MITOS Y VERDADES, SEGÚN JULEN BOLAIN

¿Renta básica incondicional en España? Por qué quizá no está tan lejos como pensamos

Desde que irrumpió de mano de Podemos, la RBI se ha convertido en uno de los temas de moda. Los investigadores nos recuerdan que quizá no sea una utopía, sino una necesidad

Foto: La renta básica es entendida como un derecho de la ciudadanía. Sin embargo, ¿es posible financiarla? (Efe)
La renta básica es entendida como un derecho de la ciudadanía. Sin embargo, ¿es posible financiarla? (Efe)

Hace tan solo unos años, la mayor parte de la población no sabía qué era exactamente la Renta Básica Incondicional (RBI). Todo cambió con la irrupción de Podemos en el panorama político nacional, al incluir entre sus primeras propuestas la posibilidad de proporcionar una paga mensual a todos los ciudadanos por el mero hecho de serlo. Aunque posteriores revisiones suavizaron (o traicionaron) el espíritu inicial de la renta, que ya no sería universal sino más bien un complemento a los sueldos más bajos, hay una verdad indiscutible: la idea ya ha calado en la sociedad española.

A pesar de ello, sigue habiendo grandes dudas acerca de en qué consiste realmente esta renta, de sus posibles efectos y de su utilidad. El Confidencial ha abordado el tema a menudo en sus distintas vertientes, desde el célebre experimento canadiense que ya en los años 70 demostró los potenciales efectos positivos de la RBI a la defensa de la misma que se ha realizado desde Silicon Valley pasando por entrevistas con Cive Pérez, autor de 'Renta básica universal. La peor de las soluciones' (Clave Intelectual) o la exposición de los experimentos de Utrecht o Finlandia

Hay formas de financiarla como a través de una reforma del IRPF o a partir de los subsidios públicos que serían redundantes con una renta básica

Pero ¿es posible que más pronto que tarde veamos dicha medida implantada en nuestro país? Con el objetivo de resolver esta y otras dudas hablamos con Julen Bollain, investigador de la Universidad del País Vasco y la Université Saint-Louis y con un máster en Oxford, uno de los jóvenes investigadores que han analizado esta fórmula durante los últimos años a través de su tesis doctoral, artículos como 'Renta básica incondicional y economía social: un intento de relación' o su participación en el congreso Basic Income Earth Network. Además, Bollain participa de manera activa en la política vasca a través de Podemos Euskadi, donde es segundo en las listas para las elecciones de septiembre tras Pilar Zabala, y forma parte del Círculo de Renta Básica.

PREGUNTA. ¿Sería posible ahora mismo la implantación de una renta básica garantizada en España, como llegó a proponer Podemos en su día? Daniel Raventós lleva muchos años defendiendo que, según sus cálculos, es así. ¿Estás de acuerdo?

RESPUESTA. No hay duda de que sería posible. Daniel Raventós, Jordi Arcarons y Lluis Torrens no solo llevan tiempo defendiendo que sí se puede financiar, sino que lo han demostrado empíricamente a raíz de casi dos millones de IRPFs ofrecidos por el Instituto de Estudios Fiscales de España, lo que es una muestra muy significativa del conjunto del Estado Español. Se puede encontrar un resumen del estudio realizado en la web de la Red Renta Básica, del cual se realizará una gran ampliación dentro de dos meses en SinPermiso y que a la vez será publicado completamente y al alcance de toda la ciudadanía en un corto plazo de tiempo. En el estudio se puede observar como cuando hablamos de una renta básica incondicional nos estamos refiriendo a una gran redistribución de la renta de los sectores más ricos de la población al resto.

P. ¿Cómo se financiaría? ¿Qué cuantía se percibiría?

R. Este estudio se realizó para demostrar y dejar claro que la renta básica incondicional no es una utopía y que es fácilmente financiable a través de una simple reforma fiscal. Para ello, y por falta de datos sobre otros impuestos, en este estudio solo se modificó el impuesto sobre la renta de las personas físicas. Evidentemente hay otras formas de financiarla aparte de mediante una reforma del IRPF y aparte de los subsidios públicos que fueran redundantes con una renta básica incondicional (por ejemplo reduciendo las cifras del fraude fiscal e igualándolas a la media de la Unión Europea, de la que nos encontramos 8 puntos por encima), pero lo que se quería demostrar es que incluso realizando una reforma solo del IRPF, la renta básica incondicional se podría financiar tranquilamente.

Julen Bollain estudió Administración y Dirección de Empresas en la Facultad de Economía y Empresa de la Universidad del País Vasco y en Université Saint-Louis (Bruselas) y un Máster en Administración Internacional y Relaciones Internacionales en Oxford.
Julen Bollain estudió Administración y Dirección de Empresas en la Facultad de Economía y Empresa de la Universidad del País Vasco y en Université Saint-Louis (Bruselas) y un Máster en Administración Internacional y Relaciones Internacionales en Oxford.

El objetivo número uno y por lo que mucha gente demoniza la renta básica incondicional es que toda la ciudadanía tenga la existencia material garantizada. Para ello debe ser el importe igual o mayor al umbral de la pobreza, es decir, de 7.500€. Así conseguiríamos que ningún ciudadano viva sumido en la pobreza y, precisamente por esto, no hay medida económica cuyos efectos sean comparables a la renta básica incondicional hoy en día.

P. ¿Podría instaurarse algo así a nivel local, o se trata de una utopía si no hay apoyo desde niveles más altos?

R. No, a nivel local no se podría instaurar una renta básica incondicional por el mero hecho de que no habría financiación suficiente. Es decir, un ayuntamiento no tiene la capacidad de recaudar el dinero suficiente por no tener competencias sobre los principales impuestos. Hacen falta los apoyos de instituciones superiores y por ello hace falta que los partidos políticos dejen el miedo atrás y se atrevan con la pedagogía, se olviden del “la ciudadanía no lo entenderá” y apuesten por el “vamos a explicar a la ciudadanía”.

Respecto a los movimientos que se vayan a dar, veremos. El 25 de septiembre tendremos elecciones en el País Vasco y en Galicia; habrá que analizar qué proponen los partidos políticos en ambas Comunidades Autónomas.

P. El tópico que se repite una y otra vez es que una renta para todos desincentivaría al trabajador. Sin embargo, afirmas que no es así. ¿Qué ocurriría? ¿De verdad dejaría de trabajar la gente?

R. Como tú bien dices, es un tópico que llevamos escuchando mucho tiempo. Sin embargo, me gustaría que alguna de esas personas que tanto han utilizado la “creación de vagos” como síntoma de la renta básica incondicional, demostraran que realmente es así. Yo, desde luego, no puedo. Y es que las pruebas nos remiten precisamente a lo contrario. ¿Por qué? Se han realizado hasta ahora dos encuestas que, casualmente, nos ofrecen resultados muy parecidos.

Cuando te preguntan si dejarías el trabajo por la renta, dices que no; pero cuando te preguntan por los otros, temes que ellos sí dejen de trabajar

La primera encuesta, realizada por el GESOP en Catalunya con 1600 encuestados, determinaba que, aparte de que el 72,3% de los catalanes estaba a favor de una renta básica incondicional, solo el 2,9% de la población dejaría de trabajar y solo un 2,2% de los parados dejarían de buscar trabajo. Los datos son contundentes. Más aún si los contrastamos con la encuesta realizada por Dalia Research a 10.000 encuestados a lo largo de los 28 países de la Unión Europea. Esta encuesta, aparte de evidenciar que un 64% de los europeos votarían a favor de una renta básica incondicional en un referéndum y solo un 24% estaba seguro de votar en contra, constata que solo el 4% de los europeos dejarían su trabajo por una renta básica. Sin embargo, cuando les preguntaban cuál era el mayor miedo que les daba la implementación de la Renta Básica, el 40% decía que el mayor temor era que la gente dejase de trabajar. Se percibe esa dicotomía en la gente: cuando te preguntan personalmente sobre si dejarías el trabajo por la renta, dices que no lo dejarías; pero cuando te preguntan por los otros, temes que ellos sí dejen de trabajar. Cabe destacar estos resultados tan similares entre dos encuestas totalmente independientes entre sí.

P. Hay muchas personas, incluso ultraliberales, que consideran que tarde o temprano se tendrá que adoptar la renta básica por la evolución del mercado laboral. ¿Es un proceso irreversible? ¿Por qué?

R. Es un proceso irreversible. No cabe duda de ello. La necesidad de garantizar una vida digna a toda la ciudadanía cada vez es mayor y creo que no hay persona hoy en día que crea que esto vaya a menguar. El mercado de trabajo así nos lo traslada. Son problemas que han ido surgiendo y que hacen que la renta básica incondicional sea aún más urgente. La mecanización del trabajo y sobre todo la robotización del mismo, como un estudio de Oxford afirmó en 2013, conllevará a que en pocas décadas el 47% de los trabajos sean desempeñados por robots. Asimismo, cada vez le damos una mayor importancia al ocio, al cuidado de los hijos y de los mayores, a hacer trabajos creativos, etc. El mismo 'Financial Times', un periódico que no reside en la radicalidad económica, publicó un artículo el pasado 14 de marzo titulado “La renta básica incondicional es una vieja idea con un atractivo moderno.” Así que sí, la renta básica parece que ha tocado la puerta con ganas y sentido común, y esta vez, se la vamos a abrir.

Marc Andreeseen, cofundador de la empresa Netscape Communications Corporation, ha defendido la Renta Básica Incondicional. (Reuters)
Marc Andreeseen, cofundador de la empresa Netscape Communications Corporation, ha defendido la Renta Básica Incondicional. (Reuters)

P. Algunas Comunidades (como por ejemplo, Navarra) han adoptado rentas semejantes que en realidad no son más que subsidios a las personas en situaciones de pobreza o dificultad económica. ¿Por qué se llama renta básica a lo que no lo es?

R. Tenemos que tener mucho cuidado con los nombres que usan ciertas Comunidades Autónomas para definir estos subsidios condicionados. Al fin y al cabo, no son más que subsidios determinados a ciertas condiciones. La renta básica incondicional, no. La renta básica incondicional no requiere del cumplimiento de ningún requisito, ni a priori ni a posteriori. La recibiría toda la población sin importar su sexo, su raza o su patrimonio. No dejaría de ser un derecho de ciudadanía como lo es el sufragio universal. Además, sería individual, a diferencia de los subsidios condicionados como la Renta de Garantía de Ingresos vasca, donde las ayudas van destinadas a unidades convivencia.

Si es la primera vez que escuchamos esta definición, podríamos pensar que es una locura. Sin embargo, no es así. Como en toda medida económica, aunque todo el mundo reciba la renta básica por definición, existen personas que saldrían beneficiadas por la implantación de la misma y existen personas que pagarían más impuestos para financiar la renta básica de la gente con menor renta. Así, la renta básica incondicional la recibiría toda la población como derecho de ciudadanía y sería financiada mediante una reforma fiscal que supondría una redistribución de la renta del 20% de la gente más rica al resto de la población.

P. ¿Es la renta básica la mejor arma de negociación para el trabajador frente al empresario, y de ahí que haya sido tan demonizada?

R. No podría estar más de acuerdo contigo. El problema aparece cuando el que tiene el poder se da cuenta de ello. Por poner un ejemplo, cuando la patronal se da cuenta de que el poder de negociación del trabajador aumentaría exponencialmente y que el precariado sería el más beneficiado por una renta básica en términos laborales, ya que no estaría sometido bajo el yugo del trabajo. La ciudadanía no tendría por qué aceptar esos trabajos en pésimas condiciones por un salario ridículo y las condiciones de estos trabajos mejorarían considerablemente. Pasa exactamente lo mismo a la hora de avanzar hacia la igualdad de género: ¿cuántas mujeres no se divorcian por la dependencia existente en nuestra sociedad patriarcal? Por tanto, dota de un poder de negociación a la gente, a los trabajadores, a las mujeres…

Proyectos piloto hay muchos en marcha y en diferentes partes del mundo. Desde Finlandia hasta los realizados en India, Carolina del Norte o Namibia

Pese a que todos los sindicatos lo comprenden, pocos han querido entender el enorme poder de negociación que otorgaría al trabajador una renta básica incondicional, y por eso son pocos los sindicatos como ESK llevan luchando por ella durante más de 20 años.

P. ¿De qué manera repercutiría la renta básica en el individuo y sus derechos?

R. La renta básica incondicional dotaría al individuo de libertad. Es un derecho de ciudadanía en sí mismo y garantizaría la existencia material a todos los individuos. Esto es un grado de libertad tan grande que una minoría social, la más rica y poderosa, no está dispuesta a admitir. Por lo tanto, tendremos que seguir luchando con la pedagogía y la cordura por bandera para intentar cambiar las cosas. Porque una renta básica es posible, porque es cuestión de libertad, de justicia y de equidad.

P. Has participado en el Basic Income Earth Network en Corea. ¿Qué iniciativas se están poniendo en marcha, aparte de las más conocidas, como Utrecht?

R. He estado en el Congreso de la Basic Income Earth Network en Seúl, Corea del Sur, financiado por el vicerrectorado de Proyección y transferencia de la Universidad del País Vasco, por lo que me gustaría agradecer a la vicerrectora Amaia Maseda el hecho de apoyar este tipo de iniciativas. Proyectos piloto hay muchos en marcha y en diferentes partes del mundo. Desde Finlandia, hasta los ya realizados en India, Carolina del Norte o Namibia. La renta básica incondicional es tema de debate en casi cualquier Parlamento. En todos intentan ridiculizarla, pero al final se está demostrando que es una medida necesaria para dotar de libertad a la ciudadanía.

Los datos de paro sugieren que tarde o temprano será necesario tomar medidas. (Efe)
Los datos de paro sugieren que tarde o temprano será necesario tomar medidas. (Efe)

En el congreso de Seúl también he propuesto la creación de una red de universidades internacionales para poner en común las experiencias, investigaciones o trabajados que hayan realizado sobre temas de Renta Básica. Este tema nos parecía básico desde la Universidad del País Vasco, donde hemos sido la primera institución universitaria en crear un convenio con una Red de Renta Básica. Para nosotros ha sido un paso muy importante, ya que el prestigio y el reconocimiento que reside en las universidades es un punto crucial para romper esas barreras políticas y culturales que separan a la renta básica incondicional de la sociedad civil.

P. Si hay algo que no te haya preguntado y quieras explicar a los lectores, adelante.

R. Para terminar me gustaría aprovechar la ocasión para comentar a todos los lectores que los días 18 y 19 de noviembre se realizará el XVI Simposio de la sobre la Renta Básica Incondicional a nivel estatal en la Facultad de Economía y Empresa de la Universidad del País Vasco en Bilbao. Una vez más, universidad y sociedad civil… el marco adecuado para acercar a la ciudadanía asuntos tan relevantes hoy en día como el futuro del empleo, la reducción de la jornada laboral o la viabilidad social, política y económica de la renta básica incondicional. Además contaremos con ponentes de gran prestigio venidos de distintas partes del mundo. ¡No os lo podéis perder!

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
23 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios