohibido mirar el despertador

Una de las causas por las que la gente no pega ojo es, precisamente, la ansiedad que tienen por lograr dormir. Cuando nos desvelamos, aparece en nosotros ese temor y consultamos el despertador como una acción automática para verificar cuántas horas nos quedan antes de que la alarme salte.

Si te pasas la noche pensando cuándo va a sonar la alarma, existen aplicaciones para móvil que te despiertan en el mejor momento del ciclo del sueño

Se trata de un impulso casi instintivo, pero hay que evitarlo, ya que si la ansiedad se apodera de nuestra mente es muy difícil volver a dormir. En vez de eso, Breus recomienda cerrar los ojos e intentar relajarnos. Es indiferente si nos queda mucho o poco tiempo para disfrutar de la cama, lo importante es aprovechar esos minutos.

Muchas personas no tienen problemas para conciliar el sueño, pero no consiguen disfrutar plenamente de todo el periodo de reposo porque están demasiado atentos a cuándo sonará el despertador. Es cierto también que este instrumento irrumpe a veces en un momento de sueño muy profundo, causando que el despertar sea particularmente desagradable. Para quienes no se sientan a gusto con la alarma tradicional, existen aplicaciones para el teléfono móvil que intentan desvelarnos en el mejor momento de nuestro ciclo de sueño, entre treinta minutos antes y la hora límite que hayamos señalado.

Foto: iStock
Foto: iStock

Basta poner el teléfono debajo de la almohada y dejarlo actuar. Eso sí, es importante que durmamos solos, ya que el dispositivo solo puede monitorizar a una persona y en el caso de que dos compartan el mismo lecho, la aplicación entrará en conflicto. Considera, en todo caso, que según un estudio de la Universidad de Leeds el 29% de las personas asegura que no logra descansar bien por culpa de sus parejas y para algunos especialistas dormir en camas o habitaciones separadas puede ser beneficioso para el sueño e incluso hasta para la relación.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios