LAS IDEAS QUE NOS IMPIDEN TRIUNFAR

Los 10 límites mentales que el español se impone al ir a trabajar al extranjero

En cuanto cruzamos los Pirineos a los españoles nos cambia el chip. Arrastramos una serie de idea que nos impiden triunfar en el mercado laboral del extranjero
Foto: Para emigrar debemos librarnos de ciertas ideas muy extendidas. (iStock)
Para emigrar debemos librarnos de ciertas ideas muy extendidas. (iStock)

Borja Mateo es economista, abogado y escritor, y ha trabajado en entidades financieras, bancos y aseguradoras de ámbito internacional durante más de 17 años. Acaba de editar Trabajar y vivir fuera de España. Cómo triunfar laboralmente en Reino Unido, Alemania y Francia (Oberon), un completo manual en el que explica cosas muy útiles para un expatriado como cuáles son los errores más habituales que cometemos al hablar inglés, qué ventajas tiene ser español en el extranjero y cuáles son los límites que nos ponemos a nosotros mismos cuando cruzamos los Pirineos, que sintetizamos hoy.

1. En el extranjero todo funciona mejor

Los españoles tenemos la gran tendencia a fustigarnos y a ver al resto de Europa como países mucho más desarrollados que el nuestro: la realidad es muy distinta. Nuestros complejos nacen del profundo desconocimiento que tenemos de nuestros vecinos europeos y de la muy baja confianza en nuestras posibilidades.

2. El Estado tiene que encargarse de todo porque tengo derecho a ello

Métete en la cabeza que, al emigrar, no tienes derechos, sino obligaciones: obligación a superarte, de lograr aquello que no alcanzabas en España por la razón que fuera, de demostrarte a ti mismo que existen países en los que se reconoce tu valía. De una cosa tienes que tener certeza: tú vales, pero en tu país no te lo reconocen. Por todo ello has de exigirte el máximo del que seas capaz, porque, ¿para qué irte al extranjero si no es para vivir mejor que en España?

3. ¿Para qué emprender si lo mejor es ser funcionario o trabajador asalariado?

En España existe un enorme rechazo al emprendimiento o al riesgo de cualquier tipo (la propia emigración) a la vez que prima el decantarse por la carrera funcionarial. El problema no es que haya gente que se decida por el servicio público, sino que esté mal visto crear una empresa. La mentalidad de que te tienen que dar un trabajo te la tienes que quitar de encima: cuando salgas de España a trabajar, tienes que ser mucho más activo que si estuvieras buscando empleo en tu ciudad.

4. No es justo que unos tengan más que otros

Mientras que todo el mundo tenga unas condiciones de vida dignas, no es malo que haya personas que sean más ricas que otras, incluso unas pocas mucho más ricas que el resto siempre y cuando existe porosidad económica.

5. ¿Para que esforzarse si tenemos que ser todos iguales?

El igualitarismo español es creer que todo el mundo tiene derecho a las mimas cosas independientemente del esfuerzo que haya realizado. El que emigra no quiere ser igual que su vecino de Bilbao o de Madrid, sino que aspira a una realidad más enriquecedora en lo intelectual y económico. En definitiva, aspira a ser mejor que su vecino que, estando en su misma situación económica en su país, no pudo marcharse o prefirió estar en casa quejándose de su situación depauperada. Si no deseas destacar, ser mejor que los demás, llegar más lejos, no emigres, quédate en España.

6. No corresponde al ciudadano controlar al Estado, sino al Estado controlar a los ciudadanos

Quítate de la cabeza que el Estado está aquí para resolverte la papeleta y ayudarte: el Estado tiene un fin primordial que es el de la propia supervivencia de su estructura. Con el fin de obtener tal objetivo, se llevará por delante lo que haga falta, algo que ha demostrado a lo largo de la historia. El emigrante no quiere nadie que le lleve de la mano, sino ganarse el futuro por sí mismo.

7. No valgo, los demás valen más que yo

Si tras un análisis sincero, y comparándote con las condiciones que el mercado ofrece a quienes realizan tus mismas tareas, llegas a la conclusión de que estás mal pagado, búscate otro trabajo. Muchos españoles no están dispuestos a dar ese salto porque no son conscientes ni de su valía ni de lo que paga el mercado. Mucha gente es demasiado comodona y no desea mudarse de ciudad, con lo que el mercado de trabajo es enormemente estático. Creerte que no vales nada es la condición necesaria para facilitar tu explotación.

8. No tienes experiencia… ¿quién te va a contratar si no vales nada?

Es normal que quien acaba de finalizar su formación teórica no tenga experiencia práctica… ¿o es que aquellos que te reprochan tu falta de la misma la tuvieron nada más finalizar su formación? Se trata de una perogrullada con el fin de denigrar a la persona sobre la que se predica. Tú tienes derecho a luchar por tu primera oportunidad laboral porque todos los que trabajan la tuvieron.

9. La profunda vergüenza a lanzarse a hablar en un idioma extranjero

En España la gente se ha reído siempre de quien hablaba bien los idiomas; era el raro, porque lo políticamente correcto era ser “normal”, es decir, hablar mal la lengua en cuestión. Nadie nace sabiendo un idioma que no es el suyo. Lanzarse a aprender otro demuestra gran iniciativa e interés por tu nuevo país y la gente lo apreciará a la vez que te hará avanzar en tu carrera en el extranjero. Quítate la caspa del gregarismo y de la vergüenza malsana y avanza en el aprendizaje.

10. En España se vive mejor que en cualquier sitio

Por supuesto que se vive bien en España, de eso no hay ninguna duda, pero tienes que saber que en otros países no se vive nada mal. De todos los años que he vivido en el extranjero, he llegado a la conclusión de que en España se vive peor de lo que la gente se cree y en el extranjero mejor de lo que los españoles piensan. 

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ÚLTIMOS VÍDEOS

En Primera Plana (Spotlight) Trailer Subtitulado HD
Historia de una pasión - Trailer subtitulado en español (HD)
MUSTANG (Tráiler Oficial España)

ºC

ºC