Lo que le gustaría que hicieses

Los principales secretos sexuales que las mujeres ocultan a los hombres

Si los expertos en relaciones de pareja insisten en la importancia de hablar por algo será. Mientras ellas se callen sus deseos y fantasías ocultas, a ellos les costará entender qué es lo que necesitan

Foto: No son para tanto, de verdad. Aprende a hablar con tu pareja y disfrutarás más de tu relación y del sexo. (iStock)
No son para tanto, de verdad. Aprende a hablar con tu pareja y disfrutarás más de tu relación y del sexo. (iStock)

Aunque suene a tópico anticuado, en la mayor parte de los casos los hombres y las mujeres piensan de manera diferente sobre el sexo. No siempre les excitan las mismas cosas, ni todas las posturas son igual de placenteras para ambos ni alcanzan los orgasmos a la misma velocidad (de hecho ellas apenas lo consiguen 6 de cada 10 veces).

Es más, según diferentes estudios científicos ni siquiera coinciden en la hora a la que más les apetece mantener relaciones: ellos prefieren por las mañanas, en la franja de 6 a 9 es cuando tienen las hormonas sexuales más disparadas, mientras que la libido femenina alcanza su máximo apogeo por la noche. Pero no hay problema: siempre nos quedará la siesta, la mejor hora para hacer el amor (y la más propicia para ser infiel) según contaba a El Confidencial la doctora Francisca Molero, vicepresidenta de la Federación Española de Sociedades de Sexología.

Ya sea por tapujos socialmente interiorizados, por mera vergüenza o porque vean conveniente satisfacer a sus hombres en la cama, las mujeres suelen ceder bastante a las necesidades de sus parejas y son muchas las que ven frustradas sus fantasías sexuales por no verbalizar sus verdaderos deseos. Mientras deciden compartirlos con sus parejas, Trina Boice recoge en NewsOk algunos de los secretos que, en su opinión, las mujeres se callan y podrían animar las relaciones sexuales. Tranquilidad, son mucho más sencillos y banales de lo que podríamos imaginar.

No es tanto tener un tipo como este haciendo el desayuno como que lo preparen ellos (aunque está claro que este físico ayuda). (iStock)
No es tanto tener un tipo como este haciendo el desayuno como que lo preparen ellos (aunque está claro que este físico ayuda). (iStock)

1. El papel del pornochacho

En opinión de Boice, lo primero que los hombres deberían aprender es que los juegos sexuales comienzan mucho antes de llegar al dormitorio, incluso mientras hacéis tareas tan sencillas como fregar los platos antes de iros a la cama. “Es uno de los misterios más desconocidos sobre las mujeres: no hay nada más sexy para una madre exhausta que ver a su marido cambiando los pañales”, asegura la autora de más de 20 libros relacionados con la vida familiar, el matrimonio y la educación de los hijos.

En su opinión, el hecho de que el hombre participe activamente en el mantenimiento de la casa sin que la mujer tenga que pedírselo es un deseo que enciende la pasión femenina ('¡Oh sí! ¡Baja la basura cariño!').

Esta creencia puede estar bastante más relacionada con el hecho de que les guste sentirse mimadas, compartir responsabilidades con sus parejas y no sentirse unas esclavas. Por mucho que 50 sombras de Grey haya podido influir en las preferencias y apetencias sexuales femeninas, no es lo mismo estar sometida en la cama –que, normalmente, se entiende como un juego– que a las tareas del hogar.

2. La importancia de ponerse a tono

Aunque en sus fantasías sexuales las mujeres se planteen practicar sexo improvisado con un completo desconocido, en la vida real los comúnmente conocidos como 'aquí te pillo, aquí te mato' no suelen triunfar tanto. Los estreses del día a día, la intensa jornada laboral o los quehaceres hogareños –especialmente cuando hay niños de por medio– dificultan esos encuentros sexuales fugaces y hacen que el momento del coito sea casi más planeado que otra cosa. Esta presión obliga a que muchas mujeres necesiten alicientes para meterse en situación como encender unas velas, un poco de música suave, un masaje erótico o unos susurros sensuales para animarse. “A las mujeres generalmente les gusta el sexo porque les hace sentir una conexión más cercana a sus maridos. Los hombres simplemente porque es sexo”, opina la autora, que defiende que ellas buscan una experiencia amorosa mientras que para ellos es una liberación física.

No hay nada más sexy para una madre exhausta que ver a su marido cambiando los pañales

Sin embargo, generalizar en estos casos es bastante arriesgado: ni para todos los hombres el sexo es solo una necesidad biológica ni todas las mujeres necesitan retozar con su príncipe azul. Lo que sí está claro es que hay una sencillísima pauta para mejorar las relaciones sexuales que ciertamente pocas féminas solicitan a sus amantes: cuidar los preliminares. Son muchos los sexólogos que defienden que son más importantes que el acto sexual en sí ya que ayudan a excitar a la otra parte, mejorar la lubricación, hacer que el sexo sea menos doloroso y que resulte más fácil alcanzar el orgasmo.

3. Mejor las luces apagadas

“Los hombres se sienten atraídos por las formas femeninas. Son muy visuales y quieren ver a la mujer desnuda”, comenta Boice. El problema es que muchas féminas aseguran que preferirían hacerlo en la oscuridad porque no se sienten a gusto con su cuerpo, pero no lo van a decir.

Las clásicas quejas de 'jo, estoy súper gorda' no se llevan al dormitorio para evitar que el hombre se fije en lo que ella pueda considerar un defecto físico poco sexy –desde celulitis hasta vello púbico en exceso pasando por las cartucheras o el tamaño y caída de sus pechos– y se corte la pasión. El problema es que para ellas esas imperfecciones siguen ahí y no se sienten lo suficientemente atractivas como para disfrutar en la cama si ellos pueden verlas.

La autora recomienda a los hombres que digan a sus mujeres lo sexys que son, por ejemplo, regalándolas de vez algo de lencería o un vestido atrevido que pueda resaltar sus mejores atributos. No hará falta hablar del tema de los complejos abiertamente y será una forma discreta de incentivar que ella se sienta atractiva en la cama.

Cuando la veas rara y te preguntes '¿en qué estará pensando?', puede ser que en alguna de estas cosas. O no. (iStock)
Cuando la veas rara y te preguntes '¿en qué estará pensando?', puede ser que en alguna de estas cosas. O no. (iStock)

4. Odian el sexo por compromiso

“Los hombres a menudo disfrutan más del sexo que las mujeres”, explica Boice: “Es un hecho triste y frustrante, pero, anatómicamente hablando, los hombres están diseñados para alcanzar los orgasmos con más facilidad”. Para ellas requiere más esfuerzo mental y físico. De hecho, los nervios y la tensión incluso pueden hacer que sea doloroso, cosa que rara vez le ocurre a un hombre.

“Emocionalmente hablando”, continua la experta, “las mujeres tienden a pensar en la posibilidad de quedarse embarazadas antes y después de cada acto. Toda su vida puede verse alterada por un solo encuentro, y lo saben”. Esto hace que se preocupen por tomar medidas anticonceptivas (incluso a diario) que, en ocasiones, puede influir en que se sientan inapetentes.

Sin embargo, pese a que puedan no tener ganas y prefieran echarse a dormir que practicar sexo, muchas acaban cediendo como “regalo de amor hacia sus parejas”. “Su falta de pasión o que no lleguen al orgasmo no significa que no te quiera”, opina Boice, quien recomienda no ser codicioso pidiendo sexo para que sean ellas mismas quienes lo demanden. 

5. Los piropos nunca sobran

El mencionado truco del 'estoy gorda' que suele buscar un 'qué va, cari, no digas tonterías' como réplica, es de los más usados por las mujeres para conseguir que sus parejas les recuerden lo guapas que son o lo mucho que les gustan respecto a otras mujeres. O sí, también puede ser que hayan engordado unos kilos en los últimos meses y te estén pidiendo sinceridad. Deja de mentir, aunque coméntalo con tacto y sacando el lado positivo: 'es que antes estabas demasiado delgada'.

Es un hecho triste y frustrante, pero, anatómicamente hablando, los hombres están diseñados para alcanzar los orgasmos con más facilidad

Ahora que, como comenta la autora, también es cierto que las mujeres suelen criticar a los hombres que solo alaban el físico de las féminas como si no les importase nada más. Una de cal y otra de arena. Que quede claro también que es atractiva por su forma de ser y recuerda comentarle gracias a qué rasgos de su personalidad te enamoraste de ella.

Boice compara este refuerzo positivo con cuando al escuchar el jingle de un anuncio se nos pega y no podemos dejar de cantar la melodía: “El poder de la sugestión nos puede afectar cuando viene de una fuente que realmente no nos importa, imaginen lo mucho que nos puede influir si estos mensajes repetitivos los dice alguien a quien queremos”.   

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios