MÁS ALLÁ DEL PODER ADQUISITIVO DE LAS FAMILIAS

El futuro: los 6 centros educativos más innovadores de EE.UU.

Escuelas con matrícula en tecnología, sostenibilidad, inclusión social y hábitos saludables que te harán preguntarte por qué tuviste que memorizar los afluentes del Tajo

Foto: Los talentos del mañana estudian así. (iStock)
Los talentos del mañana estudian así. (iStock)

Cuando pensamos en la educación en Estados Unidos nos viene a la mente las escuelas hollywoodiense donde rudos marines o agentes de policía retirados acaban convirtiéndose en el profesor de Historia o Literatura que te hubiera gustado tener; e imaginamos también colas infinitas de adolescentes hispanos pasando por controles de seguridad donde les requisan las "pipas", batallas campales de pandilleros y estudiantes que sitúan España justo al ladito de México… Y desde luego, el cine vive de la vida y no se puede negar que exista violencia, problemas raciales y un bajo nivel académico en el sistema educativo público norteamericano, mientras que en los colegios y universidades privadas estudia la élite que continuará haciendo girar la rueda de la desigualdad.

 No obstante, no siempre es así, y menos en un país donde viven 319 millones de personas. A veces nos sorprenden nuevos centros de enseñanza cuyos imaginativos programas proponen un cambio positivo en el futuro de las nuevas generaciones. La plataforma de emprendimiento Noodle acaba de publicar un informe en donde identifica 41 escuelas públicas, privadas y concertadas de Estados Unidos que destacan por su creatividad e innovación. Conozcamos las seis propuestas educativas más interesantes e inspiradoras.

Centros fuera de la red

Colindante con la reserva india más grande del país y con más de 130 estudiantes pertenecientes tanto a la comunidad local como a la Nación Navajo, Star School, en Flagstaff, Arizona, es un colegio paradigma de la sostenibilidad. Con 245 paneles solares y dos aerogeneradores que alimentan sus instalaciones, el centro destaca por incorporar en su currículo, desde la educación preescolar hasta el octavo grado, programas como “la granja a la escuela”, que nutre sus comedores escolares con productos de granjeros navajos, además de introducir a sus alumnos en las labores agrícolas de la comunidad local y el respeto por el medio ambiente. Ya lo dijo el gran Jefe Indio Seattle en su carta al presidente de los Estados Unidos Franklyn Pierce, en 1954: “La tierra no pertenece al hombre; el hombre pertenece a la tierra”, y todo lo que le ocurra a ésta le sucederá a sus hijos.

El futuro: los 6 centros educativos más innovadores de EE.UU.

Aulas invertidas

En la línea de la pedagogía constructivista de Piaget y Vygotski, que empieza a implementarse en los primeros años de escolarización ya en España, la escuela secundaria Clintondale, en Clinton, Michigan, va un paso más allá y ha dado la vuelta a los viejos hábitos de llevar tarea para casa. Los alumnos de este centro dedican su tiempo en el aula a trabajar en proyectos específicos y cuando salen de clase repasan durante aproximadamente una hora las lecciones del día siguiente por medio de ejercicios escritos, vídeos y audios.

El motivo de este viraje educativo es que cada estudiante pueda aprender a su ritmo y progresar aún más mientras se encuentra en el aula, según explica el superintendente de las escuelas de la comunidad de Clintondale Greg Green. También ayuda a los alumnos a superar las limitaciones que les impiden estudiar en casa: “Muchos padres no están familiarizados con el estándar de enseñanza básico común, así que no son capaces de ayudar a sus hijos con las tareas escolares”, afirma Green, quien añade que de esta forma el alumno puede consultar con el profesor cualquier problema que surja durante el desarrollo de los ejercicios.

Los alumnos de estos centros pertenecen a familias con bajos recursos económicos

De hecho, este modelo escolar, que el centro empezó a poner en práctica hace cinco años, muestra excelentes resultados académicos. “Contamos con una tasa de graduación del 100%”, remarca el supervisor con orgullo, y se ha reducido la tasa de fracaso escolar en inglés y matemáticas un 33% y un 31%, respectivamente.

Una cantera de futuros ingenieros e informáticos

El Panthways in Technology Early Collage High School, en Brooklyn, Nueva York, presume de que sus estudiantes son las nuevas mentes tecnológicas del mañana y bien ganado se lo tienen. Los colegiales no se gradúan pasados los cuatro años de estudios secundarios, sino que dedican dos años más para titularse en Ingeniería e Informática. ¿Una escuela para élites? Sí, pero no económicas, sino intelectuales, porque el 96% de los alumnos de este centro son afroamericanos e hispanos y porque la mayoría de sus 520 escolares realiza prácticas profesionales remuneradas en IBM y otras compañías punteras de tecnología.

De reciente creación (fue creada en 2011 en asociación con la Universidad de la Ciudad de Nueva York, el New York City College of Technology y el departamento de Educación), la primera promoción de 'cerebritos' de la P-Tech se graduará en 2017, aunque hay un par de alumnos que se han adelantado y ya trabajan para la compañía IBM.

Un espacio 'móvil' para el conocimiento

La escuela de educación secundaria e3 Civic se encuentra ubicada nada más y nada menos que en la Biblioteca Pública de San Diego. La razón es que sus directivos piensan que las bibliotecas no solo son un hogar para los libros, sino un agente educativo tan importante como las aulas. Imaginen cómo sería que los estudiantes pudieran tener acceso, como es el caso, a 1,2 millones de libros, un auditorio, una galería de arte e infinitas salas de lectura. Y además las clases son móviles. Así, por ejemplo, los alumnos pueden escribir en las paredes del aula y trazar ideas, problemas y soluciones, y los pupitres incorporan ruedas para trabajar en equipo. ¿Vuelve a ser este otro centro educativo donde cada niño tiene un pony y veranea en Palm Spring? Error. El 77% de sus estudiantes se encuentra debajo del umbral de la pobreza, según asegura su directora Helen Griffith. Además, si P-Tech era un trampolín de ingenieros, e3 Civic se posiciona como la escuela de los biólogos del futuro, porque el currículo incluye clases de biotecnología, biología médica e ingeniería biológica, y cada uno de los 409 alumnos trabaja con un Mac Book Air. 

Los alumnos de la escuela secundaria e3 Civic aprenden a través de la experimentación.
Los alumnos de la escuela secundaria e3 Civic aprenden a través de la experimentación.

Una educación holística y muy 'nutritiva'

Cuántas veces hemos oído hablar de los altos índices de obesidad infantil en Estados Unidos, donde parece que los niños solo coman bollos y hamburguesas a todas horas. En Nueva Orleans, la red de escuelas FirstLine Schools, tiene la fórmula perfecta para inculcar una nueva cultura de la alimentación y el deporte al aire libre entre sus estudiantes. ¿Cómo? Incorporando clases de cocina y cultivo ecológico en su programa educativo. Y como explica Dominique Harris, la directora de comunicación de estos centros ecoeducativos, la idea surgió fruto de la necesidad: “Uno de los huertos fue iniciado después del huracán Katrina porque nos quedamos sin tiendas de comestibles y decidimos ayudar a la comunidad”. Asimismo, añade que dos de las escuelas cuentan con cocinas para impartir clases, donde los estudiantes aprenden a las órdenes de un chef las artes gastronómicas y de seguridad alimentaria, y luego ayudan a vender los productos en mercados agrícolas locales. “Hacemos todo esto para enseñarles habilidades empresariales”, explica Harris. 

Los niños reciben clases de cocina saludable
Los niños reciben clases de cocina saludable

Y si los hijos aprenden a comer sano, ¿por qué no sus padres? Los centros FirstLine también ponen a disposición de las familias programas de cocina saludable para que los buenos hábitos que adquieren los niños en clase puedan continuar en casa. 

Sobresaliente en inclusión

Una verdadera nación con la misión explícita de reducir el 'bullying'; este es el lema de Alliance School, en Miilwaukee, Wisconsin, donde la mayoría de sus 196 alumnos provienen de otras escuelas donde fueron perseguidos y violentados por sus compañeros. “La mitad de nuestros estudiantes se identifican como LGBT (Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transgénero)”, cuenta la confudadora Tina Owen, que abrió el centro con una concesión de la Fundación Bill y Melinda Gates. De hecho, esta filosofía inclusiva no solo atiende a niños y adolescentes víctimas de acoso, sino que enfrenta incluso un reto mayor: al menos el 76% de sus escolares provienen de familias con bajos recuros y el 28% tiene alguna discapacidad. ¿Qué incluye su plan estudios?

Además de estudiar en un ambiente abierto y respetuoso, sus estudiantes son activistas: “Les enseñamos sobre las diferentes culturas y las comunidades para aumentar su conciencia, y nuestros estudiantes también van a las escuelas en el área para difundir nuestro mensaje contra el acoso escolar”, apunta su directora-activista.

Lejos del amarillento 'la letra con sangre entra' estos modelos innovadores y no excluyentes son un ejemplo de que la educación es mucho más amplia que la lista de los reyes Godos o los afluentes del Ebro. Si los niños de hoy serán los ciudadanos del mañana, la escuela no debería estar castigada de cara a la pared sino mirar a la sociedad y sus retos futuros de frente y desde las primeras filas. ¿Habrá una re-vuelta al cole también en España?

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios