Cinco grandes desayunos (realmente ricos) que te harán perder peso en tiempo récord

Lo dice todo el mundo: el desayuno es la comida más importante del día. También se dice que saltarse una de las comidas del día es

Foto:
1 de

Los 5 desayunos que te harán adelgazar

Lo dice todo el mundo: el desayuno es la comida más importante del día y saltársela es lo peor si quieres perder peso. Tras decirte los diez alimentos que nunca jamás debes comer por las mañanas, hoy te contamos lo que sí debes ingerir a primera hora del día.

Si quieres perder peso, eficazmente y en un espacio corto de tiempo, tienes que tomar uno de estos cinco desayunos. Pasa las flechas (derecha) para descubrirlos.

2 de

1) Desayuno matemático

De acuerdo con los nutricionistas de C&J Nutrition, el mejor desayuno para perder peso es aquel que tiene entre 300 y 400 calorías, detalla 'The Independent'. Alrededor de la mitad de esas calorías deben provenir de carbohidratos, un 15% de proteínas, un 35% de grasas saludables y el resto tiene que ser de fibra y azúcares.

Los resultados, publicados en la revista 'Obesity', demostraron que después de llevar esa dieta durante dos semanas los que habían estado comiendo un desayuno de 700 calorías habían perdido dos veces y media más peso que el otro grupo, probablemente porque el metabolismo es más eficiente por la mañana.

Si echar cuentas no es lo tuyo, y menos a primera hora del día, aquí tienes algunas sugerencias para que te inspires. Así serían cinco desayunos matemáticos perfectos:

  • 45 g de avena, un puñado de arándanos, una cucharada de nueces picadas y un chorrito de jarabe de arce.
  • Dos huevos revueltos, 65 gramos de espinacas, una cucharada de cebolla picada, media cucharada de aceite de oliva y una rebanada de pan tostado integral con 75 gramos de arándanos o frambuesas.
  • Dos cucharadas de mantequilla de maní natural sobre una rebanada de pan tostado integral, con un plátano y una pizca de canela.
  • Una taza de leche desnatada, un vaso de zumo de fruta, 1 ó 2 rebanadas de pan integral acompañado de dos lonchas de jamón de pavo y un kiwi.
  • Un huevo revuelto o cocido, un batido de yogur, una barrita de cereal integral y una pieza de fruta mediana.

3 de

2) Desayuno de cereales

Cereales
Cereales

Los cereales han ganado mala fama en los últimos años, pero según Kris Gunnars, responsable del sitio web Authority Nutrition, todo depende de los que elijamos, pues "hay algunos saludables”. Para un desayuno 'top' basado en cereales, el experto recomienda los libres de gluten y los de grano entero, que además de ser ricos en fibra tienen bastante proteína. Los mejores son la avena, el arroz integral y la quinoa. En cualquier caso, Gunnars recomienda  que tengamos cuidado: “Ten en mente que los cereales refinados son lo peor y algunos alimentos que se promocionan como de grano entero son basura altamente procesada y dañina”.

Una vez escogidos los mejores, hay que vigilar la cantidad y el tamaño de los mismos. Un estudio realizado en la Universidad Estatal de Pensilvania encontró que al servirnos los cereales con leche estos se quedan aplastados y pierden volumen, así que nos echamos más de la cuenta. Los investigadores aseguraron que esto ocurría especialmente cuando estos eran de menor tamaño. “Las personas subestiman el número de calorías que contienen esos cuencos”, comenta la experta Katy Lindenmuth en 'Women's Health', donde explica que "si escoges cereales grandes, estarás consumiendo menos calorías sin darte apenas cuenta de la diferencia".

Esta línea es la que siguen las profesoras de nutrición Barbara Rolls y Helen A. Guthrie, cuyo estudio reveló que tomar cereales en el desayuno ayuda a adelgazar de forma eficaz.

4 de

3) Desayuno proteico

Si las matemáticas y los cereales no son lo tuyo, siempre puedes optar por el desayuno proteico. Una reciente investigación descubrió que un desayuno rico en proteínas puede ayudar a perder peso. Los expertos recomiendan la proteína de suero de leche, ya que es tremendamente eficaz a la hora de perder esos gramos que nos sobran. Si no quieres consumirla de forma envasada, puedes ingerirla a través de la leche y el yogur.

¿Por qué proteínas? Un estudio realizado en la Universidad de Missouri averiguó que un desayuno rico en estas estimula la secreción de un señalizador de saciedad muy potente (la hormona intestinal péptido YY), por lo que se reduce el apetito y hace que comamos menos durante el resto del día. “Esta sensación parece mantenerse durante la mayor parte de la jornada y aguanta hasta la tarde noche”, aseguraba Heather Leidy, autora principal de la pesquisa.

Si eres intolerante a la lactosa o directamente no concibes desayunar leche o yogur, otra opción que puedes barajar son los huevos. Varias investigaciones han demostrado que comerlos por la mañana es más eficaz para perder peso que un bocadillo y otros alimentos altamente calóricos. Gracias a la alta cantidad de proteínas que aportan, alrededor de 5,5 gramos por medio huevo, ayuda a mantenernos saciados durante horas. Además, los huevos contienen un nutriente llamado colina que mejora la función del sistema nervioso y la salud cardiovascular. Eso sí, no lo hagas todos los días. Recuerda que se recomienda un máximo de cuatro huevos a la semana así que no abuses de ellos. 

5 de

4) Desayuno de postres

Si tienes una dieta muy estricta que no te permite comer postre después de las comidas, tenemos la solución perfecta para ti: tomarlo en el desayuno. Un estudio elaborado por 'ScienceDaily' encontró que las personas que comieron un pequeño postre, como chocolate, galleta o un pastel en el desayuno, perdieron más peso que aquellos que no lo hicieron. Los investigadores concretaron que esto fue debido a la disminución de la ansiedad que generaba en los sujeros no poder comer alimentos de ese tipo.

6 de

5) Desayuno gigante

En 1960, la nutricionista estadounidense Adelle Davis popularizó el refrán que ha regido nuestros menús durante medio siglo: "Desayuna como un rey, come como un príncipe y cena como un mendigo". Y este famoso mantra nutricional continúa vigente. Si te levantas con hambre, no te cortes. Una investigación reveló que los que ingerían su comida más calórica en el desayuno, adelgazaban más y mejor. Dicha investigación demostró que los que ingirieron 1.400 calorías a primera hora de la mañana perdieron más peso que los que comieron 700.

 

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios