¿FUNCIONA LA DIETA DEL AGUA?

El método para adelgazar comiendo lo mismo (y sin ejercicio)

Los científicos negaban que beber mucha agua tuviera relación alguna con la pérdida de peso, pero últimamente han aparecido estudios que afirman lo contrario

Foto: Sí, basta tomar dos o tres vasos al día para que comas menos. (iStock)
Sí, basta tomar dos o tres vasos al día para que comas menos. (iStock)

Todos sabemos que estar bien hidratados es indispensable para tener una buena salud y somos conscientes de que el agua es la única bebida que en realidad importa –pese a que nos tire mucho más la cerveza o el vino–. También nos han dicho que debemos beber unos dos litros al día y que, tenerla siempre a mano es un gran recurso para lograr adelgazar. Pero ¿qué hay de cierto en estas afirmaciones?

Hasta hace unos años, los científicos negaban que beber mucha agua tuviera relación alguna con la pérdida de peso, pero últimamente han aparecido estudios que aseguran la contrario. Una nueva investigación, publicada esta semana en el 'Journal of Human Nutrition and Dietetics', asegura que beber una cantidad elevada de agua está asociado a una ingesta menor de calorías, así como de azúcar, sal y colesterol.

Un incremento de la ingesta de agua de entre uno y tres vasos al día estaba relacionado con un consumo energético de entre 69 y 206 calorías menos

Los autores del estudio, un grupo de investigadores de la de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign, entrevistaron a 18.311 adultos que tuvieron que explicar qué habían comido y bebido en dos ocasiones diferentes, en un intervalo de entre tres y diez días. La cantidad de agua que había bebido cada persona no variaba de forma significativa entre los dos días de examen y, mediante una simulación, los autores comprobaron que un incremento de la ingesta del líquido de entre uno y tres vasos al día estaba relacionado con una reducción de entre 69 y 206 calorías por jornada.

200 calorías no es gran cosa, estamos hablando de medio aguacate o un muslito de pollo, pero es una cantidad significativa si mantenemos la reducción en el tiempo: en 17 días perderíamos medio kilo de peso. Además, beber tres vasos de agua extra al día se corresponde, siempre según este estudio, con una reducción en la ingesta de azúcar de 6 a 18 gramos, de sal entre 78 y 235 miligramos y de colesterol entre 7 y 21 gramos.

Por qué beber agua adelgaza

Según el doctor Ruopeng An, profesor de quinesiología en la Universidad de Illinois y autor principal del estudio, hay dos razones por las que una mayor ingesta de agua hace a la gente comer menos. En primer lugar, existe un efecto sustitución: la gente que bebe más agua bebe menos refrescos. En segundo lugar, la gente se siente más satisfecha si tiene el estómago lleno de agua, por lo que incurre en menos indulgencias.

El autor principal del estudio, Ruopeng An. (L. Brian Stauffer)
El autor principal del estudio, Ruopeng An. (L. Brian Stauffer)

La opinión de An es controvertida. Numerosos científicos siguen negando que el agua tenga un efecto real sobre nuestras elecciones alimenticias: si la gente que bebe más agua adelgaza es, sencillamente, porque no bebe refrescos. Pero, si no bebes refrescos, su influencia es insignificante. No obstante, el estudio publicado por la Universidad de Illinois no es el primero que llega a conclusiones similares.

En 2013, la profesora de nutrición de la Escuela de Salud Pública de Berlín Rebecca Muckelbauer dirigió una revisión de estudios sobre el asunto en la que concluía que existen las suficientes evidencias científicas para afirmar que el agua, en efecto, adelgaza. En su opinión, su consumo no sólo está relacionado con una menor ingesta de calorías sino que, además, podría tener un efecto añadido: la termogénesis inducida. “Aunque todavía no está bien estudiado”, explicaba la investigadora, “el simple hecho de beber agua podría aumentar el gasto energético de nuestro cuerpo”.

Promover el consumo de agua del grifo, en sustitución de los refrescos, es una medida fácil y eficaz para frenar los problemas de sobrepeso y obesidad

Discusiones científicas aparte, es evidente que el agua es la mejor de las bebidas y muchas personas no toman la suficiente. En el estudio dirigido por An, por ejemplo, los participantes consumían de media sólo 4,3 vasos al día, una cantidad a todas luces insuficiente, teniendo en cuenta que esto sólo suponía el 30% del agua total consumida al día, y el resto se obtenía de otras fuentes menos saludables como pueden ser los refrescos, el vino o la cerveza.

En opinión de An, promover el consumo de agua del grifo, en sustitución de los refrescos, es una medida fácil y eficaz para frenar los problemas de sobrepeso y obesidad a los que las autoridades sanitarias no están dando la importancia debida. 

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios