BELLE KNOX Y JIZ LEE LO ENSEÑAN TODO

Dos famosas actrices porno dan consejos sobre sexo. Quizá no sean los que esperas

Dos actrices porno resumen en 5 consejos lo que, a su juicio, debería cambiar en las relaciones sexuales para que todo el mundo pudiese disfrutarlas

Foto: Belle Knox se pagó la carrera trabajando como actriz porno, algo que le ha permitido saltar a la fama internacional.
Belle Knox se pagó la carrera trabajando como actriz porno, algo que le ha permitido saltar a la fama internacional.

¿De qué hablamos cuando hablamos de pornografía feminista? ¿Es tal cosa posible? Hay quien dice que de ninguna manera una industria dirigida a un público casi exclusivamente masculino y en las manos de hombres puede tener en cuenta el rol emancipado de la mujer a la hora de diseñar sus productos. Sin embargo, cada vez más actrices –y no hablamos únicamente de movimientos como el postporno, abiertamente militantes– intentan afrontar su trabajo desde una perspectiva más feminista.

Muchas veces, esto pasa simplemente por recordar que su labor no es producto de una infancia traumática, sino una elección consciente que las hace dueñas de su propio cuerpo, como han reivindicado Sasha Grey o, más recientemente, Asa Akira en su libro de memorias. Esta postura, criticada como una forma de consentir con los viejos paradigmas impuestos por el hombre, a veces se ve completada por el diseño de nuevas reglas que redefinen el papel de la mujer en la pornografía.

Existen nuevas teóricas y practicantes, como la estrella intergénero (o genderqueer) Jiz Lee que han intentado acercar las convenciones masculinas de la pornografía a una visión en la que todos disfruten por igual. A su lado se encuentra la menos comprometida Belle Knox, la última sensación del porno americano después de que, acosada en la Duke University donde estudiaba, airease su identidad en público. Aunque se defina como “feminista”, no son pocas las que han criticado su escaso compromiso. Sea como sea, un artículo recientemente publicado en Mic recopilaba algunas de las declaraciones que ambas estrellas habían realizado a distintos medios y en las que explicaban su visión del sexo (feliz y feminista).

El sexo consentido es sexy

Una de las situaciones comunes de la pornografía presenta a uno de los miembros de la pareja aprovechándose de un estado debilitado (por ejemplo, una borrachera) del otro para provocar que caiga en sus redes. Se trata de una convención narrativa que, lamentablemente, muchos hombres han considerado como una situación idónea para practicar sexo. “Si una chica está absolutamente borracha, puedes esperar a que se le pase para hacer el amor”, señalaba con ironía Knox, que también recordaba que debemos definir los límites del acto sexual antes de empezar a practicarlo, para evitar que una persona se vea obligada a hacer algo que no quiera. “Asegúrate de que has dejado claras las reglas del juego antes de empezar”, explicaba. “Crea una palabra de seguridad, pon fronteras”.

La primera regla sobre el orgasmo es no convertirlo en una meta

Como han insistido multitud de expertos, una de las creencias más equivocadas en la sexualidad occidental es que el sexo ha de concluir en la penetración y en el orgasmo. Lee explica que no hay nada más dañino para la satisfacción de la pareja que mantener unas expectativas muy concretas sobre lo que debe ocurrir antes de tumbarse en la cama. “Sácate la presión de encima. No pasa nada si no funciona la primera vez, o la número cincuenta”, explicaba. “Es bastante probable que dejes de prestar atención a las pistas del cuerpo y a las respuestas sexuales, haciendo más difícil conseguir tu objetivo y preparándote para decepciones futuras”. En su lugar, la columnista recomienda “afrontar el sexo con curiosidad de probar cosas nuevas, pero sin ninguna expectativa de lo que pueda ocurrir”.

Jiz Lee, estrella del 'queerporn'. (Stacie Joy)
Jiz Lee, estrella del 'queerporn'. (Stacie Joy)

Calienta

Y no sólo tu mente. Es necesario preparase tanto psicológica como físicamente, ya que, como recuerda Lee, “es imposible disfrutar del sexo si te saltas el primer paso”. Además, para algunas mujeres la penetración puede resultar dolorosa si no se encuentran lo suficientemente excitadas. Los preliminares deben ser el primer plato del menú nocturno, de igual manera que no nos lanzaríamos a jugar al fútbol o a hacer una maratón sin habernos puesto a punto. Y, como en el deporte, la preparación es esencial para mejorar la marca final.

No te olvides de ti mismo

A veces, nos obsesionamos tanto por satisfacer a la pareja (o, simplemente, por cumplir) que nos olvidemos de nuestro propio disfrute. Hacemos mal. Cuanto mejor lo pases, más ganas tendrás de que la otra persona comparta las buenas sensaciones contigo. Por eso, Knox recomienda comentar a la pareja aquello que más le excita. “Cada chica tiene sus preferencias. La comunicación es importante en este punto”.

Haz los deberes

El sexo no sólo se aprende practicándolo, sino también viéndolo y leyendo sobre él. Aunque siga siendo un fuerte tabú, merece la pena ver pornografía, vídeos educacionales, acudir a cursos en sex shops o recurrir a otro tipo de productos si queremos mejorar nuestra actuación en la cama. Lee recuerda que podríamos pasar toda la vida aprendiendo sobre sexo “y no llegar jamás a saberlo todo”. Para la actriz de origen oriental, el cuerpo humano está diseñado para el placer, y por ello merece la pena plantarse frente al espejo y explorar tu cuerpo. ¿Lo más satisfactorio de todo? “Descubrirle a alguien algo que tú has aprendido”.

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios