tu cuarto no está desordenado

Esta foto esconde algo perturbador. Y la chica ha pagado por ello

Es guapa y lleva un vestido que le queda precioso, ¿pero quién puede fijarse en ello en medio de semejante leonera (con regalito escondido)?

Foto: En el suelo hay un par de cosillas. (Twitter)
En el suelo hay un par de cosillas. (Twitter)

Sabemos que limpiar es un rollo y jamás abogaremos por las mujeres hacendosas, esas que siguen la estela vital de nuestras abuelas, que usan el plumero a diario y ponen el cuidado de su casa por encima de su alegría. Dejar todo en su sitio después de cada uso nos parece una mala costumbre, propia de seres grises, poco creativos y hasta faltos de inteligencia.

Si no ha sonado verosímil es porque no es más que una sarta de excusas. ¡¡¿Pero quién narices puede vivir así?!! ¿Es esto una habitación o un zoológico? Y por ahí van los tiros, por la vida animal, y ni siquiera en cautividad...

Su tuit era sincero y simpático, una confesión: "Me voy a cenar porque necesitaba una excusa para ponerme esto"

La historia es rápida de contar, pero apreciar la foto en toda su riqueza requiere de unos minutos de análisis y un rigor antropológico a prueba de náuseas. La muchacha de la foto se llama Alyssa Bordelon y vive en Nueva Orleans, Louisiana. Su publicación en Twitter era sincera y simpática, una especie de confesión con sentido del humor acerca de su fijación por la moda y su exhibicionismo: "Me voy a cenar porque necesitaba una excusa para ponerme esto".

Busquemos una excusa para limpiar

Y lo apreciamos, Alyssa, de verdad que sí. El ángulo de la apertura del vestido, el escote en un justo punto medio entre el destape y el misterio que invita, el maquillaje perfecto y el peinado. Hasta las pulseras casuales, quizá coleteros, que llevas en la muñeca, son armoniosos en esa estampa de elegancia y naturalidad. Todo encaja.

Antes muerta que ordenando. (Twitter)
Antes muerta que ordenando. (Twitter)

Ahora bien, ¡¿cómo puede ser que todos los bártulos de maquillaje estén a tus pies?! ¿En serio tienes restos de comida rápida y nubes de golosina a centímetros de tu ropa interior sucia y al menos tres zapatos solitarios, sin par a la vista? ¿Cómo es posible que alguien acomododado como tú, visiblemente habituado a que otro limpie y ordene su cuarto, no tenga muebles en los que dejar todo ese atrezzo? ¿No sería mejor invertir en una cajonera o dos lo que vas a pagar por la cena vestida así?

Alyssa, alias @og_pocahontas, quiere escapar de los estereotipos de género y dice identificarse como mujer "solo porque este planeta aún finge que el género significa algo". Estamos de acuerdo en eso, pero ¿no crees que los ratones deben vivir fuera de las casas?

El típico roedor de dormitorio. (Detalle subido a Twitter por Tanya MeanAss)
El típico roedor de dormitorio. (Detalle subido a Twitter por Tanya MeanAss)

Quizá estamos siendo demasiado cerrados. Quizá deberíamos envidiarla por vivir libre e inocente como Pocahontas en la versión Disney, hablando con las piedras, los ríos, los animalillos del bosque y los zapatos de tacón salvajes (Jan 13th, alias @DaaamnLC señala uno de ellos: "Tenía uno negro, pero seguro que no encontraba el otro y por eso tuvo que ponerse los de color carne').

Por si acaso, puede ser buena idea guardar el roedor antes de que aparezca su madre para echar un vistazo.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios