evitar el dolor es posible

Los alimentos que tomas y hacen que te duelan las articulaciones

En España el 40,2% de la población sufre algún tipo de dolor articular. Nuestra alimentación es muy importante para evitar estas dolencias ¿qué no debemos comer?

Foto: Cuidar nuestras articulaciones es muy importante. (iStock)
Cuidar nuestras articulaciones es muy importante. (iStock)

El 10% de la población padece dolor articular y está presente en el 20% de las personas que sufren algún tipo de dolor. De hecho, la artrosis es la dolencia musculoesquelética más frecuente en la población anciana y la mayor causa de discapacidad.

Según la encuesta nacional de salud del 2016, un 20% de la población mayor de 16 años padece algún reumatismo, el 18% cervicalgia y el 20% lumbalgia. La edad incrementa la prevalencia de forma progresiva. Respecto al género, el 25% de los hombres y el 40% de las mujeres de entre 60 y 70 años sufren artrosis y el tratamiento más común suele ser la colocación de prótesis en la rodilla o en la cadera.

Actualmente no existe cura, por lo que el tratamiento del dolor supone una de las partes más importantes para manejarlo

En España el 40,2% de la población sufre algún tipo de dolor articular y a pesar de ser un problema crónico, los expertos afirman que su tratamiento no suele ser el adecuado. Las recomendaciones más extendidas pasan por practicar ejercicios físicos básicos, pérdida de peso, estiramientos y ejercicios acuáticos. El fortalecimiento muscular pasa por ser una de las mejores armas para acabar los efectos de la artrosis.

El dolor articular es muy común en la infancia. Incluyen artralgias (dolor de las articulaciones) de la rodilla en un 33% y de otras en un 28%.

Actualmente no existe cura, por lo que el tratamiento del dolor supone una de las partes más importantes para manejarlo, ya que permitirá mejorar la funcionalidad del que lo sufre. Existen algunos alimentos que debemos evitar ya que fomentan estos dolores.

Tomates

Si tienes gota no lo comas. (iStock)
Si tienes gota no lo comas. (iStock)

Aunque siempre se ha pensado que son antiinflamatitorios, aquellos que sufren un tipo específico de artritis (gota), no deben comerlos de ninguna de las maneras. Los investigadores encuestaron a 2.051 personas con gota, y el 20% de ellos informaron que haber comido tomate fue un disparador del dolor. Después entrevistaron a 12.720 personas sin esta enfermedad y descubrieron que su consumo aumentaba los nivels de ácido úrico en sangre. Este tipo de ácido es la principal causa de gota, por lo que los tomates son un desencadenante. ¿No quieres renunciar a ellos? Acude a tu médico para que te mande algún medicamento que reduzca el ácido úrico.

Aceite de girasol, soja y maíz

No consumas estos aceites. (iStock)
No consumas estos aceites. (iStock)

Seguramente hayamos escuchado lo poderosos que son los ácidos grasos Omega-3 que llevan por ejemplo el salmón y las nueces, pero ¿y si hablamos de los Omega-6?

Seguramente ingiramos muchísima cantidad de este tipo y no lo sepamos, ya que el aceite de soja se utiliza en casi todos los alimentos envasados. La dieta típica americana puede contener hasta 25 veces más ácidos Omega-6 que Omega-3. Cualquier proporción elevada puede causar también problemas de asma, enfermedades cardiovasculares o inflamaciones. Además de estar en este tipo de aceites como soja, girasol y maíz, podemos encontrar esos ácidos grasos en la yema de huevo, la margarina, carnes rojas y todo lo que friamos.

Refrescos

Olvídate de ellos. (iStock)
Olvídate de ellos. (iStock)

Incluso las bebidas light tienen sus desventajas. Además que poner en riesgo nuestro nivel de azúcar y aumentar la probabilidad de diabetes y enfermedades de corazón, el consumo de azúcar en este tipo de refrescos liberan mensajeros inflamatorios llamados citoquinas, según publica el 'American Journal of Clinical Nutrition'. Cuando los investigadores analizaron los datos obtenidos durante un periodo de treinta años, descubrieron una relación entre el consumo de sodio y el riesgo de artritis. Las mujeres que bebían una gaseosa o más al día tenían un 63% más de riesgo de sufrir esta enfermedad que las que no lo beben en absoluto.

Según la Sociedad Española de Reumatología, la artrosis es una de las enfermedades articulares que afecta a más personas en España, concretamente un 10% de la población general, representando casi la cuarta parte del total de pacientes atendidos en las consultas de los reumatólogos. Las articulaciones requieren de nutrientes específicos para mantener su salud, ya que son muy comunes los procesos inflamatorios sobre ellas, tanto por lesiones físicas como por enfermedades de base.

Huevo, ¿la solución?

“Los últimos estudios científicos muestran que 300 miligramos de membrana de cáscara de huevo al día pueden reducir el dolor articular de los pacientes entorno al 20% tras 10 días de tratamiento, llegando hasta el 40% tras 50 días” comenta el responsable de Producción y Calidad de Eggnovo André Aguirre.

Según un estudio realizado por el Departamento de Salud de la Universidad de Navarra, las personas que practicaban algún tipo de deporte y que tenían algún dolor crónico articular, y consumieron este alimento, aumentaron la funcionalidad de sus articulaciones lesionadas en un 40%.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios