sobre el poliamor

"Estoy con tres hombres a la vez, y nunca me he sentido mejor"

Las relaciones abiertas están a la orden del día, y hablar de amor verdadero en pleno siglo XXI nos resulta casi anecdótico. Esta es la historia de una mujer que está con tres varones a la vez

Foto: Juntos (pero no revueltos). (iStock)
Juntos (pero no revueltos). (iStock)

Las parejas estables y convencionales están pasando de moda. Las relaciones abiertas y sin compromiso están imponiéndose cada día más. Hace unos años, nos escandalizábamos si un hombre estaba con varias mujeres al mismo tiempo, o si una fémina le era infiel a su pareja. Ahora, hemos hecho callo y nada de esto nos sorprende. De hecho, es considerado lo normal, sobre todo entre los más jóvenes.

Para conocer esta realidad, hemos querido conocer una historia real. Leemos la historia de Anne de 33 años, que actualmente está saliendo con tres hombres a la vez, y que ha contado su 'fiesta' en una conocida publicación. Está en una situación que nunca planeó ni imaginó, pero de pronto se vio inmersa en ella. Aunque pueda parecer el sueño de cualquier joven, macho o hembra, también tiene sus cosas malas. Esta es su historia.

"Al principio fueron muchos"

Hasta ahora, Anne siempre había sido de relaciones largas. Tras estar más de diez años con un chico, decidió probar suerte con las relaciones sin compromiso. Lo hizo casi por obligación tras comenzar a salir con un hombre mayor que ella. "El sexo con él era maravilloso, y me encantaba estar con alguien tan maduro. El problema es que él estaba casado y tenía hijos. Nuestra relación fue imposible desde el minuto uno", cuenta.

Estuvieron viéndose dos meses. Lo suyo era muy intenso. Sus encuentros eran muy especiales, porque ella no había estado nunca con nadie tan mayor y que supiera tratar bien a las mujeres y, en concreto, a ella. ¿Lo malo? Que estaba comprometido, tenía tres hijos y que nunca pensó tener algo serio con ella. "Él siempre me lo dejó claro, pero no sé, yo me creo las pelis de amor y todo eso".

Empecé a salir con los tres sin querer. De pronto me vi inmersa en una situación de la que no sé si quiero salir. Estoy a gusto

Tras ver que él alternaba las citas con Anne con las de su mujer, con quien lleva casado más de 15 años, decidió que debía olvidarle con el remedio de "un clavo saca a otro clavo". ¿El problema? Había estado tanto tiempo con su expareja que su círculo le incluía. Entonces decidió hacerse cuenta en webs para ligar. A las pocas horas ya tenía más de diez pretendientes deseando conocerla en persona.

En los meses posteriores quedó con una decena de tíos. "No me acosté con todos ellos. Con los que lo hice, no repetí. Creo que lo hacía por despecho, por intentar olvidar a mi amante", asegura. Le preguntamos si recomienda alguna de estas webs/apps para ligar: "Si lo que quieres es pasarlo bien, sí, son estupendas, pero si quieres algo serio, olvídate".

Durante los siguientes meses, siguió quedando con el hombre cuarentón... y también con casi-extraños. "No me arrepiento de nada de lo que hice, supongo que había estado demasiado tiempo con un chico, y necesitaba entrar en el mercado para ver qué había". Pasados unos meses, decidió eliminar su cuenta de ambas apps. "Sencillamente me cansé de quedar con desconocidos".

En ese tiempo, y después, decidió seguir viéndose con su amante casado. No sin antes haberlo dejado varias veces. "Sentía que no podía aguantar tenerlo a medias. Yo le quería de verdad, y aún le quiero, porque sigue en mi vida... pero con dos hombres más".

Cuando eran dos

Siguió quedando con su amante-maduro, y comenzó a quedar con su exnovio. Dejó por completo las citas con extraños de sexo-por-sexo. En ese momento sintió que tenía una buena combinación. Su ex la llevaba al cine, al parque, le acompañaba a hacer recados... y con su amante tenía sexo y pasión. No obstante, Anne sentía que aún le faltaba algo.

"Aunque me lo pasaba bien con los dos, echaba de menos tener una persona con la que ir de viaje, hacer locuras...", cuenta. A pesar de que en ese momento obtenía lo mejor de cada uno, no estaba a gusto. Comenzó a perder interés por ambos a los pocos meses. Por su ex porque ya lo tenía muy visto y porque sentía que quería volver con ella, y con el casado porque por fin se dio cuenta de que él nunca la incluiría en su vida más que unas noches al mes.

Me lo pasaba bien con los dos, pero quería una persona con la que ir de viaje. Entonces me eché novio

"A pesar de que decía que estaba bien sola, y el periodo de soltería me había sentado bien, tenía la sensación de que me apetecía tener una relación especial con alguien. El sexo con mi amante era de cine, pero me acordaba demasiado de que era 'la otra', y no me gustaba. Entonces, comencé a acostarme también con mi ex". Al año, llegó su tercer hombre.

No hay dos sin tres

Hasta la llegada de su tercero. Tenía noches de pasión con su amante, y hacía planes con su ex. "Siento que los quiero mucho a los dos. A mi ex porque es parte de mí, mi mejor amigo y mi confidente; y a mi amante porque me enseñó el verdadero significado del amor y muchas otras cosas".

Después apareció el tercero en discordia, el que se convertiría en su novio oficial. "Empecé a salir con este chico porque me gustaba y me lo pasaba muy bien con él. Todo surgió de forma natural y rápida", asegura. ¿El problema? Que no prescindió de sus otros dos hombres. ¿Lo bueno? Que ahora tenía el combo perfecto: uno le proporcionaba amistad y cariño, el otro pasión y amor, y el tercero diversión y aventuras. Obviamente, se acostaba con los tres.

Ahora tenía el combo perfecto: uno le proporcionaba amistad y cariño, el otro sexo y amor, y el tercero diversión y aventuras

Lo tenía todo, y durante un tiempo se sintió increíblemente bien. "Me sentía completa en ese sentido. Con mi ex seguía viéndome y nos contábamos nuestras cosas. Con el casado seguí viviendo nuestro amor particular. Con mi nuevo novio empecé una historia muy bonita, con serios proyectos de futuro". Tenía el combo perfecto. "Si juntase a los tres, tendría mi pareja ideal".

Actualmente esta es su situación y, aunque se siente "increíblemente bien", cree que está traicionando a los tres. Esto nos lleva a plantearnos... ¿una pareja puede ser tan buena para rellenar por completo a una persona? ¿Todo el mundo es infiel por naturaleza? ¿Las relaciones abiertas son el futuro porque ya no nos conformamos con una sola pareja? Esperamos vuestras respuestas en los comentarios.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios