PUEDEn OCASIONAR UN GRAVE ACCIDENTE

La razón por la que nunca debes dejar los electrodomésticos puestos por la noche

A nadie se le ocurriría dejar unas lentejas al fuego e irse a dormir, pero no parece que dejar la lavadora o la secadora puesta sea algo peligroso. Y, sin embargo, lo es

Foto: Los electrodomésticos suelen ser seguros, pero es mejor tomar algunas precauciones. (iStock)
Los electrodomésticos suelen ser seguros, pero es mejor tomar algunas precauciones. (iStock)

Parece una buena idea. Has llegado tarde a casa, apenas te queda ropa interior limpia y los programas de tu lavadora duran varias horas. ¿Por qué no dejarla puesta por la noche para tender por la mañana? Todos lo hemos hecho en alguna ocasión sin pararnos a pensar que es una malísima idea.

Cuando la británica Emma Palmer escuchó la alarma antiincendios de su casa pensó que su hijo adolescente se estaba haciendo una tostada, pero al salir de su habitación se dio cuenta que el problema era mucho más serio: la casa estaba llena de humo. Como cuenta The Daily Mail, Palmer despertó a su hijo y se encerraron en su dormitorio colocando una toalla en el quicio de la puerta para impedir la entrada del humo. Pronto llegaron los bomberos y les sacaron de allí.

Gracias a que sabían cómo comportarse en caso de incendio, Palmer y su hijo salvaron el pellejo, pero el piso inferior de su casa quedó destrozado. La razón: la secadora, que estaba en funcionamiento, había provocado el incendio. Tras una completa investigación, los peritos llegaron a la conclusión de que el electrodoméstico había tenido un fallo eléctrico y no se apagó cuando debería haberlo hecho, al finalizar el programa. El tambor siguió girando y girando, se sobrecalentó y acabó prendiendo.

Tras una dura negociación, la empresa fabricante de la secadora, Hotpoint, aceptó pagar a la familia Palmer una compensación de más de 15.000 libras. Pero ¿qué habría pasado si no hubieran actuado a tiempo? ¿Puede nuestro electrodoméstico darnos un disgusto semejante?

Un accidente excepcional, pero grave

A nadie se le ocurriría dejar unas lentejas al fuego e irse a dormir (no en vano, los accidentes con el gas causan la mayor parte de incendios domésticos), pero no parece que irse a la cama con la lavadora o la secadora puesta sea algo peligroso. Y, sin embargo, dan más problemas de lo que parece. Basta bucear la hemeroteca para encontrar varios casos de incendios provocados por estos electrodomésticos. El último, hace sólo dos semanas en Vigo, llevó a una persona al hospital con quemaduras e intoxicación por inhalación de humo.

En España no hay datos sobre la incidencia concreta de este tipo de accidentes, pero un informe elaborado en Reino Unido por la asociación de consumidores Which? asegura que sólo en 2013 se produjeron en el país 3.700 incendios a causa del mal funcionamiento de electrodomésticos, 600 de los cuáles eran lavadoras y 500 secadoras.

Es evidente que el modo en que se fabrican hoy en día los electrodomésticos influye en su acabado final

“Estamos recibiendo cada vez más y más demandas de gente que ha sufrido daños debido a sus lavadoras y secadoras”, asegura en el diario británico Jill Paterson, un abogado especializado en casos de responsabilidad por productos defectuosos. “En algunos casos, los fallos son de modelos sobre los que el fabricante ya había reconocido un problema y había tratado de retirarlos. Pero en muchas otras ocasiones no había ningún fallo aparente en el aparato, hasta que empezaba a arder”.

Lo más habitual es que el fuego se inicie por el sobrecalentamiento de alguno de los componentes eléctricos o por un fallo en los circuitos, pero en ocasiones el electrodoméstico acaba tan dañado que es imposible saber qué ha ocurrido.

Para Paterson es evidente que el modo en que se fabrican hoy en día los electrodomésticos influye en su acabado final: “Dado que los diferentes componentes se elaboran en todo el mundo y se ensamblan en otro lugar distinto, no es ninguna sorpresa que, ocasionalmente, surjan problemas”.

Las lavadoras, claro está, no son el único electrodoméstico que puede tener este tipo de fallos. En 2010 Whirpool se vio obligado a retirar 1,7 millones de lavavajillas de los hogares estadounidenses tras reconocer que presentaban un serio riesgo de incendio.

Sí, tu lavadora puede arder. (iStock)
Sí, tu lavadora puede arder. (iStock)

La cocina, fuente de incendios domésticos

Como explica el jefe del Departamento de Extinción de Incendios del Cuerpo de Bomberos del Ayuntamiento de Madrid, Carlos Arriba, en la capital no les consta que haya una problemática concreta por el funcionamiento de lavadoras, secadoras y lavavajillas, pero eso no significa que no haya incendios (e inundaciones) ocasionados por estos.

"Si es antiguo y ha dado algún tipo de fallo o chispazo, o alguna anomalía, habría que revisarlo”, asegura el bombrero. “¿Cómo? Llamando al técnico de turno para que haga una valoración”. Para evitar posibles accidentes también es determinante la colocación de los electrodomésticos, que no siempre es adecuada. “Si los electrodomésticos están cerrados en la encimera y no circula el aire en su parte posterior, donde está el motorç, y hay partes más calientes, se puede originar un incendio”, asegura Arriba.

Nunca debemos dejar en marcha un electrodoméstico si no estamos atentos a un posible mal funcionamiento

Y no hace falta que una lavadora tenga un problema técnico para que nos dé problemas. Muchos de los incendios que se ocasionan en la cocina tienen como origen una deficiente instalación eléctrica. “Se colocan muchos electrodomésticos y la instalación no está preparada para conectarlos todos”, explica el bombero. “Una sobrecarga hace que se recaliente la instalación y se origine un incendio. Vemos muchos casos de este tipo, pero más que asociado al mal uso de los electrodomésticos es debido a la instalación”.

En cualquier caso, Arriba insiste en que nunca debemos dejar en marcha un electrodoméstico si no estamos atentos a un posible mal funcionamiento de éste. No hace falta que nos sentemos enfrente a ver cómo funciona, pero no debemos abandonar la casa ni irnos a dormir. Lo más seguro es que nuestra lavadora no arda (algo que puede ocurrir, pero no deja de ser excepcional) pero es relativamente normal que pierda agua y convierta nuestra cocina en una piscina.

La limpieza de la cocina también es importante. Arriba asegura que muchos de los fuegos domésticos más graves ocurren debido a que la campana extractora de la cocina está llena de grasa, lo que hace que el incendio se inicie y se propague mucho más rápido.  

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios