Los nueve alimentos que jamás deberías tomar en la comida (y lo haces a menudo)

ES LISTICULO

Foto:
1 de

Comidas prohibidas en el almuerzo

Sabemos que comer bien a diario es una tarea casi imposible. Las largas jornadas de trabajo son las principales culpables. No tenemos tiempo para sentarnos a comer, y cuando lo hacemos tiramos de menú de restaurante, de bocadillos o de comida precocinada. Todo ello porque no nos da tiempo a hacernos el tupper al llegar a casa por la noche.

Este ritmo de vida y malos hábitos no solo está afectando a nuestra salud. Nuestro peso y niveles de energía se están viendo resentidos. Si no consumimos los nutrientes y vitaminas necesarios no tendremos el ánimo para afrontar el día a día y cogeremos unos kilos de más por consumir comidas nada sanas.

Como cambiar nuestros hábitos es algo que llevará tiempo y actualmente lo vemos casi imposible, podemos hacer algo sencillo que nos sirva de trampolín. Solo se trata de evitar ciertas comidas y alimentos que ingerimos a la hora del almuerzo. Aunque no solucionaremos todo lo que llevamos arrastrado, sí que nos será de gran ayuda para sentirnos mejor, más vitales y más delgados.

Pasa las flechas de la derecha y descubre qué comidas debes evitar a toda costa a la hora de comer.

2 de

1) Pasta

Aunque la pasta está riquísima y nos llena hasta decir basta, no es recomendable comerla a la hora del almuerzo. Y mucho menos si vamos a seguir trabajando después. ¿La razón? La cantidad excesiva de hidratos de carbono que contiene, los cuales solo nos empujan a tumbarnos en el sofá, echarnos una mantita y dormir. Si la tomas el fin de semana, no hay problema, pero si se te ocurre comerla a diario, en horario de oficina, olvídate de rendir por la tarde.

3 de

2) Una hamburguesa y patatas fritas

Igual que la pasta, un plato contundente de hamburguesa y patatas fritas es de lo más apetecible, sobre todo cuando apenas has desayunado un triste café con sacarina. Pero has de mantenerte fuerte y decir NO. Mientras comes este plato, te sentirás feliz por lo rico y sabroso que está, pero cuando pasen veinte minutos no podrás ni moverte de lo lleno que estás.

La excesiva cantidad de hidratos y grasa que contiene esta comida te quitarán todas las ganas de hacer cualquier cosa que no sea dormir. Aunque la carne y el queso, por separado, no son una opción mala, la combinación de todo ello con la salsa, el pan, las patatas... convierte el resultado en una mezcla explosiva que no te conviene. Todo ello sin contar lo que engorda...

4 de

3) Bocadillos

Muchas personas toman bocadillos para comer pensando que son una comida ligera. Aunque todo depende del contenido del bocadillo en cuestión, lo cierto es que nunca es recomendable comer demasiado pan a la hora del almuerzo. Y en el bocadillo es esto lo que abunda. Son una bomba de hidratos de carbono que nos costará digerir y asumilar, lo que no solo nos apalanca, sino que se acumulan en forma de triglicéridos en el tejido adiposo.

5 de

4) Pizza o arroz

Por la misma razón que es recomendable evitar los bocadillos debemos hacer lo propio con la pizza o el arroz. No es cierto que tengamos que eliminar todo tipo de hidratos de carbono de las comidas, pero es preferible primar los hidratos complejos de los vegetales y verduras sobre los procedentes de la pizza y el arroz. El gran problema de tomar arroz o pizza para comer es que, además, solemos consumir grandes cantidades, ingiriendo muchas más calorías de las recomendadas. Si se toman en raciones pequeñas no constituyen ningún problema, pues son alimentos muy fácilmente digeribles, pero es difícil no excederse.

6 de

5) Un sándwich envasado

Estamos tan ocupados que solemos tirar de máquina expendedora. Ahí están los clásicos sándwiches fríos y envasados. Nos sacan de un apuro y lo cierto es que cuando tenemos mucha hambre nos sientan de lujo y los vemos hasta sabrosos. Una vez que nos hemos excusado, debemos reconocer que comer esta 'pseudocomida' industrial es una de las peores opciones. Están repletos de conservantes, grasas e hidratos.

7 de

6) Comida precocinada

Las comidas copiosas quedan fuera de la lista de permitidos ya que dificultan la digestión y provocan somnolencia. La alternativa, podríamos pensar, sería un plato de comida rápida, pero nada más lejos de la realidad. Las grasas que contienen provocan pesadez de estómago, hinchazón, gases y somnolencia, lo cual puede mermar de manera notable nuestras capacidades.

No hay que olvidar que está demostrado que después del almuerzo existe una disminución de la capacidad de mantener la atención y el rendimiento se ve perjudicado en un 10%. Mejor optar por algo ligero.

8 de

7) Sopas o cremas de verduras

Aunque es recomendable tomar sopas o cremas de verdura para comer, debemos acompañarlo de algo más. La razón se basa en que apenas contienen proteínas, por lo que un buen plato no nos llenará del todo y nos entrará un hambre voraz en una hora. ¿Y qué haremos entonces? Exacto, correr a la máquina expendedora y pillar cualquier snack.

[Ver: Las 5 sopas y cremas que nunca jamás debes pedir en un restaurante]

9 de

8) Una ensalada verde

Aunque parezca mentira, la lechuga es un alimento bastante indigesto. Tiene un alto contenido en fibra insoluble y puede hacer que tengamos gases e hinchazón abdominal durante el resto de jornada. Mucha gente las toma, pero es preferible apostar por ensaladas de tomate o camperas. También son recomendables las ensaladas mixtas, con algo de proteína, que ayudarán a saciarnos y no tener la tentación de picar por la tarde.

10 de

9) Refrescos y agua con gas

Existe la creencia de que los refrescos son el mejor compañero de viaje, ya que nos permiten mantenernos frescos y despiertos. Sin embargo, la teoría es bien distinta. Al estar sentados bastante tiempo, algunas bebidas gaseosas como refrescos y agua con gas pueden hacernos sentir más hinchados, tener gases, indigestión, náuseas e incluso dolor abdominal general.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios