Tendrás Mariposas, pero no en el estómago

La posición sexual definitiva para que las mujeres disfruten de intensos orgasmos

La cucharita, el misionero o la vaquera son agua pasada. Para triunfar en la cama y para conseguir el éxtasis sexual hay que innovar. Nadie dijo que fuera fácil, pero por probar, que no quede
Foto: Cómoda y placentera para ella. ¿Será de verdad la postura perfecta? (iStock)
Cómoda y placentera para ella. ¿Será de verdad la postura perfecta? (iStock)

Aunque los expertos en sexología insisten en que el orgasmo no es lo más importante de las relaciones sexuales, a menudo leemos y escuchamos hablar sobre cuáles son las mejores posturas y técnicas para llegar al clímax. Y la mayoría de las veces, el objetivo está en ellas.

Lo cierto es que, si echamos números, las mujeres suelen salir perdiendo y todavía son muchas las que nunca disfrutan del éxtasis sexual mientras que rara vez son ellos los que no llegan. Para poner solución a este desequilibrio se han establecido decenas de trucos que pueden ponerse en práctica en la cama, sofá, coche o sabe dios. Para gustos, colores y, sobre todo, métodos.

Desde algunos curiosos como el de dejarse los calcetines puestos para aumentar la libido femenina hasta centrarse en que ella domine la situación. De ahí que la cowgirl o vaquera, que permite que se muevan cómo, cuándo y al ritmo que gusten, o la cucharita y el perrito, en las que pueden mover manos y muslos libremente, estén entre las favoritas de ellas. Son, de hecho, las comúnmente conocidas como las más placenteras para ellas. Pero no son, ni por asomo, las únicas.

Es todavía más bonito si pone el pulgar sobre su clítoris. Si eso no le da alas, nada lo hará

En un intento más por determinar la postura definitiva para que ellas no se queden a medias, la especialista en erotismo Rebecca Newman recoge en la edición británica de la revista 'GQ' una más para la lista, y quizás no habías oído hablar de ella. ¿Será de verdad la definitiva?

La postura de la mariposa

“Es una de esas posiciones asociadas a una noche de desenfreno en la que el suelo acaba lleno de cristales y los muebles rotos, aunque también es digna de recordar si se practica en tardes dedicadas a hacer el amor largo y tendido”, comienza Newman.

La broma de las cosas tiradas por el suelo deriva precisamente de que para poner en práctica la mariposa, la mujer tiene que tumbarse sobre una superficie relativamente elevada como una mesa o cómoda. Normalmente en estos muebles hay cosas encima que habrá que retirar, y en pleno calentón a ver quién se para a colocar la vajilla en el fregadero.

La clave para que esta postura funcione es colocarse en la posición correcta. Como decimos la mujer tiene que tumbarse sobre un sitio relativamente alto que le ofrezca la posibilidad de colocar el trasero en el filo de la superficie. Aproximadamente a unos 30 centímetros por debajo de él. Ella levanta las piernas y apoya los pies sobre los hombros de su compañero, para que le resulte más fácil levantar la pelvis hasta que la espalda forme una línea recta. Entonces, él coloca las manos sobre sus glúteos para penetrarla. Y aquí viene el verdadero truco.

La posición sexual definitiva para que las mujeres disfruten de intensos orgasmos

El placer de esta posición está en encontrar el ángulo perfecto: la pelvis femenina está elevada lo que permite una penetración profunda. Exacto, si se hace bien, esta es la mejor forma para poder estimular el punto G femenino y conseguir un placer inusual en la mujer. “Incluso puede ser todavía más bonito si pone el pulgar sobre su clítoris. Si eso no le da las alas, nada lo hará”, sentencia la experta.

No se trata de que el hombre sostenga a la mujer con la fuerza de los brazos. La espalda de ella está apoyada, así que los brazos del hombre ayudarán a balancear su cuerpo durante el movimiento de fricción así como acariciar y agarrar cualquier otra zona erógena que tengan a mano como los pechos o la parte interior de los muslos, consiguiendo una excitación mucho mayor que en otras posiciones.

Más buenas noticias: la postura de la mariposa es ideal para los hombres que tienen el pene pequeño puedan penetrar profundamente sin que el miembro viril se salga durante el coito.

Nadie dijo que fuera fácil, pero por probar, que no quede.

La altura adecuada dependerá de lo que mida el hombre. (iStock)
La altura adecuada dependerá de lo que mida el hombre. (iStock)

Otras interesantes técnicas sexuales

Clitoridianos, vaginales, cervicales, conseguidos gracias al punto G… El orgasmo femenino siempre está en boca de todos. Y no es que hablemos de sexo oral, nos referimos a la cantidad de teorías que se han propuesto para facilitar el placer de ellas. Y algunas son tan curiosas como estos métodos desconocidos que pueden convertirse en la salvación sexual para muchas féminas. Como si de un estudio científico se tratase, lo mejor es basarse en los ensayos de prueba-error, hasta encontrar el acierto.

– El beso de Singapur

Se trata, básicamente, de una técnica sexual en la que la mujer utiliza su vagina para estimular el pene del hombre como si lo estuviese succionando. De ahí su nombre, 'pompoir', que en francés sería algo así como “chupadora”: la vagina produce un efecto semejante al de la boca durante el sexo oral. En lugar de moverse cabalgando o embistiendo, la pareja permanece quieta y ella utiliza el músculo pubocoxígeo para estimular la erección masculina, lo que se traduce en orgasmos más intensos tanto para él como para ella.

La posición ideal para practicar esta técnica es aquella en la que la mujer se sitúa encima del hombre, para que sea ella quien marque el ritmo y la intensidad, aunque también puede practicarse de lado. Es más, lo ideal es que el hombre se encuentre en una posición absolutamente pasiva, ya que el movimiento debe ser sutil y ella es quien manda.

– La técnica del alineamiento coital

Bajo este nombre que parece sacado de un libro de ingeniería se oculta uno de los métodos más difundidos para potenciar el placer femenino y masculino a través de una mayor intimidad física y emocional. Consiste, básicamente, en una variación de la postura del misionero, sólo que en lugar de penetración, el hombre se desplaza unos centímetros más de forma que se apoye en los hombros de su pareja y su pene estimule el clítoris de la mujer. Las piernas de ésta deben permanecer rectas mientras que el hombre las rodea con las suyas propias, aunque cabe la posibilidad de que ella también rodee al hombre con sus piernas. En lugar de realizar un movimiento de dentro hacia afuera, como en el sexo vaginal convencional, se realiza un movimiento de arriba abajo. Una posición ideal para aquellas mujeres que alcanzan más fácilmente los orgasmos clitoridianos (que, por otra parte, suelen ser la mayoría).

– El método Florentino

También conocido como coito a la florentina o coito florentino, esta técnica consiste en que la mujer se agarra a la base del prepucio, por lo que debe retirar la piel si el hombre no está circuncidado. Este método tiene varias funciones: facilitar la erección del hombre, aumentar su sensación de placer al poner al descubierto más conexiones nerviosas del pene y acelerar la eyaculación. Además, como propone León Robert Gindin en La nueva sexualidad de la mujer, esta técnica también permite al sexo femenino seguir disfrutando incluso después del orgasmo masculino, cuando la erección ya se encuentra en receso.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ÚLTIMOS VÍDEOS

Lo que escondian sus ojos - Avance
AYAX - ORGULLO Y PREJUICIO (PROD BLASFEM) | VIDEOCLIP
AYAX Y PROK - LA FLAUTA DE HAMELIN (PROD HAZHE) | VIDEOCLIP

ºC

ºC