SEGÚN LA CANTANTE Y POETA PATTI SMITH

El truco punk para conciliar el sueño rápidamente (y no marearte en un coche)

La compositora de canciones como "Dancing Barefoot" suele recurrir a una peculiar estrategia cuando no es capaz de caer dormida, y siempre le ha funcionado

Foto: Patti Smith, actuando en el Festival de Cannes 2010. (Efe/Ian Langsdon)
Patti Smith, actuando en el Festival de Cannes 2010. (Efe/Ian Langsdon)

Hay infinidad de trucos que uno puede poner en práctica para esquivar el insomnio y caer rápidamente en los brazos de Morfeo (que nos lo digan a nosotros), pero como siempre, cada cual termina desarrollando a lo largo del tiempo uno que le sirve. Algunos de ellos solo le funcionan a los que los han inventado y otros, sin embargo, pueden ser útiles para otras personas. No tienen por qué funcionar en todos los casos, pero merece la pena intentarlo.

Uno de ellos es el peculiar método que la cantante punk, poeta y escritora Patti Smith utiliza cuando no puede dormirse (pero también cuando se marea en un viaje en coche o en autobús) y que expone en su libro 'M Train', que fue editado el pasado otoño por Lumen. El método es muy sencillo, pero merece la pena recrearse en las palabras de la autora, que para eso es una de las escritoras rock más reconocidas.

“Durante un tiempo no soñé. Mis rodamientos parecían haberse oxidado, daba vueltas en círculos de vigilia, entonces en caminatas horizontales, un mojón detrás de otro, nada que pudiese tocar”, escribe (la traducción es nuestra). “Al no poder llegar a ningún sitio, volví a un viejo juego, a uno que inventé como un remedio para el insomnio pero que también era útil en largos viajes en autobús como una distracción ante el mareo. Una rayela interior que se juega en la mente, no con los pies”.

Ha utilizado este truco en incontables ocasiones, y nunca ha llegado a rozar el dorado objetivo, ya que siempre ha caído antes en un sueño profundo

¿En qué consiste exactamente este popular juego infantil trasladado a nuestra mente? En lugar de un dibujo en el suelo, debes visualizar una carretera, “una aparentemente sin límite, pero en realidad un finito alineamiento de casillas de pirita por las que uno debe avanzar con el objetivo de llegar a un destino de resonancias míticas, como por ejemplo, el Serapeum de Alejandría con su cartel de entrada sujeto a una cuerda de terciopelo balanceándose por encima”.

Nos ha quedado claro. Pensemos, pues, en una carretera casi infinita por la que nos tengamos que deslizar para alcanzar un preciado destino. Ahora llega la hora del truco final: para movernos de una casilla a otra como si de un juego de la Oca se tratase, debemos elegir una letra y pensar en todas las palabras que podamos que comiencen por dicha inicial.

La poeta, actuando durante la entrega de los Premios Nobel 2016. (Reuters)
La poeta, actuando durante la entrega de los Premios Nobel 2016. (Reuters)

“Uno procede pronunciando un flujo ininterrumpido de palabras que comiencen con una letra concreta, por ejemplo, la M”, señala la cantante en el libro, antes de proporcionar un sonoro ejemplo, plagado de palabras procedentes de otras lenguas como el francés o el castellano: “Madrigal minuet master monster maestro mayhem mercy mother marshmallow merengue mastiff mischief marigold mind...” No se puede parar y debemos visualizar, en todo momento, nuestro objetivo.

La autora de “Horses” explica que ha utilizado este truco en incontables ocasiones, y que nunca ha llegado a rozar el dorado objetivo, ya que siempre ha caído antes en un sueño profundo. Smith vuelve a hacerlo, una vez más, en el libro, esta vez con la V: “Venus, Verdi, Violet, Vanessa villain vector valor vitamin vestige vortex vault vine virus vial vermin vellum venom veil, de repente parto tan ligera como una cortina vaporosa que señala el comienzo de un sueño”.

A Morfeo por la repetición

Este método de libre asociación parece tener aplicaciones tanto terapéuticas como creativas y, todo sea dicho, parece sacado del popular programa de televisión 'Un, dos, tres'. Al fin y al cabo, los juegos de asociación libre son parte esencial del surrealismo y otros movimientos limítrofes. También lo son en la obra de uno de los escritores que más han influido a Smith, William Burroughs. Lo que no sabíamos es que también servía para quedarse dormido.

Las personas que visualizan una imagen relajante tardan menos en dormirse que los que cuentan ovejas

No se encuentra tampoco tan lejano del viejo método de contar ovejas, solo que exige un esfuerzo adicional. Básicamente, este ejercicio mental es una especie de autohipnosis ocasionada por una repetición sistemática. El procedimiento lo conocemos todos: consiste en contar, una a una, las ovejas que saltan una valla, y esta actividad tan repetitiva, rítmica y aburrida terminará por conducirnos indefectiblemente al sueño.

Se trata más que de un estereotipo cultural (ya se habla de ello en El Quijote) que de una herramienta realmente útil. Sobre todo, porque en el año 2010, un grupo de investigadores de la Universidad de Oxford publicó en 'Behaviour Research and Therapy' una investigación en la que revelaban que no es que este método no sirva para nada, es que de hecho puede ser contraproducente. Aquellos que habían utilizado esta estrategia tardaban más en conciliar el sueño que los que simplemente se imaginaban una escena relajante (una playa, por ejemplo). Curiosamente, el método de Patti Smith concilia ambas estrategias: se trata de una actividad repetitiva en la que debemos visualizar un paisaje idealizado.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios