sacará tu lado más primitivo

'Primal Scream', las posturas sexuales perfectas (para el goce y el relax)

Ante el estrés y la ansiedad del día a día hay un remedio muy bueno que te va a encantar. Se trata de una sesión de sexo con tu pareja que tiene matices liberadores

Foto: No se trata de hacer sangre, pero eso va al gusto del consumidor. (iStock)
No se trata de hacer sangre, pero eso va al gusto del consumidor. (iStock)

Llegas a casa estresado, sin ganas de hablar y de humor de perros. Abres la puerta, no encuentras las llaves. Buscándolas te das cuenta de todos los bolsillos que llevas encima. Al final, y haciendo maniobras para no tirar el maletín ni las bolsas de la compra, las encuentras. Abres, entras. Y ahí está tu pareja, con ganas de charlar y... de hacer el amor contigo.

Podría ser algo bueno, pero en ese momento no te lo parece. Solo quieres desaparecer, servirte un vino o una cerveza, y que el mundo se olvide de ti. Amigo, mal. Lo que tienes que hacer justo en ese momento es terapia. Y no nos referimos a acudir a un especialista, sino a la conocia como 'Primal Scream'. Te va a encantar. Se trata de una sesión especial de sexo con tu pareja (o sucedáneo), en la que sacarás tu lado más primitivo.

Esta terapia se basa en el sexo más primitivo, es decir, en el que el romanticismo tiene poca cabida, al menos durante el coito

Consiste en lo siguiente: debes desinhibirte por completo y sacar todo el estrés y malestar que tienes dentro. Los expertos de 'Cosmopolitan' recomiendan la postura de 'el perrito', pero sirve cualquiera que te haga volverte loco. En la sesión, el coito debe temer una gran potencia e intensidad. Ambos gritaréis, os tiraréis del pelo, os llamaráis cosas que antes nunca os habíais dicho. Se permite, incluso, un poco de violencia cariñosa: "Si crees que pegar (jugando, se entiende) te ayudará a neutralizar la ansiedad, adelante, ahora es el momento".

Deberías probarlo: el sexo (duro) es un eficaz remedio contra el estrés. Así lo confirman numerosos estudios, como el realizado por el Departamento de Psicología y el Instituto de Neurociencia de la Universidad de Princeton, y publicado en 'Plos One'. La investigación reveló que hacer el amor reduce los niveles de estrés tanto en seres humanos como en roedores. Para llegar a tales conclusiones se pidió a 24 hombres y 22 mujeres que reflejasen su actividad sexual diaria. Una vez recopilados estos datos, se pidió a los participantes que realizasen ejercicios de aritmética y que hablasen frente a una multitud de personas. ¿Resultado? Aquellos que tuvieron una mayor actividad sexual experimentaron una menor presión sanguínea mientras realizaron tareas estresantes.

Cuatro posiciones 'Primal Scream'

Esta terapia se basa en el sexo más primitivo, es decir, en el que el romanticismo tiene poca cabida, al menos durante el coito. Por ello, para que la sesión anti-estrés tenga resultados óptimos, debes hacer el amor en las posiciones correctas. Te damos unas cuantas ideas:

1) El exprimidor

Ella se coloca encima del hombre pero dándole la espalda. Se inclina y apoya sus manos sobre las piernas. Esta posición favorece el ensanchamiento de las caderas de la mujer y hace más fácil la introducción del pene. Además, la visión del hombre facilita la erección. La mujer experimentará una gran liberación de estrés al ser ella la que domina la situación. Los cachetes y gritos están permitidos, ya que, recuerda, se trata de una terapia.

2) El perro profundo

No es 'el perrito común'. En esta postura, la mujer no tiene las piernas en ángulo recto, sino que sus extremidades forman un ángulo de 140 grados. Las rodillas están a la altura de las del hombre, cuya espalda se encuentra erguida durante la penetración.

La cara de ella está en contacto con la superficie horizontal. El hombre puede presionar su rostro para que no se levante, dominando así a la mujer, que tiene el trasero en pompa para facilitar el acceso del pene. Para aumentar la intensidad del coito, él debe agarrarle de las caderas para darle empuje con más potencia, liberando así todo el estrés. Ella, por su parte, restará su ansiedad al sentirse dominada por la pareja, pues le permitirá sacar su lado más instintivo.

3) El caballo

Parecida a 'el perrito', pero más animal. El hombre está de pie y ella a cuatro patas. La penetración profunda hará que los gemidos sonoros sean inevitables. Él la agarra del pelo, que preferiblemente debe estar compacto en una coleta o trenza. Esta postura tan intensa se puede realizar tanto en la cama como en el sofá.

Una buena cabalgada, con riendas de pelo o sin ellas, es un buen revulsivo contra el estrés y la ansiedad. Lo mejor es comenzar despacio y con buena letra, y aumentar intensidad y ritmo según vaya pasando el tiempo.

4) De pie

Hacerlo de pie contra una encimera de cocina, en un escritorio, en el pasillo o contra el armario. Cualquier sitio es bueno para realizar esta postura, en la que ambos pueden encontrarse cara a cara o no, pues ella puede estar de espaldas apoyada contra una superficie vertical. Se trata de una posición muy erótica y liberadora, ya que tiene ese toque de improvisación y potencia que vuelve locos a ambos sexos.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios