SON REGÍMENES AMPLIAMENTE ESTUDIADOS

Las tres dietas más efectivas para bajar peso (respaldadas por los científicos)

Para adelgazar basta con seguir una serie de pautas, y priorizar unos alimentos frente a otros, pero la mayoría de mortales necesitan, además, un menú específico

Foto: Hay muchas dietas, pero no todas son seguras y eficaces. (iStock)
Hay muchas dietas, pero no todas son seguras y eficaces. (iStock)

Es un clásico cuando se empiezan las dietas y no hay especialista que no haga hincapié en ello. Los nutricionistas insisten mucho en que la clave de una buena dieta es que sea moderada, variada y equilibrada”. Para adelgazar basta con seguir una serie de pautas, y priorizar unos alimentos frente a otros, pero la mayoría de mortales necesitan, además, un menú específico: una dieta bien reglamentada que les asegure el éxito.

[Lea aquí: 'Así adelgacé 55 kilos, me convertí en una mujer muy atractiva y perdoné a todos']

Todos los años aparecen dietas nuevas, pero no todas son recomendables. En general, para que una dieta sea efectiva para perder peso, pero también segura, no puede ser demasiado estricta. Pero, además, debe adaptarse algo a nuestros gustos, pues si no será muy sencillo que pasemos de ella y acabemos comiendo más de la cuenta.

Es difícil hacer una selección de las mejores dietas para adelgazar (aunque hay muchas que no son recomendables, también hay muchas de probada eficacia), pero estas tres cuentan con el aval de prestigiosas instituciones y científicos y con un nutrido grupo de personas que las han seguido con éxito.

1. La dieta de la clínica Mayo

La clínica Mayo es una de las compañías de hospitales privados más prestigiosa del mundo, muy conocida por su potente labor de investigación. Los nutricionistas de la institución elaboraron una dieta estandarizada que recomiendan a los pacientes para perder peso, pero también para mantener una alimentación saludable a lo largo del tiempo.

Para seguir correctamente la dieta hay que practicar 30 minutos de ejercicio intenso al día

Se trata de una dieta excelente como régimen de mantenimiento, pues es muy completa y segura, aunque no permite adelgazar tan rápido como otros regímenes.

La dieta de la clínica Mayo no elimina ningún nutriente pero, como la mayoría de planes de adelgazamiento, prima la ingesta de frutas, vegetales y cereales integrales.

La particularidad de este régimen es que insiste en el cambio en los hábitos de vida, no sólo en lo que respecta a la alimentación, también en lo relativo al ejercicio físico. Para seguir correctamente la dieta hay que practicar 30 minutos de ejercicio intenso al día. Además incide en los peligros de los alimentos procesados, que están muy limitados en la dieta (aunque en ocasiones aparecen).

En la fase inicial de la dieta, que dura dos semanas, se pueden perder entre 2,7 y 4,5 kilos. Este es un esquema tipo de un menú diario, que contiene 1.200 calorías.

Desayuno

  • Un yogur desnatado y una pieza de fruta.

Comida

  • Una ensalada de pasta elaborada con una lata de atún, cuatro tazas de pasta cocida, dos tazas de zanahoria y calabacín en dados y cuatro cucharadas de mayonesa baja en calorías.
  • Una naranja.

Cena

  • Una tercio de una pizza de queso de 12 pulgadas.
  • Una ensalada verde elaborada con media taza de tomate en rodajas, cebolla roja y champiñones. Y dos cucharadas de aliño.

Aperitivo entre las tres comidas

  • Una manzana

2. La dieta mediterránea

La dieta mediterránea es la dieta tradicional que cuenta con un mayor respaldo científico y todos conocemos en qué consiste: un consumo alto de frutas, verduras, pescado, cereales integrales, legumbres y aceite de oliva, y bajo en carne roja, azúcares y grasas saturadas. Pero, además, un componente importante es la práctica de ejercicio.

Dado que es la dieta que se utilizaba en nuestro país hasta hace no mucho, es muy fácil de seguir. Pero hay que tener en cuenta que lo que hoy podemos entender como “dieta mediterránea” no siempre corresponde a lo que los científicos entienden como tal.

Hasta la fecha, el estudio PREDIMED –la investigación de mayor envergadura que se ha realizado sobre nutrición y salud a nivel mundial– ha demostrado científicamente que la dieta mediterránea enriquecida con frutos secos y aceite de oliva virgen extra reduce en un 30% el riesgo de infarto de miocardio, de accidente vascular cerebral o de muerte por causa cardiovascular.

Estas son las pautas principales de la dieta:

  • El consumo total de grasas debe ser menor del 35% de la energía consumida, y las grasas saturadas no pueden superar el 8%.
  • Se debe consumir pollo o pescado dos veces a la semana.
  • Se pueden tomar hasta siete huevos a la semana.
  • Se debe consumir a diario leche, queso o yogurt.
  • La carne roja sólo puede consumirse una o dos veces por semana.
  • Se pueden consumir uno o dos copas de vino al día.

Este podría ser un menú diario:

Desayuno

  • Un café con leche.
  • Una rebanada de pan con aceite de oliva.
  • Un vaso de zumo de naranja natural.

Aperitivo

  • Una pieza de fruta.

Comida

  • Lentejas guisadas.
  • Albóndigas con guisantes y zanahoria.
  • Fresas con nata.

Merienda

  • Queso fresco con miel.

Cena

  • Ensalada mixta.
  • Pescado al horno con patata asada.
  • Un yogurt.

3. La dieta DASH

La dieta DASH responde al acrónimo Dietary Approaches to Stop Hypertension (“enfoque alimenticio para detener la hipertensión”) y, como su nombre indica, fue desarrollada por el Instituto Nacional de Salud estadounidense como una dieta específica para tratar a pacientes con tensión alta. Aunque no nació como una dieta de adelgazamiento, sí que sirve para tal fin.

Las grasas saturadas, los azúcares refinados y los carbohidratos están prácticamente prohibidos

Se trata de una dieta muy variada en la que se prima la ingesta de frutas, verduras y lácteos bajos en grasa. También se consumen cereales integrales, carne, pescado y legumbres, pero de forma más restringida. Las grasas saturadas, los azúcares refinados y los carbohidratos están prácticamente prohibidos. La dieta va acompañada de un plan de actividades de ejercicio físico y reduce a la mínima expresión el consumo de alcohol. Dado que es una dieta especialmente recomendable para tratar la hipertensión, la sal está limitada al punto justo en que nuestros guisos empiezan a saber a algo.

Este podría ser un menú diario:

Desayuno

  • Sándwich integral de pavo y tomate.
  • Una naranja.
  • Un té verde.

Aperitivo

  • Piña.

Comida

  • Lomo de cerdo asado con arroz integral y frijoles.
  • Una ensalada de lechuga.

Merienda

  • Palitos de zanahoria

Cena

  • Pasta con tomate natural y mejillones.
  • Gelatina sin azúcar.
Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
22 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios