REVOLUCIÓN EN LAS CIENCIAS SOCIALES

Los 5 psicólogos que lo están redefiniendo todo, desde el amor hasta la felicidad

Estos cinco científicos y divulgadores han revolucionado sus campos de estudio. Han compartido enseñanzas que van calando en la sociedad, pero siguen siendo desconocidos

Foto: De izq. a dch.: Sonja Lyubomirsky, Scott Barry, Helen Fisher, Norman Doidge y Jennifer Eberhardt.
De izq. a dch.: Sonja Lyubomirsky, Scott Barry, Helen Fisher, Norman Doidge y Jennifer Eberhardt.

Aunque no solemos darnos cuenta, a todos nos preocupa la psicología. Nos pasamos el día leyendo reportajes sobre cómo ser feliz, hacer más amigos, combatir el insomnio o ligar más y mejor, pero nunca nos planteamos quiénes son las personas que están detrás de los consejos que se nos brindan.

Como en la mayoría de campos del saber, la psicología ha avanzado enormemente en los últimos años, y hay ciertas figuras que han revolucionado la forma en que entendemos la felicidad o el amor. La publicación Bussiness Insider ha seleccionado a los que, a su juicio, son los psicólogos más innovadores de la actualidad. Autores que haríamos bien en leer para mejorar la forma en que nos relacionamos con otras personas (y con nosotros mismos).

1. Scott Barry Kaufman

El psicólogo estadounidense, director del Instituto de la Imaginación de la Universidad en Pensilvania, es famoso por su estudio de la inteligencia y la creatividad y, en particular, por su intento de redefinir la forma en que entendemos estas.

La mayor aportación de Kaufman es su teoría del proceso dual, que trata de explicar cómo funciona en realidad nuestra inteligencia. Según el psicólogo, la pasión, la persistencia y la capacidad de perseguir metas personales son tan importantes para valorar la inteligencia de una persona como la lógica o el razonamiento. Además, existen ciertas formas espontáneas de pensamiento, como la perspicacia, la imaginación o el aprendizaje implícito que pueden elevar enormemente la inteligencia real de una persona.

Las habilidades de cada persona no son entidades estáticas, cambian constantemente a lo largo de nuestra vida, y siempre podemos mejorarlas

La parte más importante de su teoría, y la que puede servirnos en nuestro día a día, es la la idea de que las habilidades que tenemos no son entidades estáticas, cambian constantemente a lo largo de nuestra vida, a medida que pensamos de forma controlada o espontánea. Es por ello que todos podemos trabajar para ser más inteligentes.

2. Sonja Lyubomirsky

(Instituto Coca-Cola de la Felicidad)
(Instituto Coca-Cola de la Felicidad)

La autora de La ciencia de la felicidad y Los mitos de la felicidad (Urano) es una de las más importantes figuras de la psicología positiva. En su opinión, el 60% de nuestra felicidad viene dada por la genética y el ambiente, pero hay un 40% que podemos controlar, y de esta parcela depende en gran medida nuestro bienestar.

La principal idea que transmite Lyubomirsky es que merece la pena esforzarse por ser feliz, pues todos podemos manipular nuestro nivel de bienestar. En realidad este no depende de conseguir los objetivos que nos hemos propuesto y de mantenernos al margen de los grandes problemas, sino que podemos afrontar épocas complicadas de nuestra vida y, sin embargo, ser felices, pero también tener todo lo que habíamos deseado y sentirnos profundamente desgraciados. La clave, asegura la autora, no reside en evitar el dolor, sino en saber afrontarlo.

3. Norman Doidge

 

El psiquiatra canadiense es uno de los mayores divulgadores de la neurología. A lo largo de su carrera ha publicado más de 170 artículos científicos, pero es más conocido por libros para el público general como The Brain That Changes Itself (Viking) o The Brain´s Way Of Healing (Penguin), donde aborda uno de los campos más importantes del estudio del cerebro en la actualidad: la neuroplasticidad.

Como explica Doidge, el cerebro tiene la capacidad de repararse a sí mismo y cambiar las conexiones neuronales que procesan la información. Esto es importantísimo para todas aquellas personas que han sufrido algún tipo de ictus o problema neurológico, que podrían recuperar parte de su capacidad cognitiva con determinados ejercicios, pero también para cualquiera que quiera mejorar su bienestar. La activación frecuente de determinadas zonas del cerebro contribuye al desarrollo de nuevas conexiones sinápticas y estructuras mentales que en un futuro facilitarán la absorción de las experiencias positivas. Y, sí, podemos entrenar a nuestro cerebro para ser felices.

4. Helen Fisher

Esta antropóloga y bióloga canadiense lleva 30 años estudiando el amor romántico desde un punto de vista científico, y es el autor más referenciado sonre el tema en la comunidad investigadora. Fisher ha centrado sus estudios en entender qué ocurre cuando dos personas se enamoran y cómo factores como el sexo, la lujuria o el matrimonio pueden alterar el proceso.

La científica ha llegado a la conclusión de que el amor romántico tiene que ver con un comportamiento obsesivo, pero que tiene un sentido natural, el de unir fuertemente a dos personas en el proyecto común de criar a un hijo. El amor, asegura, se constituye gracias a tres impulsos cerebrales. El primero es el sexual (a corto plazo), el segundo es el ya citado amor romántico (a medio plazo) y el tercero es el apego (a largo plazo). Los tres impulsos están relacionados, pero no siempre están unidos. Es por eso que somos tan infieles: cuando desaparece el amor romántico y aparece el apego estamos abiertos a nuevos impulsos sexuales, y no es tan sencillo aplacar estos.

5. Jennifer Eberhardt

(MacArthur Foundation)
(MacArthur Foundation)

Eberhardt es profesora de psicología social en la Universidad de Standford y se ha hecho conocida por sus estudios sobre el sesgo racial en la justicia criminal, un tema de esencial importancia en un país como Estados Unidos, donde la igualdad está muy lejos de ser una realidad.

La profesora trabaja junto a fiscales y policías para aplicar sus hallazgos, mejorando las políticas de la administración de justicia para construir confianza entre las comunidades. “Mucha gente sabe que los afroamericanos se asocian con el crimen y son estereotipados como criminales”, explicaba la psicóloga en Los Angeles Times. “Mi trabajo se centra en entender cómo esta asociación puede influir en diferentes puntos de la justicia criminal y cómo puede afectarnos a todos de formas que no esperamos”.  

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios