"pueden producir daños"

Antiinflamatorios como el ibuprofeno aumentan el riesgo de sufrir un infarto

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) apunta al peligro de consumir 2.400 miligramos al día o a los casos de pacientes con problemas cardiovasculares

Foto: Imagen de archivo de una caja de ibuprofeno. (EFE)
Imagen de archivo de una caja de ibuprofeno. (EFE)

El ibuprofeno es el sexto medicamento más consumido en España y, según los datos que maneja el Sistema Nacional de Salud, se venden en torno a 18 millones de envases cada año. El fármaco se ha convertido en el antiinflamatorio no esteroideo más popular de nuestro país y, sin embargo, la comunidad científica lleva varios años insistiendo en los efectos secundarios del mismo, que van desde problemas cardiacos hasta enfermedades renales. A esta advertencia se suma ahora un grupo de investigadores daneses que, tras llevar a cabo un estudio para profundizar en este aspecto, confirma las sospechas: la ingesta de ibuprofeno sin receta médica supone el incremento de un 31% de posibilidades de sufrir problemas cardiacos.

"Los antiinflamatorios no esteroideos dan lugar a un aumento del riesgo de insuficiencia cardiaca, de infarto de miocardio, de muerte súbita o de insuficiencia renal", explica el doctor Carlos Escobar, miembro de la Sociedad Española de Cardiología. "Con algunos el riesgo es mayor", señala, subrayando en este sentido que las investigaciones apuntan al diclofenaco como el más peligroso. Dicha afirmación también se aborda en el estudio llevado a cabo por los científicos daneses, en el que se sostiene que el consumo de este medicamento concreto aumenta en un 50% el peligro de padecer un paro cardiaco. De todos modos, Escobar insiste en que "todos los antiinflamatorios pueden producir daños", dándose diferencias entre unos y otros por las "estructuras moleculares" que presentan.

Los antiinflamatorios no esteroideos dan lugar a un aumento del riesgo de insuficiencia cardiaca, de infarto, de muerte súbita o de insuficiencia renal

La pregunta, por tanto, no es si son peligrosos, sino a partir de qué dosis cabe preocuparse. En este sentido, el experto de la Sociedad Española de Cardiología comenta que no se puede dar una respuesta tajante. "Estos problemas podrían darse tomando antiinflamatorios de manera puntual, pero es menos frecuente. Lo más habitual es que se den en aquellas personas que sufren trastornos crónicos y consumen este tipo de fármacos muy a menudo", explica. Según señala, la edad del paciente y el hecho de que haya sufrido problemas cardiacos anteriormente también son factores a tener en cuenta, y recomienda atender siempre las indicaciones del experto correspondiente antes de su consumo. "Una cosa es que por un dolor puntual lo puedas tomar una vez y otra cosa es que todo el mundo tenga en su casa algún antiinflamatorio y que lo tome cada vez que tenga un mínimo dolor. La gente tiene que ser consciente de que esto puede ser perjudicial a medio y largo plazo", resume el experto.

Dosis peligrosas

Por otro lado, cabe señalar que la propia Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), dependiente del Ministerio de Sanidad, advierte del riesgo cardiovascular que conlleva este tipo de medicamentos, aunque subraya que no hay información suficiente como para concluir que una dosis de 1.200 miligramos al día "se asocie a un incremento del peligro". Según explican, solo cabría preocuparse en aquellos casos en los que se ingieren 2.400 miligramos al día o en los casos de pacientes que presentan una enfermedad cardiovascular. Ante estos datos, la autoridad sanitaria recomienda prudencia en su consumo y, además, evitar su administración a las personas con problemas cardiacos. "En todos nuestros informes de alta, les avisamos de que intenten evitar al máximo los antiinflamatorios", afirma Escobar cuando se le pregunta al respecto.

De todos modos, el grupo de científicos daneses considera que estas medidas no son suficientes, por lo que al final del informe apuntan a que se deberían incluir estos riesgos en las prescripciones de los antiinflamatorios y, al mismo tiempo, limitar su venta. El Confidencial se ha puesto en contacto con el Colegio Oficial de Farmacéuticos para preguntarles por dicho estudio y, aunque reconocen que no es el primero que aborda la relación entre estos fármacos y los problemas cardiovasculares, insisten en que no debe generarse "una alarma social" por ello.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios