tiene su utilidad

Misterio resuelto: por qué hay un hueco tan grande bajo las botellas de vino

Todos los vinos tienen una oquedad convexa conocida como picada. Esa cavidad sirve para conservar mejor los caldos y evitar las roturas del recipiente, entre otras cosas

Foto: El hueco que hay bajo las botellas de vino tiene su utilidad. (iStock)
El hueco que hay bajo las botellas de vino tiene su utilidad. (iStock)

Tanto uno de los mejores vinos, el Cuatro Palmas Amontillado de la bodega jerezana González Byass –recién coronado como el mejor vino generoso en el concurso International Wine Challenge 2016, uno de los más prestigiosos del mundo–, como cualquiera de los más corrientes, poseen una peculiaridad que seguro no ha pasado inadvertida para los más observadores, se trata del hueco que tienen en la base de la botella, una oquedad convexa conocida como picada.

Pese a que existe un falso mito que sostiene que esa cavidad sirve para diferenciar la calidad de los vinos, la realidad es otra bien distinta. Su origen está relacionado con los primeros sopladores de vidrio, los cuales dejaban esa parte con una forma cóncava para asegurarse de que la botella se mantendría en pie sin dificultad, según explica la revista especializada en vinos 'Wine Spectator'. Un diseño práctico que, sin embargo, posee otras funcionalidades básicas, como conservar mejor los caldos, servirlos de la forma más cómoda y evitar las roturas de las botellas, explica Stéphane Sánchez, especialista de vinos en la cadena de supermercados británica Waitrose, al tabloide 'The Sun'. 

La cavidad recoge los sedimentos

Además de crear la ilusión óptica de que la botella es más grande, y por lo tanto que contiene más cantidad, la picada tiene una función más práctica. El hecho de que el vidrio cree esa forma en la base permite que los sedimentos, esos materiales sólidos que se depositan en el fondo de la ampolla cuando un vino envejece, se quedan solo en el círculo exterior, de esta manera, resulta mucho más sencillo que ninguno de los posos pase a la copa al servirse. Es por esta razón por la que los vinos más maduros se guardan en envases con una hendidura mayor. 

La picada permite que los sedimentos se depositen solo en el círculo exterior, así es más sencillo que ninguno de los posos pase a la copa al servirse

Sánchez sostiene que la cavidad solo depende de la elección del productor y no tiene ningún impacto en la calidad del caldo. “Tiene sentido que los productores cuyos vinos están diseñados para estar largos periodos de tiempo en la bodega, como un Burdeos, se decanten por botellas con grandes hendiduras, pero no será necesario para los productores que comercializan vinos que serán bebidos dentro de un año, como un rosado”. 

Asimismo, el actual encargado de la bodega de Waitrose, señala que el hueco también ayuda a verter los caldos de una forma sencilla, ya que “al poder poner fácilmente el pulgar en la cavidad se puede estabilizar el brazo y manipular mejor el recipiente”.

Envases más resistentes

Desde que las botellas de vidrio son fabricadas por máquinas son mucho más resistentes, pero esta peculiar oquedad convexa también aumenta la solidez del envase para que no se produzcan roturas. Si las botellas fueran completamente lisas podrían reventarse. El motivo es que las paredes de las ampollas de vino son siempre cóncavas, es decir, la presión se reparte siempre hacia ellas y, si la base fuera igual, se acumularía demasiada fuerza y podría estallar. La convexidad proporciona una mayor resistencia, más robustez, sobre todo si se trata de vinos espumosos, cuya presión puede subir hasta siete atmósferas. Es el caso de las botellas de cava -en cuyo interior hay una presión de 4 o 5 atmósferas-, siendo las más proclives a estallarse si no poseen esta cavidad, que ayuda a que el gas se empuje en sentido contrario a la convexidad, evitando así roturas y posibles desgarros.

Seis milenios bebiendo vino

Un equipo de arqueólogos internacionales descubrieron en 2014, en el sur de Armenia, la bodega de vino más antigua del mundo, lo que demostraría que los humanos fermentábamos uvas desde la Edad de Cobre, hace aproximadamente unos 6.100 años. Seis milenios después seguimos produciendo estos caldos y consumiendo grandes cantidades, prueba de ello es que cada español bebe una media de 133 copas al año, lo que supone un total de 23 botellas, según cifras las cifras analizadas por el estudio de Constanza Business & Protocol School.

Lo que sí que ha cambiado respecto de nuestros antepasados es la forma de conservarlo, ya que con los años se ha pasado de los zurrones hechos de piel de animal, las ánforas y los toneles a la bien lograda botella de vidrio, que empezó a popularizarse en el siglo XV, sobre todo en Italia, y hoy en día muchas de las cuales se han convertido en auténticas obras de arte, aunque, eso sí, con sus respectivos huecos en la base. 

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios