lo peor visto

Lo que nunca debes hacer si quieres conseguir un trabajo

Imagina que te acaban de llamar para hacer una entrevista laboral. Automáticamente debes ponerte en marcha y preparar a fondo el encuentro. Esto es lo que no funcionará

Foto: No toda la suerte está echada. (iStock)
No toda la suerte está echada. (iStock)

Para empezar, es necesario que te documentes sobre la empresa, analices qué puedes aportar a esa firma y elijas la vestimenta adecuada. En un proceso de selección cara a cara con el reclutador todo cuenta. Sabes que tienes que convencerle de que eres el mejor aspirante y tienes que demostrárselo en poco más de 30 minutos.

Existen infinidad de manuales que explican qué es lo que hay que decir ante determinadas preguntas, pero a menudo no prestan atención a lo que no hay que contar y pasan por alto pequeños detalles que pueden arruinar la reunión. Sobre algunos de estos errores básicos que descartan a un candidato en un proceso de selección han hablado varios reclutadores en un hilo de conversación en 'Reddit'.

Presta atención a tu lenguaje

Los nervios pueden jugar en contra y sin ser conscientes es posible que estemos empleando un registro demasiado coloquial. No debes olvidar que eres un profesional y, como tal, se espera de ti un lenguaje adecuado al puesto al que te presentas, recuerda que una entrevista de trabajo siempre tiene un tono formal y las expresiones coloquiales restan credibilidad a lo que se dice.

El propietario de una firma comparte una de sus últimas experiencias: “Un joven trajo a su madre, estoy bastante seguro de que no la quería allí"

Uno de los reclutadores que ha compartido su experiencia en 'Reddit' puntualiza que el lenguaje en una entrevista es exactamente igual de importante que la vestimenta que se utiliza. “Usted no se presentaría con unos vaqueros rotos, ¿verdad? Si no lo hace, entonces tampoco haga uso de palabras como ‘estar a la última’ o abreviaturas como ‘bro’ (hermano)”.

Desde que pones un pie en la oficina tu actitud también debe ser encomiable. No puedes tutear a la recepcionista y transformarte en un erudito ante el jefe. Lo sabrá. Son varios los dirigentes que cuentan que lo primero que hacen después de una reunión es preguntar a la recepcionista cómo actuó y qué dijo el candidato en el vestíbulo.

Evita ir acompañado

Al director de la empresa no solo le interesa lo que le digamos, presta atención a cualquier detalle. Por eso debemos ser conscientes de que estamos comunicando con todo: con la indumentaria, la actitud, nuestros gestos, y también en cómo acudimos al encuentro, si vamos solos o acompañados. Aparecer con algún familiar o amigos transmite una imagen de poca independencia e iniciativa.

El propietario de una firma comparte una de las últimas experiencias que ha tenido y comenta que “un joven trajo a su madre con él, me sentí un poco mal por el chico, estoy bastante seguro de que él no la quería allí”. Aunque no sabemos si lo contrató, queda claro que no debía ir acompañado.

Atento a todos los detalles. (Corbis)
Atento a todos los detalles. (Corbis)

Tampoco es recomendable que nadie negocie por ti el sueldo, a menos que seas un deportista de élite. Debes aprovechar la conversación para preguntar cualquier duda y también fijar tus honorarios, estará muy mal visto si tu padre llama a tu nuevo trabajo para tratar de aumentar la oferta que te han hecho. Es un caso real, lo explica la usuaria 'TheXskull', quien aclara que el padre llamó más tarde para pedir disculpas.

No aportes información irrelevante

Sabemos que hay que mostrarse natural y ser sincero, lo cual no quiere decir que se tenga que describir toda nuestra vida, evita entrar en detalles y aportar información innecesaria. Ofrece datos que tengan relación con el empleo y hazlo de forma profesional, si no estarás descartado en segundos. Es lo que le pasó a una joven que acudió a la selección de personal de una aerolínea, cuando le preguntaron por qué quería ser auxiliar de vuelo, la mujer suspiró y dijo: “¡Me encantan los pilotos!”.

Piensa bien los ejemplos

Un experimentado jefe de recursos humanos relata que siempre solicita a los candidatos un ejemplo de una época difícil de trabajo y cómo fueron capaces de enfrentarse a ella y superar las adversidades. Un aspirante le dijo que recientemente tuvo una situación estresante con su esposa, ya que sentía que su familia estaba tratando de involucrarse demasiado en la vida de sus hijos, así que rompió la relación que tenía con ellos y les obligó a que se trasladaran a otro país.

No mintáis en el CV. Una dosis de humildad os llevará más lejos que las mentiras. Admitid vuestras limitaciones

Automáticamente quedó descartado para el trabajo, ni había puesto un ejemplo laboral ni había sido capaz de resolver la situación de una forma más amigable. “No voy a juzgar la vida personal de nadie, pero el enfoque que demostró en este ‘desafío’ no era bueno, el empleado no puede alejarse de los clientes ante un problema, debe ayudar a resolverlos”.

No mientas

El usuario con pseudónimo 'NinjaLip' narra que una aspirante le contó que “sus habilidades de Microsoft Excel eran muy buenas”. Acto seguido le preguntó qué nivel significaba “buenas”, y le respondió que había realizado un par de clases. La joven exponía en su currículum que tenía un nivel avanzado, por lo que había mentido y quedaba descartado para la vacante que tenían. Y para otras futuras, puntualiza el reclutador, quien da un mensaje a todos los graduados universitarios. “Por favor, comprended lo siguiente. No mintáis en el currículum. Una dosis de humildad os llevará más lejos que las mentiras. Admitid vuestras limitaciones y describid qué habilidades tenéis”.

Que sea el empleo que buscas

Si quieres postularte a un puesto de trabajo primero infórmate bien sobre cuáles son las tareas a desempeñar, ya que es posible que no encajen con lo que buscas. La usuaria 'Bulia', gerente de una tienda de mascotas, se dio cuenta que la última candidata con la que habló no sabía en qué consistía el puesto al que se presentaba. “La joven me dijo que quería un nuevo empleo porque el anterior era muy estresante, se quejó de que tenía que ordenar todas las estanterías y atender a los clientes”. Lo mismo que tenía que hacer en la tienda de animales de Bulia. Recuerda que no debes hablar mal de otras personas ni empresas. Ningún entrevistador quiere a un empleado que le critique si deja la compañía. Si tuviste una mala experiencia arguméntala, si es necesario, pero no entres en detalles.

Es más habitual de lo que piensas llegar a una entrevista y ver que la oferta no te interesa en absoluto. En ese caso, “es mejor no enfadarse, porque los postulantes que muestran su malestar no serán llamados para futuras convocatorias”, explica otro de los reclutadores, quien señala que hay personas que dicen que no quieren ser, por ejemplo comerciales, cuando el puesto que ofertan es ese. Es preferible decir que no le interesan las condiciones y no “gritar que la reunión es injusta”.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios