Renovarse o morir

Siete cosas que puedes aprender en 10 minutos y que cambiarán tu vida

Ponernos al día y actualizarnos no nos tiene que quitar tiempo. Aprende estos trucos básicos de la era moderna que pueden cambiar tu vida profesional y laboral sin apenas esfuerzo
Foto: Como decía Madonna, 'Time goes by so slowly for those who wait'. Aprovéchalo de verdad. (iStock)
Como decía Madonna, 'Time goes by so slowly for those who wait'. Aprovéchalo de verdad. (iStock)

A medida que envejecemos se nos hace más cuesta arriba aprender cosas nuevas. De la misma manera que te desespera ver cómo tu madre busca un cubo de basura bajo la mesa cuando le hablas de vaciar la papelera del escritorio del ordenador, tú mismo empiezas a quedarte desfasado y cada vez hay más aparatos tecnológicos, expresiones o formas de organización que no tienes ni la más remota idea de cómo o para qué se utilizan.

Pero, como argumentas a menudo, es que no tienes tiempo para nada y mucho menos para ponerte a estudiar y analizar todo lo nuevo que aparece, por muy útil que digan que es. Ya, pues lo estás haciendo mal y, además de quedarte totalmente anclado en el pasado, tu productividad está cayendo por los suelos.

Buenas noticias: no necesitas dedicar tanto rato para ponerte las pilas. Como asegura en 'Business Insider' Ilya Pozin, en apenas 10 minutos podemos ponernos al día y actualizarnos, al menos con estos trucos básicos de la era moderna que pueden cambiar tu vida profesional y laboral sin apenas esfuerzo.

1. La Técnica Pomodoro

La gestión del tiempo es muy importante para mejorar nuestra productividad, y la conocida como Técnica Pomodoro es una de las más eficaces para este cometido. Inventada a finales de los años 80 por Francesco Cirillo, básicamente se centra en repartir nuestras tareas diarias en intervalos de 25 minutos, tiempo en el cual nuestra capacidad de concentración está al 100%. De esta manera, evitamos 'estar en misa y repicando' y además de ser más productivos, nos centraremos más en cada uno de los trabajos que realicemos.

2. Planificar el futuro (inmediato)

Dedicar apenas 10 minutos a visualizar y estructurar cómo será nuestra semana laboral y personal nos ayuda incluso a ahorrar tiempo días después. Si establecemos tareas que se vayan a repetir con el tiempo –reuniones semanales, entrega de proyectos e incluso ir a la compra– no necesitaremos repetir el 'planning' cada semana. “Esta metodología nos asegura poder guardar tiempo para nuestros propios proyectos o planes personales”, comenta Pozin.

Vas a necesitar organizarte, pero con que uses 10 minutos ya te servirá para el resto del mes. (iStock)
Vas a necesitar organizarte, pero con que uses 10 minutos ya te servirá para el resto del mes. (iStock)

3. Meditación

“En 10 minutos puedes aprender fácilmente una técnica de meditación que te servirá para el resto de tu vida”, asegura Andrew Thomas, cofundador de la empresa SkyBell, quien reconoce acudir a menudo a YouTube para visualizar manuales exprés de meditación. La palabra de moda nos ayuda a relajar la mente, reducir el estrés y aporta claridad a nuestra vida cotidiana impulsando nuestra productividad laboral, aseguran sus fieles seguidores.

4. Técnicas de memorización

Cada vez te olvidas de más cosas, pero nada como culpar a los años de tus problemas de memoria. No es tanto la edad como la mala organización de los recuerdos, tareas y datos en tu mente. Visualizando nuestro cerebro como si fuese un sistema operativo en el que la información se organiza en carpetas diferentes, es bastante más sencillo acceder o recuperar aquello que necesitamos en un momento concreto. Sabemos dónde está, ¡a por el recuerdo!

5. Triplicar la velocidad de lectura

“He leído al menos un libro por semana en cada viaje que hago”, asegura Jesse Lear, fundador de la compañía V.I.P. Waste Services, LLC, quien desvela su moderno truco: usar aplicaciones de audiolibros en las que se puedan escuchar las obras a una velocidad tres veces superior a la habitual. El empresario asegura que el cerebro tarda poco más de 10 minutos en habituarse al ritmo de narración, y después, la memoria empieza a trabajar para que interioricemos el contenido.

Si vas a gastar papel sin apuntar nada, casi mejor organízate mentalmente. (iStock)
Si vas a gastar papel sin apuntar nada, casi mejor organízate mentalmente. (iStock)

6. Estiramientos

Teniendo en cuenta los terribles problemas de salud relacionados con el sedentarismo, aprender a estirar nuestros músculos y articulaciones no es ninguna tontería. En apenas 10 minutos podemos aprender a realizar sencillos ejercicios para prevenir problemas como el síndrome del túnel carpiano o los dolores de espalda, que de no paliarse pueden convertirse en una molestia de por vida. Dedicando al menos cinco minutos cada día a ponerlos en práctica, podemos mejorar nuestra salud y productividad, ya que evitaremos 'estar hechos polvo' durante el horario laboral.

7. Mejorar la concentración

Evitar las distracciones es realmente complicado. Estamos leyendo algo y perdemos el hilo a los pocos segundos, dejamos de escuchar las directrices de nuestro jefe en plena charla o, a niveles de andar por casa, aparecemos en la cocina buscando algo y no sabemos qué hacemos allí. Si establecemos parcelas para cada tarea podemos evitar estas divagaciones mentales. Por ejemplo, reservar una hora diaria únicamente para enviar correos electrónicos, de tal forma que cuando acudamos a una reunión no estemos pendientes de revisar nuestra bandeja de entrada.  

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ºC

ºC